miércoles, 18 de mayo de 2016

LA GUILLOTINA TIENE RAZÓN

...
Sigo persistiendo con poco éxito en mi cruzada para responder la pregunta: ¿cómo puede ser que un tipo aplauda a sus verdugos y encima diga que tienen razón y que él puede resistir a la amputación lisa y llana de su marote?
Digamos, la justificación de la hijaputéz militante de Mauricio Macri y su corte de los milagros se vuelve oscura y retorcida porque ni el más pavote de los pavotes puede aplaudir que le aumenten los costos en el mundo capitalista en donde la cuestión es ¡bajar los costos! incluso el de mantenerse vivo todos los días del almanaque.
¿Cómo carajo alguien puede aplaudir los aumentos, los despidos, los recortes, la pérdida paulatina de autonomía económica y política, etc. cuando todo lo anterior lo condena a la extinción?
Hoy, leyendo un par de comentarios de los que más o menos piensan como uno, logré advertir cierto asunto, del orden de la ética asomando la pata (que en algún caso me recordó el asuntito de la ética protestante que planteó Weber pero al vesre).
Resulta que en tres o más de las acotaciones que se hacen a ciertas publicaciones del facebuk, se decía que los empresarios de Maldonalds se comportaban como hijos de puta porque les daban la oportunidad. Que era esperable esa conducta, digamos, porque teniendo la oportunidad, todos se comportan como hijos de puta.
Mirá vos!", pensé (un poco pensé porque me agito) es como aquel argumento de Darín en "Nueve Reinas": "-Putos no faltan, lo que faltan son financistas". Asimilando una situación a otra: "-Hijos de puta no faltan, lo que faltan son oportunidades para serlo".
Ese razonamiento (puahhhh) me llevó de cabeza a otro asunto que me jode bastante: la ética de los piojos resucitados que se comportan de la misma forma que los patrones que alguna vez los explotaron. Los tipos explotan sin piedad, evaden, etc., porque como ahora están de aquel lado del mostrador, o sea tienen la oportunidad, se comportan como hijos de puta constantes y sonantes.
Entonces quizás logré comprender porqué una porción nada despreciable de los sectores medios no dice esta boca es mía ante el ataque desembozado de la oligarquía sobre su forma de vida: no dicen nada porque si ellos tuvieran la oportunidad harían lo mismo. Porque si por arte de magia financiera pudieran subir los escalones necesarios abrazarían sin más la ética del oligarca sin el menor remordimiento. Quizás por eso uno los escucha balbucear excusas insostenibles cada vez que un argumento de cemento poen en evidencia la brutal tranferencia de ingresos hacia los sectores dominantes que Mauricio Macri promueve y alienta. Aunque esa tranferencia los deje con el tujes mirando al sur no dicen nada, ni dirán nada, porque están esperando la oportunidad de ocupar una posición similar y hacer lo mismo sin que se les mueva el registro de catastro.
Comparten la ética del explotador en la esperanza de convertirse ellos mismos en algún momento en explotadores. Por tanto, no cuestionan los privilegios de las clases dominantes porque sería como cuestionarse esos privilegios a sí mismos si alguna vez accedieran al ascenso social.
Por ahí, quién te dice, esto sirva para pensar la dirección del voto de los sectores medios. 
Porque hasta ahora che, hay más oscuridad a cada paso.

19 comentarios:

Juan Guillermo Cocina dijo...

Sin dudas. Es ni más ni menos que la internalización de la ideología dominante en los oprimidos. Ningún tipo de opresión puede sostenerse sin cierto grado de aceptación voluntaria del régimen imperante por parte de los menos favorecidos por dicho sistema, y por lo tanto, también de su ideología y del sistema de valores que lo acompaña.

Asi como el machismo se sostiene porque hay mujeres brutalmente machistas, el régimen de explotación y de flexibilización laboral que asoma es legitimado por quienes hoy lo sufren.

Esto de adoptar los valores del opresor tiene mucho que ver con una secreta admiración que el pobre infeliz siente ante quien lo domina. El oprimido envidia y admira a quien está por encima; se desvive por ser como él, por asemejarse a él, por finjir una cercanía.

¿Por qué pasa esto? Quizás por falta de energía y valor para asumir una identidad contrapuesta; por falta de imaginación, es decir, por no poder imaginar un orden de cosas estructuralmente diferente. Al no tener un horizonte en el que pueda vislumbrar una sociedad radicamente distinta (lejos quedó la teleología revolucionaria; falsa o no, esa fe servía para algo) solo aspira a tomar el lugar al lado de su opresor, para convertirse también en uno de ellos.

