sábado, 2 de abril de 2016

LOS SOPRANO V: LAS MALVINAS SERÍAN UN FUERTE DÉFICIT ADICIONAL

Para cerrar el ciclo, la última parte del informe de Roberto Navarro sobre Nicolás Caputo, El Socio del Presidente. Por supuesto, tenemos una copia del mismo y en breve armaré un post para que lo puedan bajar completito y guardarlo entre sus recuerdos. Asi que, los esfuerzos (que continúan) para reventar links y bloquear el canal de youtube serán más bien al dope.
Reflexión antes de comenzar, como siempre por otra parte:
Hoy es 2 de abril. Más allá de golpearnos el pecho patrióticamente por los veteranos y caídos en Malvinas tendríanos que reflexionar acerca de porqué cuando volvieron de las islas la sociedad les dio vuelta la cara. Sin más. Ignorados, ninguneados, ocultos como si fueran una vergüenza porque ¡habían perdido! ¿Qué carajo nos pasa? ¿Todavía pensamos el país como un maldito Boca-River? Así nos va.
Por tanto, calculo que el mejor homenaje (si es que algo tan prosopopéyico hace falta) para los que fueron a Malvinas sería una profunda autocrítica. La que nos sigue faltando. La que brilla por su ausencia en los que, ponele, votaron a Macri y nos metieron en el brete en el que estamos (ya tienen encima el síndrome "yo no fui"). Hablando de poco un todo, acerca de ese señor que ocupa el puesto de presidente, es necesario recordar que al reunirse con David Cameron, practicamente le dio un beso y ni siquiera habló de Malvinas, mucho menos de soberanía (palabra que le debe resultar exótica): fue una "muy linda reunión" dijo. Y que además retiraron el mapa de Malvinas del consulado argentino en Londres. No auguro un buen futuro para el reclamo argentino sobre Malvinas, aunque Malcorra mienta diplomáticamente acerca de que son una prioridad. No lo son. Ni tampoco los veteranos de guerra ni los caídos en acción.
Es mucho lo que hemos retrocedido en tres meses. Pero aún falta. Veremos peores cosas. Lo que no tenemos que hacer es olvidar. Digamos, no hay que hacer lo que hicimos con los veteranos y caídos en la guerra de las Malvinas. Porque los gobiernos se olvidaron, pero lo grave es que el pueblo se olvidó. Bien podríamos haber sostenido la figura de los veteranos y caídos sin necesidad de que viniera Néstor y Cristina a darles los derechos que merecen desde siempre. Eramos nosotros los que hubiéramos podido mantener en alto su dignidad. No lo hicimos.
Si de algo sirve el pasado (y vaya que sirve) es para no volver a meter la pata hasta la oreja. Por eso es que ahora no hay que olvidar.
Con uds., el informe.
...

...
Quise dejar el link del excelente documental "Hundan al Belgrano" de Federico Urioste, de 1996. Busqué el documental en Youtube y me encontré con este simpático cartelito:
...

...
Simétrico ¿no?
Sobre el título del post

4 comentarios:

RT dijo...

Ojalá fuera un Boca-River.
Los equipos juegan mal, son mal dirigidos, tienen deudas, los dirigentes afanan, son chorros, corruptos que donde ponen un dedo queda una deuda para los clubes, los hay delincuentes internacionales, etc, etc... Y sin embargo les siguen aguantando los trapos.
Así que sí, ojalá que encontremos una ideología entendida como el conjunto de ideas que dan forma a una sociedad orientada al bien de la mayoría a la cual le aguantemos los trapos como en el fútbol; desde diferentes equipos, con matices pero orientados en que el "fútbol" es para todos.

Dormidano dijo...

RT:
En ese caso sería la búsqueda de una mística fundada en la confianza cuasi ciega. Eso vendría siendo fe.
La fe que en algunos casos es también uno de los modos del prejuicio. El triunfo de Macri iestuvo fundado en prejuicios, que a su vez fueron motorizados por un aparato comunicacional que se ancló en esos atavismos y los tradujo en consignas bailables. Para una construcción ideológica como esa hace falta un rival al que se le puedan achacar todos los males, un diablo que pueda encarnar la esencia del mal. Uno que, incluso vencido, justifique la próxima batalla. En ese sentido hablé de Boca-River. El que ud. menta tiene que ver con sostener la convicción, con persistencia tozuda.

RT dijo...

Dormidano:

Tiene razón. Mi comentario no es crítica. Apunto a las convicciones que no se deberían perder frente un mundo que no es perfecto.

Anónimo dijo...

Alguien que se preocupa por una estupidez como el futbol padece de un severo retraso mental y claramente cuando llega el momento de poner las pelotas por las Malvinas o votar por el pais, actuara en consecuencia. Y por eso, aca estamos.