jueves, 14 de mayo de 2015

LAS BELLAS ALMAS

...
"Que esa clase esté temperamentalmente inclinada al asesinato, es una connotación importante que deberá tenerse en cuenta cada vez que se encare la lucha contra ella. No para duplicar sus hazañas, sino para no dejarse conmover por las sagradas ideas, los sagrados principios y, en general, las bellas almas de los verdugos." ("Retrato de la oligarquía dominante", epílogo a Operación Masacre, como no podía ser de otra manera, Rodolfo Walsh).
...
Resulta que un día me cansé de las bellas almas. Me pudrí ¿vistes? Se me llenaron los intersticios testiculares y no tengo ganas de que se vayan de nuevo a sus tés con scones sin que alguien les diga cuánto es dos más dos (que tiene una respuesta unívoca al menos en el universo de los números naturales, cosa que cambia si nos metemos con los números finitos).
Bellas almas, como dice Walsh con la certeza que lo caracteriza.
Bellas almas que desbordan de odio y sed de venganza.
Bellas almas que se postulan como ejemplos morales que todo el resto del mundo debería seguir, que canonizan campeones morales que el resto de los simples mortales deberíamos admirar.
Bellas almas que recubren su ferocidad sin límites detrás de un cuidadoso montaje de buenos modales y elegancia impostada.
Bellas almas que piden castigos ejemplares en nombre de dios, de un dios que se parece a ellos mismos.
Bellas almas que retozan en la impunidad que otorga el pertenecer (de hecho o por deseo) a una clase social que ha vivido a expensas del resto de la sociedad.
Bellas almas que poseen una sensibilidad fingida, unas lágrimas que apenas sirven para que la retina no se seque.
Bellas almas que no dudan en pedir muerte y exterminio en nombre de la república.
Bellas almas que marchan por las calles para mostrarnos la superioridad ética en la que pretenden vivir.
Bellas almas que piensan "negro de mierda" y lo traducen en una mirada llena de asco y pinzas y guantes de goma para tocar la realidad.
Bellas almas que invocan a Mirtha Legrand y el insulto "¿se viene el zurdaje?" con un rictus de cosa perdida.
Bellas almas que se refugian en sus cómodas casas de Barrio Parque, Belgrano R, Recoleta, o esos anacrónicos barrios cerrados de la zona norte con nombres pretendidamente tradicionales para conspirar contra todos esos vagos de mierda que viven de su esfuerzo (del esfuerzo de vivir de los demás que tan admirablemente han desplegado las Bellas almas a lo largo de la historia)
Bellas almas que deploran la abolición de la esclavitud, que se conmueven por un tipo de 97 años que ya no puede embocar la meada en el inodoro pero les chupa un huevo la muerte de dos pibes en el incendio de un taller clandestino (talleres de los que se han alimentado las Bellas almas, que son vagas por vocacíón y le llaman "trabajar" a negrear personas, especular con títulos, guardar la cosecha que levantan los peones, etc.)
Bellas almas que braman contra la corrupción pero ponen el grito en el cielo cada vez que tienen que dar cuenta de sus movimientos, Bellas almas a las que la factura electrónica les parece una condena a muerte porque los obliga a confesar sus iniquidades económicas.
Bellas almas que añoran a los militares y ya que no están esos mierdas, acudamos a los tribunales o a cada guarida en donde aniden los monstruos que hacen felices a la gente decente.
Bellas almas que proponen la muerte como método, el castigo como práctica, la segregación como el orden social más efectivo.
Bellas almas que bien podrían usar capuchas y túnicas blancas y estamparse en el pecho las letras que tanto odian agrupadas en un emblema: KKK.
Bellas almas que vieron morir, mandaron a matar, mandarían a ejecutar, mirarían morir a muchos de nosotros si estuviera a su alcance y aplauden a todo aquel que pida justicia sumaria para nosotros que no tenemos la virtud de compartir sus opiniones.
Bellas almas que gritan que no hay libertad de expresión, ni de empresa, ni de nada, pidiendo que al otro le cierren la boca, no tenga derechos laborales, ni pueda ensuciar sus veredas caminando por ellas.
Bellas almas de mierda, metáfora en donde la mierda sale mal parada.
Bellas almas que no respeto un ápice.
Bellas almas a las que no les creo ni el aire que respiran, que no me conmueven con su aureola de perfume importado y trajes cortados a medida.
Bellas almas que expresan el verdadero resentimiento social, la molestia interminable de una sociedad que dejó de ser sólo de ellos, de leyes que dejaron de ser solo para ellos, de derechos que dejaron de ser solo para ellos.
Bellas almas que en la soledad de su miseria no parecen tan malas, pero son el huevo de la serpiente que late y espera.
Bellas almas con las que no me quiero juntar a comer un asado o tomar un mate.
Bellas almas que se han llevado la vida de más de uno de nosotros.
Bellas almas de las que, como dice Walsh, hay que cuidarse como de mearse en la cama.
Porque algún ingénuo, boludo diría yo, puede dejarse conmover por tanto savoir faire y pensar que la civilización está entre ellos.
Que no se engañe, las Bellas almas pedirán al verdugo que nos mate.
Por interpósita persona, porque, como ya hemos dicho, las Bellas almas son vagas por definición y mucho mejor que lo haga otro así luego digo que yo no fui, que no estaba, que me había ido a veranear a Saint Moritz y luego puedo volver y decir que soy una Bella alma.
Y como Bella alma que soy volveré a pedir venganza, porque la justicia nunca me interesó un corno.
Claro que hay una grieta. ¿O alguien de aquí quiere tomar el té con una Bella alma?

