miércoles, 20 de mayo de 2015

NO HAY PEOR MANCO QUE EL QUE NO QUIERE VER


...
En principio debo decir que evité la tentación del lugar común: el otro título que pensé para este post fue "Dime quién te defiende y te diré quién eres", pero me pareció demasiado masticado aunque muy gráfico, por otra parte.
Resulta que Clarín armó otro escándalo mayúsculo indicando que Randazzo se "burló" de Scioli en una reunión con Carta Abierta. Reunión que ha quedado documentada aquí en forma completa y enterita.
Vamos desde el pie: que te defienda Clarín dice mucho más que cualquier declaración. Dice que a Clarín no le molestás, que a Clarín no le vendría mal que fueras el candidato, que a Clarín le parecés el más potable para consolidar sus intereses, que a Clarín no le incomodás demasiado. Por eso Clarín te mima, aunque más no sea un poco y cuando te ataca señala que el problema es que sos demasiado oficialista pero vos sos una buena persona apenas te despegás dos metros, entonces despegate y te recibiremos con los sobacos abiertos.
Es de manual decirlo, pero, Clarín descontextualiza la frase del "proyecto manco". Podría haber dicho rengo o tuerto, y si hubiera dicho tuerto la que se hubiera armado. O sea, no lo descalificó por manco.
Pero sí aludió a la retórica que usa Scioli en donde abundan las palabras que acá, al menos acá, deploramos no por ellas mismas sino por lo que significan y esconden en la consideración de un Scioli o de tantos que las usan para encubrir propósitos inconfesables: optimismo, diálogo, consenso, etc. Y como en este tugurio no le debemos nada a nadie (lo que no significa que seamos independientes sino que tenemos libertad de criterio y la usamos como locos) decimos que sentimos lo mismo que expresó Randazzo: pensamos que esas palabras están vacías de contenido y que la política es ante todo una confrontación, más que nada entre proyectos antagónicos. Me explicaré: en espistemología dos teorías son inconmensurables cuando están articuladas en lenguajes que no son completamente traducibles entre sí, ya que los términos, al pasar de una teoría a otra, cambian de significado, impidiendo la traducción de todos los enunciados. Entonces, lo que propone Scioli y lo que postula Randazzo alcanza el estatuto de inconmensurable (aclaremos que Khun, auntor de este concepto restringió su significado a teorías propuestas por paradigmas sucesivos, por lo cual de alguna forma lo estamos traicionando). Si extendemos la definición de inconmensurabilidad teorica veremos con mayor claridad el alcance de lo dicho: en el paso de un paradigma a otro cambia 1) el significado de los términos y conceptos científicos (entendiendo esto tanto extensional como intencionalmente, e indicando diferentes cosas sobre la población del universo y sobre el comportamiento de esa población); y, debido a ello, 2) cambios en (la forma (Gestalt) de ver) el mundo de la investigación; y 3) en los métodos, campo de problemas y normas de solución aceptadas.
¿Se entendió? Bueno, explíquenmelo (sector de humor Monty Python).
Retomemos la seriedad del asunto: Scioli y Randazzo expresan proyectos inconmensurables, aunque uno de ellos disimula para no espantar el voto de los descuidados, ingénuos u otras aberraciones por el estilo. No es Randazzo el que oculta lo que piensa. Al contrario, lo de Randazzo es explícito en grado sumo.
Por el contrario, Scioli apenas insinúa por gestos lo que realmente piensa hacer (porque mira el mundo desde otro lugar y cree que ampararse en el poder del establishment a cambio de futuros favores es recopado).
Aunque algunos gestos son tan explícitos que no necesitan mayor elucubración. Por ejemplo, cuando se sacó una foto a todo diente con el Mamón embajador de EE.UU. en Argentina en Mar del Plata, el 24 de enero de 2015. Recordemos que el fin de semana anterior había sido encontrado muerto de un balazo en la cabeza el ahora héroe Alberto Nisman. Daniel Scioli entonces, en pleno ataque al Gobierno Nacional se reunió con el embajador de EE.UU. en Argentina y sonrió para la foto. Recordemos la posición de EE.UU. respecto al tema.
No creo que deba extenderme más acerca del significado de este gesto.
Para concluir estas torpes reflexiones digamos que no le tenemos cagazo al disenso y a la lucha que implica transformar a la sociedad en algo más vivible, más digno. Sabemos que buscar cambios, profundizarlos, sofisticarlos, ampliarlos, genera desconformes, porque, señores, hablamos de redistribución de la riqueza y eso afecta a los que la levantan con pala. La aséptica "redistribución del ingreso" supone necesariamente conflictos.
Al contrario, tratar de quedar bien con todos de "unir", "dialogar", etc., es dar por bueno un estado de cosas y consolidar privilegios. Decir que uno busca el consenso indica, en este contexto, que los cambios quedarán a lo sumo en donde están y no se avanzará ni un centrímetro más. Y digo a lo sumo porque en esa negociación por el derecho de pernada el orejón del tarro no es más que una variable.
Y esto último explica el apoyo que recibe Scioli del establishment.
Por eso el color naranja nos gusta solo en tanto fruta.

8 comentarios:

Moscón dijo...

DOS pertenece a la fauna chicle, abundante en la biósfera política nacional. Lo mastica cualquiera y lo tragan los boludos.

OT: Dormi te embicharon el sitio, cuando pones el cursor sobre el link y hacés click te manda a esta basura:
http://settlecruise.org/adjva?q=&transaction_id=1026439220e2af34c7ef7635027760

Anónimo dijo...

Moscón, no es el sitio, es su Winchots el embichau. En Linux no salta nada. Corra a buscar el Flit.

Abrazo,

Luiggi

Carpe Diem dijo...

No, la defensa de Clarín es el equivalente al festejo de los jugadores contrarios cuando te hacés un gol en contra...

Dormidano dijo...

Moscón:
Y si.

Lo del bicho, le pasé un poco de curabichero.
Había un par de adwards dando vueltas.
No se puede dejarles un resquicio a estos batracios.

Dormidano dijo...

Luiggi:
De todas formas había algo de adwarer malicioso.
Un poco de assembler y le rompimos el tujes.

Dormidano dijo...

Carpe:
No estoy tan seguro.
Digo, Randazzo ha sido muy duro con Scioli, le ha dicho más de una cosa y el mundo se indigna con esta pavada que ni siquiera fue tal.
Insisto con un concepto que no puedo comprobar (o sea, me hago cargo de que sea errado): creo que Scioli es la opción de mínima de Magnetto, es su caballo de Troya. Lo dicho, es lo que me se ocurre a mi nomás.

Anónimo dijo...

dos es uno del grupete, últimamente se despertaron que si van tres y pioli no llega, ellos no llegan.
se quieren asegurar logrando una sólo opo y con el falso indicador que estan esgrimiedo de que se está ganando para que se baje la guardia en el lado xst de la vida.

Anónimo dijo...

no se fue, el bicho