miércoles, 6 de enero de 2016

NO SOLO ES BLITZKRIEG: ADEMÁS ES LA DOCTRINA DEL SHOCK EN ACCIÓN

 ...
A ver, leamos:
“Solo una crisis -real o percibida- da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo depende de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que ésa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable”
Esto lo dijo Milton Friedman, el padre de todos estos hijos de un neoliberal que tenemos ahora con el culo en el sillón de la Avenida Rivadavia.
¿Les suena conocido?
"Así es como creo que debería hacerse: en lugar de recortes residuales, un poco por aquí, otro poco por allá, yo eliminaría trescientos programas en un día, este verano, todos los cuales cuestan cada uno mil millones de dólares o menos. Quizá no sean reducciones muy sustanciales, pero vaya si queda claro que las cosas van a cambiar. Y esto se puede hacer ya.", David Frum, redactor de los discursos de George Butch.
¿Algo en el aire les recuerda ciertas cosas?
"Ese día corría la voz en el refugio de que Richard Baker, un destacado congresista republicano de Nueva Orleans, le había dicho a un grupo de presión: «Por fin hemos limpiado Nueva Orleans de los pisos de protección oficial. Nosotros no podíamos hacerlo, pero Dios sí». (2) Joseph Canizaro, uno de los constructores más ricos de Nueva Orleans, también había expresado una opinión parecida: «Creo que podemos empezar de nuevo, pasando página. Y en esa página blanca tenemos grandes oportunidades». (3) Durante toda la semana, por el parlamento estatal de Luisiana en Baton Rouge habían desfilado grupos de presión, y gente de toda ralea con influencias y ganas de aprovechar esas grandes oportunidades: menos impuestos, menos regulaciones, trabajadores con salarios más bajos y «una ciudad más pequeña y más segura», lo que en la práctica equivalía a eliminar los proyectos de pisos a precios asequibles y sustituirlos por promociones urbanísticas. Al escuchar frases y expresiones como «empezar de nuevo» y «pasar página», casi se le olvidaba a uno el hedor nocivo de los escombros, las mareas químicas y los restos humanos que se amontonaban a unos pocos kilómetros, en la autopista."
Esto por favor, muy por favor, léanlo con suma atención:
"LA TORTURA COMO METÁFORA
De Chile a Irak, la tortura ha sido el socio silencioso de la cruzada por la libertad de mercado global. Pero la tortura es más que una herramienta empleada para imponer reglas no deseadas a una población rebelde. También es una metáfora de la lógica subyacente en la doctrina del shock.
La tortura, o por utilizar el lenguaje de la CIA, los «interrogatorios coercitivos», es un conjunto de técnicas diseñado para colocar al prisionero en un estado de profunda desorientación y shock, con el fin de obligarle a hacer concesiones contra su voluntad. La lógica que anima el método se describe en dos manuales de la CIA que fueron desclasificados a finales de los años noventa. En ellos se explica que la forma adecuada para quebrar «las fuentes que se resisten a cooperar» consiste en crear una ruptura violenta entre los prisioneros y su capacidad para explicarse y entender el mundo que les rodea. (36) Primero, se priva de cualquier alimentación de los sentidos (con capuchas, tapones para los oídos, cadenas y aislamiento total), luego el cuerpo es bombardeado con una estimulación arrolladora (luces estroboscópicas, música a toda potencia, palizas y descargas eléctricas). En esta etapa, se «prepara el terreno» y el objetivo es provocar una especie de huracán mental: los prisioneros caen en un estado de regresión y de terror tal que no pueden pensar racionalmente ni proteger sus intereses. En ese estado de shock, la mayoría de los prisioneros entregan a sus interrogadores todo lo que éstos desean: información, confesiones de culpabilidad, la renuncia a sus anteriores creencias. Uno de los manuales de la CIA ofrece una explicación particularmente sucinta: «Se produce un intervalo, que puede ser extremadamente breve, de animación suspendida, una especie de shock o parálisis psicológica.
Esto se debe a una experiencia traumática o subtraumática que hace estallar, por así decirlo, el mundo que al individuo le es familiar, así como su propia imagen dentro de ese mundo. Los interrogadores experimentados saben reconocer ese momento de ruptura y saben también que en ese intervalo la fuente se mostrará más abierta a las sugerencias, y es más probable que coopere, que durante la etapa anterior al shock». (37)
La doctrina del shock reproduce este proceso paso a paso, en su intento de lograr a escala masiva lo que la tortura obtiene de un individuo en la sala de interrogatorios. El ejemplo más claro fue el shock del 11 de septiembre, día en el cual para millones de personas el «mundo que les era familiar» estalló en mil pedazos, y dio paso a un período de profunda desorientación y regresión que la administración Bush supo explotar con pericia. De repente, nos encontramos viviendo en una especie de Año Cero, en el cual todo lo que sabíamos podía desecharse despectivamente con la etiqueta de «antes del 11-S». Aunque la historia jamás había sido nuestro fuerte, Norteamérica se había convertido en una tabla rasa, una verdadera «página en blanco» sobre la cual se podían «escribir las palabras más nuevas y más hermosas», como Mao le decía a su pueblo. (38) Un nuevo ejército de especialistas se materializó rápidamente para escribir nuevas y hermosas palabras sobre el tapiz receptivo de nuestra conciencia postraumática: «choque de civilizaciones», grabaron. «Eje del mal», «fascismo islámico», «seguridad nacional». Con el mundo preocupado y absorto por las nuevas y mortíferas guerras culturales, la administración Bush pudo lograr lo que antes del 11 de septiembre apenas había soñado: librar guerras privadas en el extranjero y construir un conglomerado empresarial de seguridad en territorio estadounidense.
Así funciona la doctrina del shock: el desastre original —llámese golpe, ataque terrorista, colapso del mercado, guerra, tsunami o huracán— lleva a la población de un país a un estado de shock colectivo. Las bombas, los estallidos de terror, los vientos ululantes preparan el terreno para quebrar la voluntad de las sociedades tanto como la música a toda potencia y las lluvias de golpes someten a los prisioneros en sus celdas. Como el aterrorizado preso que confiesa los nombres de sus camaradas y reniega de su fe, las sociedades en estado de shock a menudo renuncian a valores que de otro modo defenderían con entereza. Jamar Perry y sus compañeros de evacuación en el refugio de Baton Rouge tuvieron que sacrificar los pisos de protección oficial y las escuelas públicas. Después del tsunami, los pescadores de Sri Lanka tenían que abandonar su valiosa tierra frente al mar y cederla a los constructores de hoteles. Los iraquíes, si todo iba según lo planeado, tenían que caer en tal estado de shock que cederían el control de sus reservas petrolíferas, sus compañías estatales, y toda su soberanía nacional al ejército estadounidense y sus bases militares y zonas verdes."
Por decir lo menos, creo que uno debería asustarse un poco y luego reflexionar.
Nada de lo que está haciendo este señor es un accidente.
Detrás de su figura de alcahuete educadito, hay gente de verdad peligrosa.
Con ellos y en los términos indicados por Naomi Klein tenemos que pelear.
Pelear.
Batalla cultural le habíamos llamado. Lo seguirá siendo. Aún cuando cambie de forma. 
...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y no tan metafora, Despidos en lugares bien visibles, amenaza de moderar aumentos por puestos de trabajo, ir por medios de expresion bien visibles y de manera violenta como para decir, si les hacemos esto a estas cosas tan visibles, imaginense lo que les vamos a hacer a ustedes.
Son puntadas con un hilo largo.

