miércoles, 2 de diciembre de 2015

LA BUENA EDUCACIÓN

...
Desde que tengo uso de razón -y salvo contadas excepciones- sufrí la sanata de docentes con el alma seca, inmóvil, osificada, pero eso sí, con unos modales impecables, de academia de buenas costumbres, dignos candidatos a la mesa de Mirtha Legrand. Con esa buena educación intentaron con saña y sin conciencia estrangularme la imaginación, domando esa creatividad que ponía en riesgo las cinco cosas que habían aprendido en su vida a la manera del perro de Pavlov.
Gentes muy correctas, medidas en el hablar no tanto por la parquedad propia de la sabiduría sino por insolvencia intelectual, adheridos a doctrinas a las que decían no adherir, con la cruz colgándoles en el pecho incluso cuando se cagaban en lo que su cristo les había pedido desde los evangelios. Gentes que se escandalizaban ante una falda demasiado corta o un pelo demasiado largo, pero no se conmovían ante la sequía de los textos con los que pretendían enseñarnos a amar el conocimiento.
Conservadores de la peor calaña, dado que su defensa de statu quo no provenía de su posición de clase sino de su notoria inferioridad en cuanto al dominio del conocimiento: anacrónicos pretendían (pretenden) igualar para abajo dado que cualquiera que asome la cabeza verá que están parados en una maceta.
Esto lo tuve que padecer durante mucho tiempo, mientras intentaba formarme por otros medios. O sea, en la práctica soy un autodidacta.
Acá dirán algunos: bueno, pero hace falta rigor para estudiar. Si claro. Por eso leía cinco horas al día, autores que según estos docentes los niños no deberían leer, es más, no deberían conocer. Si eso no te parece riguroso, no sé dónde está el rigor. Pasa que se confunde rigor con sistematicidad. Una educación pensada sistemáticamente debería llevarnos desde Descartes hasta Castoriadis. Eso no ocurre. Uno llega de Descartes a Castoriadis golpeándose la naríz contra las paredes.
De ese universo perimido y sellado, emergí entre otras cosas por chúcaro. Por no dejarme arriar, por resistirme a la manada (no confundir con la huevada ortegaygassista de "hombre masa-hombre pueblo", please). Así me fue, así me va. 
Ese mismo esquema conformado por el desierto del espíritu (comprendamos "espíritu" en términos hegelianos) y la corrección en los modos sigue presente con pelos y señales en la sociedad. Pesa más un saludo con inclinación de cabeza que un Marx mandando al carajo a un pavote que confunde precio con valor por no abandonar sus prejuicios. Los docentes estarían en un todo del lado del que inclina la cabeza y mirarían a Marx de soslayo, pensando para sí mismos: "-Maleducado de mierda, le faltaron un par de azotes cuando era niño".
Para ellos la discusión entre precio y valor resultaría esotérica, un esfuerzo que no vale la pena, porque con una pastilla azul todas las mañanas esos espejismos se diluyen en un mar de glosas escolares y efemérides sin sentido. Imaginate el estado mental de estos docentes cuando vino uno y les quiso contar la otra parte de la historia, esa que ellos han decidido no ver porque requiere entre otras cosas que dejen de considerar a sus alumnos como enfermos de niñez, de ignorancia, seres despreciables hasta que inclinen la cabeza y saluden bajito. A eso le llaman "educación".
Las jornadas docentes -a las que alguna vez tuve el disgusto de asistir como docente- se pueden resumir en una retahila de acusaciones a los alumnos: no quieren aprender, no me respetan, son unos salvajes, se tiran pedos en el aula, etc. Nunca, y mirá que fui a varias, nunca escuché ni un solo esbozo de autocrítica. Ni uno solo. Cuando yo y mi alma peregrina intentamos analizar errores cometidos en el aula, me dijeron que eso no era así, que me faltaban años de experiencia y ahí sabría que los alumnos son todos una mierda. Porque no inclinan la cabeza y saludan bajito.
No me extraña entonces que muchos de los que están al frente de un aula hayan votado a un conservador que promueve los buenos modos, la buena educación o lo que es lo mismo, la forma sobre el contenido. Como alguna vez se disfrazaron de constructivistas y fue un maquillaje más, olvidaron que forma es contenido y que con solo esa precaución epistemológica hubieran salvado la ropa. Pero no, es más simple conjeturar que un tipo con buenos modales debe ser bueno, por propiedad transitiva. El simple correlato que anula el pensamiento científico recubriéndolo con un éxtasis mítico. Supongo que festejaron hasta el delirio las pedorradas dichas por los referentes en el área de educación de esa fuerza: piensan que su autoridad como docentes será restaurada como Metternich en Europa en el siglo XIX, mediante una declaración que los convertirá en respetables frente al mundo que ahora se atreve a cuestionarlos.
Esto habla muy mal de los docentes, pero también de la sociedad que los cobija y legitima. El docente le guste o no le guste, asume la posición de un intelectual en sentido fuerte cuando está en el aula (y afuera también. porque la clara preferencia por Tinelli y la música comercial también informa de la endebléz de su sentido estético). Lo quiera o no lo quiera. Sería deseable que si no está a la altura, desista. No alcanza con la vocación. Es necesaria la capacidad. Y luego la formación que no se reduce a cursar la carrera y rendir las materias. Un docente es el vehículo de la cultura y si no la tiene consigo solo propondrá a Tinelli y las galas de expulsión como horizonte cultural.
Por último, y resumiendo toda esta parrafada con una reflexión intempestiva: está de moda la frase "respetar las ideas del otro". Bueno, separemos los tantos. Respetar es tener aprecio, veneración, reconocimiento por las ideas del otro. Para que eso ocurra las ideas del otro deben ser respetables. Ponele, si vos pensás que con los militares estábamos mejor, esa idea no es respetable. ¿Entonces? Lo que tiene que existir siempre es tolerancia. O sea, no te quiero matar solo porque pienses que los milicos eran unos capos. Pero tus ideas no son respetables. Por eso voy a tolerar que digas lo que decís, no voy a molerte a palos, pero no voy a respetar esas ideas. No sé si quedó claro.
¿Qué tiene que ver esto con los docentes? Bueno, no te puedo dar todo masticado che.



