jueves, 6 de octubre de 2016

LA ERA HA PARIDO UN CORAZÓN

...
Mientras muchos miraban para otro lado, preocupados por los aparatos partidarios y las roscas electorales, la era estaba pariendo un corazón.
Y no es una anomalía, lo extraño hubiera sido que doce años de gobierno kirchnerista culminaran sin más, como cuando pasa un tren y el sonido se aleja para apagarse en el horizonte. 
Ha nacido un nuevo sujeto político, e insisto con la palabra: nuevo. El famoso empoderamiento ocurrió, pero en forma de creación, de alumbramiento, de parición. Hay un colectivo político novedoso, cuya naturaleza todavía no ha sido comprendida, por eso mismo casi todas las caracterizaciones que escuchamos acerca de ese sujeto tienden a ser peyorativas. Porque lo que es distinto, lo que no ingresa en ninguna taxonomía cuenta con la sospecha pertinaz del que necesita clasificar para entender. 
Esta incómoda criatura nació en algún momento entre 2003 y 2011, y probablemente se consolidó alrededor del paro agropecuario patronal de 2008, la famosa crisis de la 125. Su gestación en cambio, data de 1999 (aquí las precisiones históricas requieren mayor elucidación, pero no será esta la ocasión), en torno a la deblacle de la Alianza (ups, dije Alianza y a Cambiemos eso no le gusta) y la implosión-explosión de 2001, el gobierno oscilante de Duhalde (período que ahora insisten en vendernos como la respuesta de un estadista ante la crisis y no como lo que fue) y la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia en medio de la huida de Carlos Saúl I que decidió no enfrentar el rechazo de las urnas. En ese caldo de cultivo nació, nacimos. La historia, la partera maldita, nos trajo al mundo y nos encajó un par de cachetadas en el culo, comprobó que llorábamos y nos lanzó sin más a la coyuntura del país, sin manuales ni guías.
Este sujeto que somos, fue el sustento necesario (pero no suficiente) para la continuidad de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Las políticas que tuvieron lugar en ese período sirvieron para terminar de consolidarnos. Pero en pleno proceso de crecimiento, no estábamos muy seguros de existir (los sujetos políticos no quedan oficialmente consagrados con un baby shower). Hubo algunas escaramuzas desde el 2003 en adelante en donde pudimos mirarnos al espejo (con sorpresa, claro está) y vernos compartiendo espacios y luchas. Pero el momento decisivo fue la 125. Frente al poder de fuego de los medios concentrados y toda la oligarquía local tensamos los músculos y salimos a la calle. A pesar de la derrota (porque fue una derrota) nos descubrimos. Ahí estábamos nosotros, distintos por nuevecitos. ¿Cómo nuevos si éramos un montón de tipos cascoteados una y otra vez por la política? Nuevos porque habíamos logrado encontrarnos en la transversalidad y los milagros (los verdaderos, no esa fruslería de que una piedra llore sangre) no cesaban de ocurrir. ¡Radicales y peronistas compartiendo la calle sin romperse la cara a trompazos! ¡Tipos de la izquierda dándole la mano a radicales y peronistas! Es más, tipos de izquierda abandonando el balcón de los iluminados para sumarse a una construcción colectiva. Peronistas que abjuraban del aparato partidario, renunciando a los atavismos históricos, radicales que no tenían miedo de proclamarse como tal reconociendo objetivos comunes con otras fuerzas políticas. Y los independientes, esos que no se metían en nada, los hijos del "yo, argentino" trenzados con los nombrados, alejados del gorilismo, de su pasado reaccionario, de su antigua amorfidad, también codo a codo con otros con su pasado político a cuestas: eso es horizontalidad, el encuentro en torno a coincidencias básicas, las que de verdad no se discuten, las que aunan más allá de las diferencias que son obvias y necesarias. La unidad de lo heterogéneo, la no verticalidad articulada. Ese sujeto apareció con fuerza en esos días.
Se vió a sí mismo llorando en las calles el 27 de octubre de 2010, porque había muerto una parte de su identidad, de su nueva identidad recién descubierta. Lloraban por Néstor Kirchner, pero también por ellos mismos, por él mismo.
Luego demostró que tenía un brazo potente en la discusión sobre la extinta Ley de Medios (ley que ahora critican hasta los que la votaron), la Ley de Matrimonio Igualitario, etc. Y gran parte del triunfo electoral del 2011 tuvo que ver con ese sujeto colectivo que se movía sin que nadie comprendiera muy bien cómo ni porqué (en rigor de verdad, todavía no lo comprenden demasiado).
