domingo, 7 de julio de 2013

FALTABA ESTE

Quienes hayan tenido el disgusto de cursar alguna materia en una de las cátedras de este señor, habrá comprobado el sesgo que le da a la historia Luis Alberto Romero que heredó de su padre, José Luis Romero, el apellido pero no la honestidad intelectual.
De este tema saben mucho por ejemplo, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, en donde el señor Luisito hizo todos los esfuerzos posibles para bloquear cualquier cátedra alternativa a las suya en Historia Social General. La facción a la que pertenece este hombre ha sido denominada "los modernos". Y la lucha contra los modernos en Filosofía y Letras y en otros claustros implica la lucha por la democratización de la universidad contra la que se oponen ferozmente Luisito y sus amiguetes.
Esta insistencia en la exclusividad no es desinteresada: monopolizar las cátedras le brinda además de poder, ingresos adicionales por la venta de los libros que escribió y que son los textos obligatorios de sus cátedras.
Es necesario señalar estas cosas porque, en la asfixia del mundo académico, estos asuntos se pierden.
Más allá de las simpatías que uno tenga o no por las alternativas que se plantean al romerismo, el punto central del ayudamemoria anterior es señalar que, desde Historia Social General a cargo de Luis Alberto Romero se enseña una historia eurocéntrica, con posiciones historiográficas liberales, y que para mantener el monopolio académico Romero incluso contó y cuenta con la invalorable ayuda del diario La Nación, pasquín que le sirve de tribuna para desparramar las peticiones de principio que Romero considera teorías de la historia.
Es ese señor el que dice ésto (señalemos que no recurrimos a la falacia ad hominem sino a contextualizar una opinión para estar culturalmente situados)
...
...
Perdón por escupirle el asado Don.
Así somos los zurditos.

2 comentarios:

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

El Paul Groussac de estos tiempos, se cree el patrón de la vereda y no quiere que nadie le haga sombra, como el pavote de Halperín Donghi.

Momias que defienden quiosquitos académicos

Dormidano dijo...

Satamente.
Momias.
Con una rigurosidad intelectual menos cero.
Los Modernos en la UBA le han hecho mucho daño a la historia argentina.