Me fui a cualquier lado, pero creo que todo está relacionado. La caída del ideal revolucionario, ha destrozado todo lazo social entre los frugos menos favorecidos. Grave problema. "La Patria es el Otro" es un lindo slogan, pero no es una fe. Ahí no hay horizonte.

Juan Guillermo Cocina dijo...

* "lazo social" = lazo solidario

* "frugos" (?) = grupos

Moscón dijo...

Chovinismo al palo.

ram dijo...

Dormi, m'estraña, usté que se la pasa desparramando filosofía y otros padecimientos en este blogsito, desconoce por completo la lógica más elemental, "costo" no es cualquiera, sólo los negros (incluyendo, claro, la subespecie, negros de mierda) son costos y hay que bajarlos hasta la esclavitud o la extinción (la mejor opción pero como tiene mal marketing, mejor decirla despacito).
Alguien como yo, meritócrata blanco y de ojos verdes (envidie tranquilo, no sea tímido) SABE que la oportundad de saltar al jet set de los premium está ahí nomás, al alcance de los garfios; al menos es lo que promete san mauricio de panamá y yo le creo

Dormidano dijo...

Juan:
El famoso medio pelo...

Dormidano dijo...

Moscón:
Si, y una buena dosis de xenofobia en su versión "cabecita negra"

Dormidano dijo...

Ram:
Mucha gente cree eso que ud. dice.
Claro, esos pobre negritos nacieron para ser nuestros siervos, piensan. Y actúan en consecuencia.

Colorado del Monte dijo...


Dormi:
Noto en Usted una confusión geográfico-ideológica.
El TUJES es hacia el NORTE.
De allí vienen siempre las empomadas.
Y cuando las elites vernáculas, por la magia financiera y/o por la gracia de Dio´h, ejecutan su hijaputismo, también lo hacen con el culo hacia el Septentrión.
De allí irradia su poder la Santa Garompa que se inmiscuye en sus orificios procelosos.
Las abluciones, por tanto, siempre con el locu al norte.
Abrazo patagónico !!!
...

Luiggi dijo...

Charla con un par de globoludos:

Globoludo 1: Che boludo, no puede ser, le estamos comprando gas a Chile ahora cuando antes le vendíamos. Así nos dejó el país esta conchuda.
Globoludo 2: Igual tengo entendido que es para reemplazar gasoil y con eso se abaratan costos, así que es una ventaja
Yo: En realidad es para reemplazar el fuel-oil de las centrales térmicas, se lo estamos comprando a una subsidiaria panameña de Shell que lo trar en barco hasta Chile, y un 128% más caro de lo que se lo pagábamos a Bolivia. De ésta forma se desfinancia a Bolivia y se le pasa un vuelto a la compañía madre de Aranguren.
GB1: En serio? Yo leí que se lo comprábamos a Chile!
GB2: Lo de Aranguren desconozco, pero si es para abaratar costos está muy bien.
Yo: Vos entendiste que lo estamos pagando más caro de lo que pagábamos el gas boliviano, a más del doble?
GB2: Tengo entendido que estarían saturados los canales de comunicación (???).
Yo: El gas para centrales térmicas no se usa de un gasoducto vivo, se puede stockear, y por eso mismo se lo trajo vía barco. Y la capacidad instalada para traerlo desde Bolivia está.
GB2: La verdad, desconozco. Pero si esto representa un ahorro, bienvenido sea.

De ésta pequeña charla (que acaba de suceder hace escasos minutos) se desprenden un par de cosas: una, la escasa capacidad de búsqueda de información que tiene ésta gente (y no estoy hablando de gente de escasos recursos o nada por el estilo, son profesionales del rubro de la informática). Dos, la facilidad para refugiarse en el optimismo, y tres, cómo el "desconozco" funciona como un subterfugio que cobija (quién era que había dicho que la ignorancia era felicidad?) y que no existe el deseo de salir de ese lugar. Es como decir que se puede construir una posición sólida desde el "no sé", Religiosidad política se le podría llamar a esto?

Mariano Liva dijo...

luiggi, les falto decir a tus panas: "mira con total de no darle mas guita a esa banda de populistas evolivarianos, no importa paguemos un 128% mas, y si me tengo que poner 5 sueters y un lompa de algodon debajo del pantalon de vestir, lo hago"

Juan Guillermo Cocina dijo...

Ellos creen lo que eligen creer. No hay nada que hacer.