El pejotismo sí percibió el nacimiento y desde el 2011, trepado a sus viejas mañas intentó ahogar a la criatura. Buscó sacarla del medio acotando su participación, deslegitimando su no ortodoxia pejotista, tildándola de "sectaria", "purista", "utópica" cuando en realidad era todo lo contrario por la heterogeneidad de sus componentes. Como no logró demasiado por ese camino proclamó otra entelequia: el triunfo del FPV había sido obra pura y exclusiva del Pejotismo y todo el resto del mundo debía encolumnarse detrás de ellos, los infalibles estrategas eleccionarios. Nos decían "para hacer una casa se necesita bosta". Nos lo decían a nosotros que pisamos nuestra propia mierda para ponernos de acuerdo. Nos tildaron con el viejo apotegma: "zurditos" e inventaron uno nuevo "progresismo siome". ¿Por qué tanta violencia? Porque una de las condiciones de base de este nuevo colectivo era la no verticalidad, no estábamos juntos por disciplina partidaria sino por convicción. Eran los principios, los irreductibles, el cemento que nos mantenía unidos. A gente así no le podés exigir conductas automáticas justificadas por la pertenencia. No lo entendieron, no lo entienden.
Y en el fondo es esa no comprensión la que subyace en el ninguneo. El nuevo sujeto político no es manejable, no opera bajo los parámetros básicos de la política binaria, porque está formado por una red compleja de miradas políticas entramadas por la coincidencia en torno a un programa básico sobre el que no hay discusión, que se reconoce como necesario por encima de las diferencias.
El aparato pejotista alejó a esos incordios del proceso electoral (el pejotismo considera que solo tenemos que votar y todo el resto del tiempo, meternos la lengua en el tujes) e impuso por vía de la presión sus propios candidatos. Cristina Kirchner cometió un error al no permitir que se dirimieran las candidaturas mediante la democracia interna. Más allá de la conveniencia (o no) de las candidaturas únicas, en la práctica ese sujeto político chúcaro se sintió desplazado, ignorado, relegado. Quizás en ese movimiento errado podamos encontrar alguna explicación al resultado de ese 25 de octubre. 
Pero de nuevo, en medio de la tormenta y la huida en masa del pejotismo (que había chocado la calesita y ahora corría en dirección contraria, a toda velocidad, listo para arreglar con el vencedor) aparecimos y levantamos las banderas que ese pejotismo ortodoxo, ciego, sordo, mudo y pelotudo, había tirado al piso en la carrera: nos hicimos cargo de una campaña que los infalibles habían declarado perdida y a fuerza de militancia (la misma que los iluminados habían desautorizado) casi dimos vuelta un resultado que los pragmáticos consideraban cantado. La escasa distancia entre Macri y Scioli no se explica por las virtudes de Scioli ni la astucia del pejotismo: fue ese nuevo sujeto político el que se hizo cargo y por poco logró evitar que una parte importante de la gente se suicidara. Desviamos el tiro que hirió el pie, pero al menos seguimos respirando.
Durante ese período de agonía entre la victoria y la asunción de Macri mostramos orgullosos el apoyo a CFK que no era solo el apoyo a una figura carismática sino además el reconocimiento de un proceso del que habíamos sido parte. La plaza del 9 de diciembre era también la plaza de la memoria. 
Una vez que Macri asumió, Cambiemos y el pejotismo en yunta intentaron alejar ese fantasma que recorría las calles: usaron toda clase de epítetos, no se privaron de nada. Fuimos descriptos con desprecio una y otra vez, desconocidos, descalificados, ocultados. Pero somos tozudos, jodidos, persistentes. Aún hoy varios dirigentes y no tan dirigentes insisten en calificarnos como "mucho entusiasmo pero poca política" más que nada porque no nos ajustamos a una estructura partidaria. Porque nacimos para no ajustarnos a una, sino para ser transversales, horizontales.
Dicen: "esos siomes que llenan una plaza, que no pueden darle forma electoral a ese entusiasmo infantil". Pero las plazas se siguen llenando, las charlas, los debates, los encuentros, todos desbordan de gente, esos que intuyen deductivamente que el encuentro con el otro ya ocurrió y que eso es más importante que una coyuntura electoral. Los tipos que intentan recorrer el camino político usando como faro sus convicciones (que ahora comparten con otros distintos a ellos, pero como ellos) y sin abjurar de sus principios, ya que han renunciado a sus diferencias formales.
A ese sujeto político no se le puede poner un bozal y dirigirlo con riendas. A ese sujeto hay que hablarle de otra manera, bajo otro código, porque viene de una experiencia larga y dolorosa de usos y desusos. A ese sujeto político no le pueden vender una traición como una necesidad estratégica porque nació en contra de las traiciones y las constantes defecciones. A ese sujeto político no se le puede poner un pie en la espalda y obligarlo a legitimar otros años noventa, porque nació en contra de ese noventismo. 
Ese sujeto político tiene como lema, motor, objetivo, meta y fin una frase que contiene mucha más sustancia de lo que parece: la patria es el otro.

