domingo, 2 de agosto de 2015

LA VENGANZA

...
Hace no mucho tiempo, un par de años ponele, un señor -industrial naviero el- en una de esas celebraciones de fin de año que lo juntan a uno con tipos con los que no se comería un asado, me dijo: "-Es que los negros ahora tienen derechos y no los quieren largar". Este comentario fue la culminación de una serie de barbaridades expelidas por la buena gente decente presente que se cagaba en los negros de mierda mientras engullía champán y salmón ahumado. Y no es que estos dos últimos manjares me molesten, conste.
Horrorizados ante el avance del aluvión zoológico desgranaron en más o menos media hora toda la batería de prejuicios políticos, económicos y raciales de rigor, aunque estos últimos pueden muy bien resumir los dos primeros.
No pidieron matarlos lisa y llanamente porque se sabe de mi zurdéz empedernida y no quedaba bien empañar la celebración de paz y amor y todas esas fantochadas con las que las buenas y bellas almas se perdonan a sí mismas prestas a seguir pisando cabezas sin que se les corra el moñito del smoking.
Además, mi mal humor en estos casos es previsible y, digamoslón de una vez, cierto tamaño que natura non presta, me transforma en alguien al que una persona sensata no haría enojar.
Me acordé de esta situación hace un par de semanas cuando abandoné uno de esos grupos de guasáp en donde a uno lo invitan para compartir ciertas afinidades. Debo aclarar que en general no soy un tipo muy popular al que todos solicitan para animar sus conversaciones vía fonófono. Asi que consideremos ese grupo como uno de los tres en los que estoy involucrado. Dos, ahora.
¿El motivo del abandono? Otra sarta de barbaridades de la misma naturaleza de aquellas que escuché en esa fiesta de nochebuena, proferidas en torno a un robo o algo parecido. El nivel de agresión de mandíbulas sangrientas desparramándose en cada palabra me llevó a desistir de compartir un círculo tan ameno y tolerante.
En las dos anécdotas citadas me sorprendió y apabulló el odio. Y su consecuencia inmediata: el deseo de venganza. De esto se ha hablado mucho, largo y bien, pero bueno, tengo que repetir medio de queruza: el huevo de la serpiente no es una excepción, no hay monstruos inesperados como Godzilla que aparecen de la profundidad del mar alterando la normalidad. No, hay gente común, decente, que dícese de sí misma "laburante" que incluso tiene hasta cierta sensibilidad, en cuyo interior no tan adentro contiene todo ese odio y está dispuesto a dejarlo circular a la primera oportunidad que tenga. Claro, oportunidad educadita, porque no es cuestión de andar perdiendo las formas.
Por eso, cuando el anonimato, o pseudo-anonimato tecnológico lo permite, lanzan vía red todo el ectoplasma junto.
¿Por qué tienen todo ese veneno adentro? Los motivos son muchos, varios y largos de enumerar. Y no es el objetivo de este post.
El objetivo es, si alguno tiene, resaltar ese volumen de odio anidando en el pecho de personas tan urbanas. Quizás digo esto a modo de advertencia a mi mismo. Para seguir rumiando las palabras de Rodolfo Walsh cuando señaló que no había que dejarse conmover por las bellas almas de los verdugos. Ni por sus cantos de sirena.

7 comentarios:

Norberto dijo...

Margot diciendo "los que nos matamos trabajando....." como si eso no hubiera sido un privilegio que se tenía por amistades, acomodo bah, durante años, y que generaciones enteras de pobres veían de afuera sin poder entrar.
Nunca menos y abrazos

Dormidano dijo...

Norberto:
Muy aguda observación, detrás de ese "los que nos matamos..." etc., acecha una amenaza. Ahí está la línea que trazan entre el otro que no son ellos y ellos, sujetos de toda virtud.
Peligroso.

Anónimo dijo...

Disculpa que hable de otro tema.