Todo hecho es racionalizado automáticamente de acuerdo a sus ideas preconcebidas; lo malo es obra de CFK, lo bueno es obra de Macri; o bien, los hechos son forzados para que encuadren con ese preoconcepto.

Con respecto al tema de la "ignorancia como bendición", me viene a la mente ese personaje de la película Matrix (solo vi la primera), llamado Cypher, interpretado porJoe Pantoliano. Ese tipo reniega del hecho de haber sido desconectado porque encuentra la realidad demasiado dura y difícil; en consecuencia, está dispuesto a dar todo por volver a vivir su anterior vida cómoda, aunque irreal. Como no podía ser de otro modo, termina traicionando a sus compañeros, asesinando a varios de ellos, antes de ser detenido finalmente. Creo que esa es una buena representación cinematográfica de la naturaleza humana de estos personajitos, que en este caso son PRO, pero que en realidad constituyen un arquetipo humano.

Anónimo dijo...

Esto está " friamente calculado ",todas las conductas humanas son estudiadas, saben a quien dirigirse y someter, tan es así que ciertas técnicas han sido efectivas hasta con la clase baja que ascendió un poco en la era K. Ej. :dos señoras clase baja yendo en el bondi a sus trabajos,mes de enero, empleadas domésticas, morochas ambas, una dice : sacan los subsidios viste ? la otra contesta: mejor, prefiero pagar más antes que le regalen todo a esos negros de mierda,ahora vamos a ver con que pagan si no laburan.Conclusión : la psicología,de los centros de poder aplicada en la periferia, dió sus frutos.

Daniel dijo...

Cierta vez tuve una experiencia que me quedó grabada ciertamente como rara.
Me habían invitado a ver "El acorazado Potemkin" con charla debate en un local del MAS (mediados de los '80).
A la salida, cuando la gente queda dando vueltas y charlando se me ocurrió preguntarle a uno de los militantes; -"Que harías vos de ser empresario?". Al instante y sin dudar me contestó: -"Defender mis intereses". Ya cuando le pregunté al segundo y me respondió al instante exactamente lo mismo, me dije; -Aquí hay un tipo de bajada de línea raro, o bien, es algo que surgió de alguna conferencia y se contextualizó como "natural" de esta forma.
Quiero decir; invertiendo el arco de propuesta del post, lo coloco en la izquierda y me encuentro con un mecanismo de ideación llamativo. A ninguno se le dio por decirme: -"Dejaría de serlo", "Formaría una cooperativa", "Daría privilegios plus a los empleados". Nada, ni parecido...

Alejandro dijo...

Compañero Daniel (16.12), en el Más, el PO, la "democracia social" de Massera (¿se acuerda?) y en todos lados, es lógico al menos, si no natural, que cada uno, si es empresario o lo que sea, defienda sus intereses. Al margen que nos parezca obsceno que defienda ganar 100 millones en lugar de sólo 80. Pero son SUS intereses: quieren un avion privado de platino, ¿por qué conformarse con uno de oro?. Lo que es tremendo -y los hijos de puta que nos gobiernan lo saben usar- es que cualquier pelagatos como uno, que gracias a políticas de Estado pudieron tomarse un avión común y silvestre de aluminio, defiendan los intereses de esos garcas. En este blog y seguro que en varios, desde antes de las elecciones, insisto en la pregunta: ¿qué significa "estar bien" para tanto alienado? No, no significa unviajecito, o haberse comprado el cero, sí significa tener un auto más grande que el vecino, y tener calefacción, aunque menos por las tarifas, pero ¡Já! mirá cómo se cagan de frío los negros de mierda ahora que se les acabó la joda.

Espero que entre tanta mierda exista al menos un cuatro, un cinco por ciento de población que nos ayude a dar vuelta los números, porque si no, tenemos para décadas de globitos. ¿Cuando se caguen de hambre cambiarán? No sé, siempre hay alguien más morochito y más pobre que la pase peor, así que seguirán contentos.

Saludos cordiales.-

Daniel dijo...

Alejandro;
de la "democracia social" de Massera me acuerdo absolutamente, incluso de haber pasado por el local que habían abierto ahí por Barrio Norte.

Saludos!

Neomontonero dijo...

Una vez, hace ya rato, intercambiaba ideas con un Yanqui, en un foro de Internet.

Yo le pregunté: "¿Cómo puede ser que los 'Trash America' [Blancos pobres del sur estadounidense] le voten al millonario George W. Bush, si sus políticas los hacen bolsa?"