19 comentarios:

Mariam dijo...

A veces escribis lindo.

Dormidano dijo...

Mariam:
Ja

ram dijo...

"Lindo".... cuando la triste realidad es lo espantoso, terrible.... sí, Dormi, se estrujan las amígdalas cuando percibimos en su nota-confesión que compartimos pecado original, hay demasiadas referencias alivertianas como para que sea casualidad, podía recurrir a tanto prócer de la república como majul, coimobardi, adriancito verdura, ....leuco!!!!!, pero no, tenía que ser ese comunista kirchnerista de la buena voz!.
Y el colmo de los colmos, la inventora de "la era" y el corazón.... una tal Cristina Fernández, sencillamente atroz.... la verdad, no sé qué hace nuestro gran ministro, la doctora puñetas lombardi permitiendo sus posteos subversivos.....

Kyokosan dijo...

Buenísimo posteo! Somos,sí, de uno en uno, como dibujó Quino aquellos adoquines de la igualdad. Así, de a uno, como en la campaña del ballotage, con carteles escritos a mano.

Dormidano dijo...

Ram:
Téngame paciencia. Estoy haciendo un curso de Bonelli Antiguo.

Dormidano dijo...

Kyokosan:
Gracias. Si, eso somos, y todavía hay muchos que no se han dado cuenta, ni de que son adoquines de una construcción nueva ni que la construcción nueva existe y tiene vida propia.
Y habrá sorpresas.

ram dijo...

Hablando un poquitín más en serio, a veces ocurren cosas inesperadas, en épocas en las que aún "la era está pariendo un corazón" era sólo el tema musical de un programa de radio, empezó a suceder lo inesperado y, si me apuran un poco, lo inimaginado; porque siendo serios, no se esperaba mucho de NK, no mucho más que sepultara en los votos del ballotage a esa basura infecta que era/es el caalo... uno se conformaba con poco, realmente.
Y sucedió el milagro, un gobierno haciendo esas cosas que precisamene uno pensaba que debían hacerse, pero no fue como en las películas donde se descubre todo en un instante de revelación, no, fue de a poco, como si costara creer, como si estuviéramos esperando el cachetazo "realista", de siempre.... y no pasó, al menos no pasó el cachetazo de costumbre, pasó "el paro" del campo garca, la revuelta de los sotretas de la patria....y por supuesto, si éstos son los enemigos, ya no hay excusas para no ser kirchneristas, peronistas o como puta se llame, no importa el rótulo, importa parame en el lado de la vereda de ese gobierno, el primero que conozco que hace rato decidió pararse en el mío.... fijate el tamaño de la joda (como para que pase desapercibida), el chas-chas del "nacimiento" te lo vienen a dar a los 40, los 50 o los 60... cositas así no se te van, ni fácil ni nunca.
Pero hagámosla corta, que no hay tanto talento para describir lo mucho que pasó, ese "peronismo" no peronista y sin "liturgia", ese progresismo no progre e impuro, esa izquierda no izquierdosa ni impotente.... en fin, un pastiche de aquellos y esta certeza de hoy de que nada terminó, no ahora, que da la casualidad nos enteramos que se podía.....

Dormidano dijo...

Ram:
Eso mismo, y la novedad es que nos hemos parido a nosotros mismos.

Mariano Liva dijo...

Bravo, bravisimo, bravense post. Donde veo tantos sentimientos compartidos.
Somos hijos e hijas del 2001!
Presiento que se viene una Bolsa de Gatos de Octubre?

Abrazo arrecho y horizontal!

Colorado del Monte dijo...


Dormi:
Esas "cosas locas" de la vida quisieron que me vea en el laburo de tener que explicar argumentación a un par de vagos conocidos, de esos que entran en crisis en esta época porque se les viene el fin de año lectivo encima.
Con su permiso, pasa a formar parte del acervo didáctico-recursivo con el que intentaremos salvar el fantasma de "las 3 previas".
Mientras tanto, Cristina me sigue acompañando en el auto, pendiente de la cintita roja del retrovisor y recordándome precisamente eso:
"La Patria es el Otro".
Así, con mayúsculas de nombre propio, porque están más allá de las simples cosas.
Abrazo patagónico !!!
...

