lunes, 20 de abril de 2015

RESUMIENDO

 ...
Hagamos un raconto veloz acerca de las elecciones en Mendoza y Santa Fe.
Primero: nosotros decíamos acá que esos resultados estaban puestos y explicamos alguito porqué decíamos tal cosa. Bueno, el triunfo del PRO en Santa Fe y de la New Alianza en Mendoza no nos sorprendió ni un ápice. Por tanto, inventar ahora un asombro para darle más aire del que tiene el PRO y la New Alianza no ha lugar.
Segundo: visto el resultado, hay algo que en este humilde blog no vamos a hacer. Esto es, criticar al votante por la dirección de su voto. Detrás de la elección de cada uno en el cuarto oscuro hay razones que haríamos muy bien en tratar de comprender y analizar. Pero la descalificación no sirve. Reportaría un dispositivo similar al que se usa cuando se indica "los negros no saben elegir". Por eso trataremos de desmenuzar el asunto intentando acercarnos lo más posible a la verdad de la milanesa. Pero si querés criticar votantes porque no piensan como uno y lo expresan emitiendo el voto correspondiente no es ésta la tribuna que tenés que buscar. Trataremos de no hacer lo que criticamos, o sea, poner prejuicios en lugar de argumentos.
Tercero: hablemos de responsabilidad y culpabilidad. Hemos dicho en el punto dos que no culparemos al votante por su voto, por las razones expuestas. Lo que sí vamos a hacer, al menos este humilde bloguero rentado, es responsabilizar al votante por su voto. El voto no es algo que se lanza a la urna como si fuera un inodoro y una vez emitido bien gracias y si te he visto no me acuerdo. No no no. No es tan simple. Cada uno es responsable de su voto en tanto el colectivo social se ve impactado por la decisión individual que se torna mayoría o minoría. De lo que se sigue que un voto devenga responsabilidades. Por eso ningún ciudadano es culpable de su voto, pero sí responsable. Dicho ésto más que nada para cuando los votantes comienzan a retroceder en chancletas y se hacen los desentendidos. Tampoco ha lugar.
Cuarto: Es necesario comprender en toda su extensión las razones que llevaron al triunfo a Cornejo y Del Sel. Dos candidatos improbables, uno nacido de una extraña alianza y el otro emergente de un partido político que se plantea como no político, como la antipolítica misma. De este esfuerzo intelectual hay que obtener una profunda lección. Renunciar a la autocrítica para acunarse en los mantras de sentido común no sirve y además es un error.
Quinto: esta comprensión del triunfo de ambos candidatos no implica de ninguna manera la renuncia de este blog a criticarlos y señalarles cada desatino. Así como lo hicimos antes lo haremos ahora y después. Con toda la acidez e ironía de la que seamos capaces. Tómese nota.
Ahora dejemos constancia de algunos de esos desatinos y un par de datos que nos brindarán cierto panorama post-eleccionario.
.-Cornejo, ganador de las PASO en Mendoza dijo, apenas sintió los laureles por encima de su cabeza "Estamos prestos a conversar con las autoridades actuales, para ir buscando solución a los problemas. Mendoza no puede esperar al 10 de diciembre. Mendoza tiene que ir mejorando poco a poco, aun con esta administración legalmente constituida a la que le quedan muchos meses de mandato”. Yo le diría, tranquilo fiera, ganaste las PASO y te falta todavía una elección (que casi con seguridad ganarás) pero hoy sos un candidato que ganó las PASO. Ni más ni menos que éso. Vamos por mal camino subiéndonos al caballo con tanta premura. Suena a otra cosa Cornejo, le voy a decir.
-.La UCR en Mendoza bloqueó a Mauricio Macri, indicándole que no lo querían de visita para festejar el triunfo, de forma tal que la foto de festejo fuera solo radical. Se ve que la alianza progresa a pasos agigantados. Quizás Mauricio Awada esté pensando si de verdad él iba a usar a la UCR o la UCR lo iba a usar a él. En todo caso la UCR está a pasitos de extinguirse (aunque parezca lo contrario) y el PRO entiende que Santa Fe no alcanza para consolidar una anhelada inserción a nivel nacional.
-.Mientras intentamos apelar a la racionalidad, Del Sel y Macri hablan de felicidad y de sentimiento que crece. Hablamos al flato nosotros. En todo caso no dicen lo que piensan hacer porque una conspiración para cometer delitos debe ser discreta.