14 comentarios:

ram dijo...

Usted es un perverso, Dormi, y se lo digo porque yo también, sí, sé reconocer a un colega.... seguro que es de éso que ahora mismo se regodea pensando en esas sufridas maestras, palomitas blancas mayores, haciendo dedo al costado de la ruta y que solía llevar y que ahora, con espíritu revanchista, populista y con aliento a ajo espera verlas de nuevo agitando el dedito y las quejas al tono; pobres, el auto en casa o embargado y usted, saboreando éso del valor y precio, las formas y la esencia.... a propósito, tengo una teoría medio loca, no es "autodidacta" uno, no, se es "apesardidacta".... a pesar de las enseñanzas "oficiales", claro, que creo suena como más rebeldón y descriptivo de lo que uno sentía...

Michael Madison dijo...

A las personas se las respeta. A las ideas, conforme sean, se las respeta, se las tolera o se las rebate. Al menos en teoría, una cosa son las ideas y otra muy diferente las personas que las portan. En teoría, recalco. Saludos.

Luiggi dijo...

Me hizo acordar a mi profesora de lengua del secundario, una vieja caretona que se me ofendió cuando hablando de gentilicios osé decirle que su apellido de casada no era de orígen inglés como ella sostenía, sino israelí ("Jacobs", para mayor data). "Mire si va a ser judío el apellido de mi esposo...".

Otra vuelta nos pidió que interpretáramos la letra de "Yo vengo a ofrecer mi corazón", de Fito. Hubo varias posturas al respecto, pero ella cerró la discusión diciendo "no, no, se ve que no entendieron nada. Ahora yo les voy a explicar la letra, y ustedes reescriben lo que entendieron de la canción en base a eso". Cuando me vio que no cambié ni una coma de lo que yo había escrito, me preguntó por qué, y yo le dije que si Fito hubiera querido un significado unívoco de una poesía, la hubiera acompañado de un manual de instrucciones.

La peor de todas de esa vieja resentida fue cuando dijo que "pobres iba a haber siempre, porque la torta no alcanza para todos". A lo cual respondimos a coro con mi mejor amigo "eso depende de quién reparta la torta!".

Lo peor es que la vieja pensaba que nos estaba ilunimando, como Usted bien postula... la verdad, en algún sentido lo hizo: varios salimos de tercer año con una idea BIEN clara de lo que queríamos para nuestra vida...

GISOFANIA dijo...

Usted me emociona con estos manifiestos, Dormidano. Esta vez, sólo una corrección: es "statu quo". Es que soy una sibarita del latín, vea....

Luiggi dijo...

Y hablando de cultura y educación, los invito a pasar por el blog de Sergio Delfino, que reproduce una hermosa carta de Florencia Braga Menéndez

Alejandro dijo...

Oiga... en esta nota reconozco muchas cosas... la tendria que firmar al pie. Y por si fuera poco Macri, por si fuera poco el calor, mañana jueves 3 hay jornada docente en Capital.

Rodrigo Ariel Pizarro dijo...

me lo llevo a fb, gracias!

Anónimo dijo...

Sera por la herencia tana que nuestra historia siempre termina en farsa? A alquilar balcones para ver en un futuro muy proximo cuantos peronistas y kirchneristas descubrieron que son macristas de la primera hora....

ram dijo...