Dormidano dijo...

Mariano:
Presiente bien.
Será ´dificil de soportar, eso sí.
Y además estoy preparando una Bolsa Especial llamada: Militando el ajuste fuera de programa.

Dormidano dijo...

Colorado:
Use nomás, en realidad le agradezco por darle entidad a estas reflexiones que tenía atragantadas y que por fin salieron hoy de un solo tirón.
A la frase: "la patria es el otro" no la hemos analizado bastante. Yo creo que supera otras que recuerdo pero que dejaré para una posterior polémica.

Abrazos adroguenses

Norberto dijo...

Yo en 2003 lo voté, y lo hice por dos razones, la primera porque me gustaba como Cristina se paraba en el Congreso, tanto en Diputados como en Senadores, en defensa de los intereses de la Provincia y de la Patria, en contra aún de su bloque del PJ, del que en una ocasión intentaron expulsarla.
La otra era su contraparte que gobernaba Santa Cruz, y que lo hacía bien ya que yo había estado con frecuencia en los noventas en Gallegos, pero además demostraba tener las mismas ideas que su mujer, y las expresaba en cuanto ámbito le daban lugar.
Y eso era aún antes que se estableciera el pacto con Duhalde, después que éste le ofreciera la candidatura a Lavagna, a Reuterman, que sabemos no aceptaron y a De La Sota, que aceptó pero que no movía el amperímetro, dicho de otra forma mi voto estaba decidido cuando yo era uno del cinco por ciento que según las encuestas lo apoyaban.
FUE MUY LINDO NO HABERSE EQUIVOCADO.
Nunca menos y abrazos

RT dijo...

Dormidano:

En tanto cuerpo indefinido, el colectivo suma. El problema está en el momento que se hace evidente la necesidad del líder que reúne las esperanzas. Entonces el líder es la síntesis de todas las intenciones y voluntades. Pero, si con las intenciones, las voluntades y el líder la suma no cierra, hacen falta alianzas.
O sea, digo, si a la hora de la verdad, el colectivo requiere volver a hacer yunta con algunos desertores de momentos ruines, veo el espanto. Así que, preparémonos porque presiento que a algunas cosas hay que tomarlas con calma.

PD: entiéndase bien, lo que digo no desmerece la excelencia del post.

Anónimo dijo...

NO QUIERO QUE SE PRESTE A MAL PERO EN OTROS PAISES HABLAN DE LA GENERACION X Y PARECE QUE NACIMOS A CONTRAMANO COMO DICE LA NOTA Y AL POCO TIEMPO APRENDIMOS A DESCONFIAR E INCLUSO PROTESTAR, LAS GENERACIONES SIGUIENES RECIBIERON SU PLACEBO SOCIAL QUE LES PERMITIO MAS VIVIR EN LA NUBE DE PEDOS, EL FENOMENO FUE MUNDIAL PERO TIENE SU PERIODO DE TIEMPO SI SEGUIMOS ENVEGECIENDO DESAPARCEREMOS EN LA NADA, PERO EL FENOMENO ES MUNDIAL EN OTROS PAISES HAY GENTE DE PUEBLO QUE PIENSA EN LOS MISMOS TEMAS.

Carolina dijo...

Un post muy iluminado. Es muy gratificante leer cosas que uno ha venido pensando en desorden y encontrarlas así ordenadas tan prolija y lógicamente.
Y ya que estamos con las referencias:
"En un todo de acuerdo".
Abrazo!

Luiggi dijo...

Gracias una vez más don Dormi, por darle marco y sentido a lo que muchos sentimos.

Si me permite, lo voy a redistribuir.

Abrazo.

Esther dijo...

Gracias, Dormi.

Pablo Corace dijo...

No te conozco. Tampoco al resto de los que comentan. Pero me siento próximo y casi amigo. Tal vez de eso se trate este nuevo sujeto. Tal vez ahí resida su riqueza. Creo que el mayor logro del kirchnerismo es habernos parido. Aun gateando somos poderosos, y estamos en todos lados: gritando o susurrando, pensando, escribiendo, haciendo, desde cada uno de nuestros minúsculos lugares. Seguramente nos encontraremos, en alguna calle, algún día. Abrazo.