Saludos,
Ricardo

Anónimo dijo...

Tal cual. Por eso en medio de la polvareda de los supuestos ñoquis rajados, se mandaron el shock de la desregulacion petrolera.

Anónimo dijo...

La gente es pelotuda al cubo: en su paginas pedorras de Facebook publican todo lo personal, hasta cosas increibles. Tambien publican comentarios politicos, asi que es muy facil enterarse de su orientacion (en este caso, kirchnerista o simplemente democratica) para poder armar las listas negras. Seguro que nadie se imagino que el amado Facebook iba a servir para esto, parece la epoca anterior a la Segunda Guerra Mundial en la Alemania de Goering.

Dormidano dijo...

Ricardo:
Si, lo que hacen es mostrar la Taser y señalar el arsenal.
De todas formas es un alarde. Como el capitalismo aunque parezca lo contrario.
En el fondo son comerciantes venidos a más.

Dormidano dijo...

Anónimo:
Si. Explotan una bomba y en el humo desmantelan.

Dormidano dijo...

Anónimo:
Siempre desconfié de ese mamotreto.
Solo el "reconocimiento facial" debería correrlo a uno. Pero no, la "gente" celebra que un programa los reconozca y etiquete.

soyelyugo dijo...

En este caso sorprende la permeabilidad de tantos argentinos al establecimiento de un estado de conciencia postraumático sin mediar una catástrofe. Esto es todo un descubrimiento en las estrategias de la derecha que en las acciones del nuevo gobierno no hace más que profundizar. Algo habíamos publicado al respecto: http://razonysentidocomun.blogspot.com.ar/2015/12/el-shock-mediatico.html