Hoy Mañeto le dedicara un prog a Anibal????
Y Julian?, y DOS? . Acaso orinan agua bendita???

Con todas estas jugadas sucias del monopolio, Kristina permanece callada (ya se que esta enferma) y tambien jugadas sucias de DOS que ya empieza a hacer ver sus garras.

Si esto no es prueba de que DOS es bancado por el monopolio, no se.

Julia dijo...

Es muy buena la observación de Norberto! me molestaba esa frase de la margot, y no hubiera podido poner en palabras el porqué!
mismamente, los comentarios de hoy del canino, acerca de los falsos #ni una menos

Anónimo dijo...

Decirle que ella se mata trabajando a un tipo que cava zanjas y está precarizado es de una bajeza impresionante. No entro en la discusión respecto de la calidad del trabajo (yo mismo laburo en informática), pero que esta mina que sólo fue superada por la gorda Carrió en inutilidad legislativa hablando de matarse laburando es risible.

HUINCA dijo...

Don Dormi: Debe asumirse de una vez por todas que esto no tiene arreglo en el sentido "político". Que este es un problema de fronteras culturales al estilo sudafricano o hasta israelopalestino si me apurás. El matar o no es circunstancial: en el origen está el genocidio, y no me refiero al de la conquista del desierto, ni al de "la conquista "primigenia, sino en lo explicitado por Sarmiento cuando le dice a sus socio genocida Mitre que no ahorre sangre de gauchos para regar el suelo patrio y que esa sangre es lo único que tienen de humanos. Ese Sarmiento que casi todos, inexplicablemente quieren rescatar con "claroscuros", hasta la jefa. Sarmiento es nuestro Hitler, y Facundo, su "Mi lucha". Esos matices que pretenden rescatar de Sarmiento están en Hitler seguro, Hitler seguro que hizo montones de escuelas y gimnasios y fiestas para los niños, más que Sarmiento, miráte al Speer y se entiende esa suerte de "ilustración sarmientina" del nazismo. Y con eso venimos lidiando 150 años, un enclave del imperio británico y su continuador sangriento-azteca de los yanquis (con sacrificios humanos y todo), y el mestizo de los "hidalgos" -hijosdalgo- que crearon sus pequeños dominios rentísticos y de pequeña industria enfocados al Potosí primero, y con su fin, hacia el Plata. Una lucha que no sólo nunca terminó, sino que explícitamente quedó inconclusa en Pavón. Toda esta parrafada que se me escapa cada tanto me aflora para tratar de entender y hacer entender que esto no pasa por los carriles políticos convencionales de que puedas convencer a "esa gente" de que "nos voten" porque para ellos somos extranjeros, somos el enemigo, somos aliens en "su" territorio, así se formaron, así lo sienten.

Quizas la manera sea una suerte de "venganza de los Quilmes", pacífica. O sea, lograr que se vayan yendo, dispersando. Aguándose en countries repartidos por el territorio, cada vez más encerrados en sus vallas. Y cuando ese éxodo de lujo haya concluido, sencillamente echar abajo las murallas.

Y que cuando eso ocurra, vena que afuera es mejor que adentro.

Abrazo, nunca menos que dice el gran Norberto, y siempre más

ram dijo...

Pobrecita la margarita, que alguien le avise que "matar" es pecado y "matarse" un pecado pior.... además que el laburo - dicho en fino, trabajar - es parte de la condena que nos encajaron al rajarnos del paraíso (bueno, a papá adán y mamá eva).
Somos unos desagradecidos, la pobre mujer, se desgarra en sufrires terribles y por acá desdeñamos y nos burlamos de su sacrificio, ignorando las enormes deudas que tenemos con ella, con las enormes leyes que pergueñó y consiguió, para nuestro beneficio presente y futuro.... la verdad, no nos merecemos a semejante prócer.
Pero bueno, nos pide que la votemos con el corazón y nosotros, incorregibles, nos miramos los bolsillos y la rechazamos con las tripas....