Vos, anónimo, cuidate, que en una de ésas te agarra la estampida de cerebros "ex macristas" y/o "yo no voté"... mirá que está miti.miti la cosa..

Moscón dijo...

Dos entradas que vienen como sortija a la falange, Dormi:

http://www.otraspoliticas.com/educacion/hartos-de-esta-escuela

http://www.otraspoliticas.com/educacion/entetanimiento

Iris van Kirsten dijo...

Totalmente de acuerdo, Dormi. Recuerdo mi paso por la EGB y secundaria, y debo decir que más aprendí en rebeldía, leyendo por mi cuenta y peleando con los profes, que siguiendo los manuales...
Para mi decepción, descubrí que la facultad no es tan distinta, aunque los doctores,licenciados, e ingenieros repitan como loros "esto no es la secundaria"...
Eso sí, mal vamos si los principales enemigos de la educación pública, son ¡los propios docentes!, que despotrican contra los pibes que volvieron a la escuela gracias a la AUH,contra los que estudian gracias al plan PROGRESAR,que dicen que los pibes van a la universidad para calentar sillas y no a estudiar...y que si privatizaran las universidades quedarían los buenos y se irían los "vagos"... (por cierto, que terrible que los pibes quieran hacer ocio yendo a clases y rindiendo exámenes...es una lacra social...mire si en el camino aprenden algo incluso, que terror :-D )
Claro que eso dicho por profesores que se autoproclaman el primer trabajador, y luego usan programas anteriores, reutilizan la bibliografía y enchufan a sus ayudantes alumnos a hacer las planillas con las notas, porque eso del word y el internet no es para ellos (pero el Candy Crash,sí,eh)...da ganas de llorar...

Anónimo dijo...

Vos, ram, cuidate, que estan todos tus posts previos donde atacabas a todos los que decian que ibamos a chocar. Cero autocritica, no? Uno los lee como si no hubieran hecho nada y no se puede creer. Mira que puteaba la gente contra el gobierno antes de irse con Massa pero los matones mediaticos blindaban lo que pasaba. Te digo mas, ahora que ya lo votaron al Ejecutor parece que el odio a la Presidenta se haya exacerbado, y te hablo de la clase mas baja, no de los estancieros, etc.

ram dijo...

¡Uy, Dormi, muérase de envidia!, tengo un seguidor anónimo y usted no!, qué grande la interné!!
¿"Atacar", pichón?.... a quién, che?, si los pronosticadores de desastres pifiaron todos, además son todos como vos, anónimos, nadies, o un solo nadie que se multiplica.... y fijate, que la clase baja es menos boluda que la media, que la media con ínfulas y que la alta, saben que el agua neoliberal no se mastica....
Fijate el episodio, acá llegó el 1er. "tren chino", desde la capital yellow; vía vieja, demora vieja, tren nuevo.... tema "Muy bueno - ojalá que macri no lo saque".... todos opas, no?. Y que los estancieroscompren calzoncillo de lata, los mismos ñatos que mandaron a las señoras de estanciero a hacer quilombo y parar los remates, volvieron para hacer la 2da.parte...

Anónimo dijo...

ufff, dormi. Yo soy docente, y para llegar a éso sufrí lo mismo que parece haber sufrido usted. Encima hice el secundario en la dictadura. Imagínesé si puede...
Lo que pasa, estimado, es que la educación no viene de Marte. Es un fiel reflejo de lo que somos como sociedad. Pero, como en la sociedad, tenemos una eterna lucha dentro de la pedagogía, en la que a duras penas se avanzan dos casilleros para retroceder uno, o, como hoy en día, se avanza uno para retroceder dos...
Los que creemos en la educación como herramienta de liberación, seguiremos luchando, contra viento y marea. Como los periodistas que creen en informar y no en mentir. Como los que son honestos y no van a salir a robar. La lucha es larga y por el camino siempre nos encontraremos con docentes que lo son porque la profesión les permite ejercer un autoritarismo que les sería negado en cualquier otra situación. Por las dudas, déjeme aclararle que soy docente de música, y no tengo que pedirles a mis alumnos que se interesen por la materia, ellos ya vienen interesados de antes. Me limito a darles herramientas para que puedan encausar ése interés. Y a mis alumnos de secundario, mostrarles el video de the wall. ése en que los alumnos queman la escuela... O sea, hago lo que puedo... jaja, abrazo y ojalá nadie tenga que salir en el siglo xxi pensando de su educación lo que le tocó a Ud (y a mí). Como veo que no me deja poner mi perfil en la respuesta, y ya veo que voy a salir como anónimo, le aclaro que me llamo gustavo piazza, soy docente de música en córdoba capital.