6 comentarios:

Norberto dijo...

Ninguno de los opositores tiene mucho para celebrar, aunque lo hayan hecho, en Mendoza con el 86% escrutado la diferencia se acortó a 4,35%, lo que no es muy olgado, y Del Sel solo le sacó 5000 votos al Frente de socialistas y radicales, pero lo que es peor, si uno consulta los números de legisladores, ese Frente tiene mas de 600000 votos, el FPV mas de 300000 y el PRO apenas pasa los 100000.
Yo diría, si se me permite el condicional, que no hay nada dicho, porque calculo que en los votos de legisladores hay muchos nuestros, quisiera saber que pasa con parte de los votos de los +S.A.istas, totalmente derrotados, y el susto de quienes votaron a Del Sael contra el Gobierno santafesino al ver una fórmula competitiva en el FPV.
Puedo equivocarme, pero el voto de legisladores es una señal de desconfianza al engendro que propone el PRO.
Nunca menos y abrazos

Dormidano dijo...

Norberto:
Concuerdo con su análisis en torno a que el triunfalismo opositor se ha ido diluyendo con el paso de las horas. Ayer a la noche parecía la crónica del abismo y hoy los números indican que cualquier escenario es posible. En Mendoza porque ahora resulta que la alianza puede terminar implosionando por sus propias contradicciones y además la diferencia se volvió recortable, demasiado para el gusto de Sanz.
En Santa Fe hay un enigma que se llama voto en blanco y no concurrentes a la votación, una incógnita que tiene mucho peso en tanto fue una porción significativa del padrón, una porción que puede girar la elección para cualquier lado.
Y por otro lado, quizás el efecto Del Sel logre amalgamar al oficialismo en torno a la candidatura de su candidato.
No es un escenario simple, no era soplar y hacer botellas.
En los dos casos el FPV obtuvo la misma cantidad de votos que en las últimas presidenciales.
Lo que tampoco es un dato menor.

Diego dijo...

Agrego que en Santa Fe, por esos milagros de la boleta única, Bonfatti, que debía salir bien abajo en la foto, cortó la columna y apareció al tope de la boleta. La boleta era muy grande, difícil de leer y generaba mucha confusión.

Fue un efecto, me parece, de votar al conocido (con su pelada característica puesta en un lugar relevante de la boleta) y además -no jodamos- a diputado no vota nadie :-)

Dormidano dijo...

Diego:
Y si, parece raro que lo voten a Del Sel para gobernador pero le hagan la gran oso no dándole los diputados necesarios para que más o menos la maneje.
Aunque sospecho que tiene un cuesta arriba de ahora en más.
El socialismo, bueno, no sé cómo funciona en Santa Fe.
En Mendoza se aliaron con los gansos, o sea, el partido conservador que contó entre sus filas con un Frúgoli, ponele, que fue el cajero del fondo ése que se juntó para Malvinas y luego desapareció.

Lujanino dijo...

Voy a remitirme a la autocrítica en Mendoza.
Lo que estamos viendo fue un pifie nacional en el 2011, al darle vía libre al Chueco Mazzón de disponer como quiera a los candidatos del FpV en Mendoza. De haber tenido un gobernador realmente parte del "proyecto" como Carmona y no el pejotismo hueco de Ciurca, se podría haber capitalizado la confianza del electorado, ya de por sí desencantado con Jaque pero confiado en CFK.
Pero no, Pérez fue una nueva decepción, y la gente se refugia en el petiso no por convicción sino como castigo al FpV. Para peor, el aparato del actual oficialismo, hoy huérfano del Chueco pero aliado de Scioli (hasta las listas tenían vivos naranja) ganó las internas del FpV, lo que puede significar que en las elecciones definitivas, la sangría de votos sea mayor.
La sorpresa, en el buen sentido, es que de todas formas se mantiene una base para las nacionales del 40%, cuando se estimaba menor.

GrouchoMarx dijo...

Coincido con el lujanino. El error fue haber desdoblado la elección. En un contexto de elección nacional la cosa cambiaba. De hecho, candidatos flojos como Jaque y Paco llegaron por el efecto CFK.

Ah. No olvidemos que por unos meses el petiso Cornejo fue K. Ahora apuesta al "cambio"