8 comentarios:

Daniel dijo...

Bellas almas que no sabían ni donde quedaba Venezuela cuando ese país que tanto hoy "preocupa" a las bellas almas, naufragaba en el 80 % de pobreza y analfabetismo.

Excelente Dormi.

Dormidano dijo...

Daniel:
Pero claro, en esa época Venezuela estaba gobarnada por "gente decente".

Me olvidé de decirlo arriba: señor lector, si recuerdan más hazañas de las Bellas Almas, pueden aportarlas y construiremos un texto más largo y más fundamentado con vuestra colaboración.
Chas gracias.

Colorado del Monte dijo...

Felicitaciones, don Dormi.
Firmo abajo de cada párrafo tuyo.
En vista de lo visto ayer, hay esperanza.
Si tengo que "pensar científicamente", la diferencia en número de presentes en cada marcha cacerola, es el resultado de la inexorable Biología.
Por otro lado: escuché 20 veces el video de TutankaFayt saliendo de su casa y el supuesto "estoy bien. Voy a Tribunales" sólo figura en los subtítulos.
El viejo dice algo así como "Obvnzfhnhxds", de neta inspiración Binner (que también es "socialista")
Abrazo patagónico !!!
...

Anónimo dijo...

Yo he llegado a construir una metáfora del clasemediero que aspira a Bella Alma, que llamo "histeria de la clase media". Todos nos hemos encontrado con alguien que ejemplifique ésta conducta: el tipo nervioso porque el "negro" puede venir a afanarle eso que él llego a comprar "con el sudor de su frente". Tipos que en algún punto necesitan que el de abajo envidie esas pingües muestras de status -como el celular, las zapatillas, el reloj- para sentirse reconocido...

Bueno, a ese pelotudo de clase media le pesa su histeria de clase. Lo que le duele en algún punto de la movilidad social ascendete del "negro" es que éste ya no desea lo que él posée, porque lo puede comprar. Entonces, ante la pérdida de la mirada del otro se siente despechado, y reniega diciendo que por culpa de esos vagos que tienen hijos para cobrar un plan él no puede llegar al LED 4K de 55 lucas, porque "le están comiendo la vida con ganancias". Porque en algún punto, necesita sentirse amenazado para sentirse deseado. Y que el de abajo suba le duele mucho, tanto porque pierde esa altura subjetiva que él sentía que lo elevaba sobre los demás, cuanto porque como ese antes de abajo es su par ahora, ya no tiene nadie que desée lo suyo...

Abrazo, y nunca menos!

Luiggi.

Dormidano dijo...

Colorado:
Muchas gracias.
Lo de la edición de Fayt (emparentado con Mirtha por su condición de fósil) parece un montaje de Capusotto.

Dormidano dijo...

Luiggi:
Es muy bueno lo suyo.
Lo vamos a desarrollar en breve.
Prometido.

ram dijo...

¿Sabe qué pasa, Dormi?, usted es malo y, seguro seguro, es negro o chocolate subido, no desciende de príncipes italianos (como la vecina de mi abuela cuyos viejos vinieron en el mismo barco de carga rotoso y tan cagados de hambre como mis bisabuelos) y no quiere ser clase media gourmet con doña rosa legrand..... horrible lo suyo.
Típico complejo de africano inviable del interior, claro, acostumbrado a los espacios amplios, no entiende la necesidad y el carácter de derecho humano del 55 pulgadas en el monoambiente, o del sacrosanto deecho a la queja del viejo choto reaccionario que extraña a videla, alma bella si las hubo.
Resígnese, la ciudad amarilla no le va a dar un Engels, no sea desconforme y búsquele lo bueno al mauricio, en 3 ó 4 siglos algo, alguito, le va a encontrar, persevere y perderá.....

Anónimo dijo...

Gracias Dormi, publiqué a las apuradas y se me escapó una consideración que me parece importante: el clasemediero necesita de ese deseo transitivo (el "negro" desea lo que yo tengo, por lo tanto desea lo que yo soy) impuesto por la misma sociedad de consumo: yo valgo/soy lo que tengo. Justamente porque esa sociedad le impone el rol de "deseante" y nunca de sujeto de deseo, de sujeto capaz de producir deseo en el otro por sí mismo. Así que la mirada del otro se hace indispensable para confirmar la existencia, aunque sea mirada sea de amenaza. Es un poco lo que les pasa a los yanquis con el enemigo externo elusivo e imprevisible que se inventan cada tanto (hoy es ISIS, antes fue Al Qaeda), etc. Lo necesitan para justificar su bienestar, y tener una razón para defenderlo.

Abrazo!

Luiggi.