Y él me respondió: "¡Já! Es porque ellos CREEN que, en cualquier momento, van a ser el próximo millonario."

Juan Guillermo Cocina dijo...

Con respecto a lo que cuenta Daniel; pienso que en ese caso se manifiesta tan solo un exceso de dogmatismo. Creo que ese modo de pensar responde a un marxismo muy mecanicista y a una visión de la política absolutamente subordinada a la "estructura" económica. Es decir, si sos empresario, defendés tus intereses porque eso es lo que dicta tu posición objetiva en la estructura económica; si sos proletario, defendés tus intereses también, o en todo caso estás en el tránsito de adquirir tu conciencia de clase (tránsito de "clase en sí," a clase "para sí"). Es expresión de un marxismo ortodoxo y bastante cuadrado, oxidado. Tampoco hay que olvidar que el socialismo "científico" surgió como oposición al socialismo "utópico"; este último esperaba una sensibilización de los opresores que los llevara a ceder posiciones en favor de la comunidad. El marxismo rompió con esa ingenuidad. Esa mentalidad se expresa en los militantes de la anécdota; es absurdo pensar que un empresario no defienda sus propios intereses. Es, ante todo, empresario, antes que un ser humano y la economía dicta el rumbo de la historia; esta determina "en última instancia" el devenir, y por tanto es inútil rebelarse ante el.

Hoy en día, sabemos que la política no está determinada por la economía y que las clases sociales no son el sujeto privilegiado de la historia (mucho menos el "proletariado"). El motor de la historia es el conflicto contingente entre grupos políticos que se conforman sin ningún tipo de Razón última que los determine, y se organizan en la lucha por la hegemonía.

Luiggi dijo...

A mi el interrogante que me surge de ésta pequeña anécdota es como garompa se puede construir una posición ideológica sólida desde el desconocimiento. Me martilleó eso en la cabeza todo el día, hasta que recién entré a una despensa donde tenían puesto el programa del infradotado de Guido Katzka y estaba el tipo muy suelto de cuerpo elogiando a sus participantes por decir que no sabían nada de política. Y ahí me cerró la cosa: la condena del compromiso, el "no te metas", el "algo habrán hecho" se me vinieron encima en malón. Pucha, y yo que andaba buscando justificaciones socráticas para la postura del que se hace fuerte en su ignorancia...

claudia dijo...

Comparto de cabo a rabo el post. Y me permito recordar que cuando la implosión de las redes sociales de contención en los años 90 por obra del desguace feroz de nuestro país - aún ni se perfilaba un 2001 - , mucha gente cayó en total extravío social. Los que tenían interioridad suficiente pudieron recuperarse y atravesar incluso el 2001, siendo los últimos doce años un bálsamo que licuó el mal sabor de las caídas anteriores. Pero quienes solo estaban habitados por el vacío interior quedaron mutilados, rumiando frustración por décadas. Estos últimos vivieron el Kirchnerismo como un castigo: porque éste intentaba reparar fisuras sociales y esto les recordó la inasistencia social de la que fueron objeto allá lejos; de seguro les pareció una reparación inmerecida la de estos otros nuevos prójimos. Y así siguieron rumiando negruras hasta que en 2008, cuando la crisis del campo, un buen publicista les regaló una idea-fuerza en apariencia pueril pero que se reveló, con el tiempo, imbatible: ESTAMOS TODOS CRISPADOS. Y tras ella fueron los frustrados encontrando una fantasía de pertenencia. Porque...¡cuánto deseaban pertenecer! A lo que fuere. Se trataba de hallar un colectivo. Y el único que les ofertaron fue uno colérico. Servido en bandeja por los patronos más feroces. Y así se constituyeron en turba exacerbada y enaltecida por los medios. La argucia explicativa de la crispación también les permitía travestir la envidia por los de arriba, reuniéndolos con sus explotadores de siempre que se dignaban a compartir con ellos su enojo señorial. Así que la crispación devino efectiva y útil identidad para estos carentes. No tenían un mango pero en esto de odiar, eran iguales a sus dominadores.
Ahora, les es imposible bajarse de ese enojo que es constituyente indisoluble de su psiquismo. Porque las expresiones tienen el don de constituirnos sombra, una vez aprendidas, volviéndonos sus esclavos. Por eso esta horda de crispados no descansará. Porque en el menú PRO, el único sueño que puede cumplírseles es el de la aniquilación de aquéllos que sí buscaron y hallaron genuina identidad ideológica y moral. Saludos.