martes, 4 de diciembre de 2012

DEFINICIÓN MODERNA DE ANTISEMITISMO

Para los halcones defensores de cualquier cosa que haga Israel, su gobierno y ejército, esto es, invasiones, ataques terrestres a aldeas llenas de civiles, bombardeos indiscriminados de campos de refugiados, ataques "preventivos" en donde los únicos muertos son boy scouts que están de campamento, etc., etc., ser "antisemita" implica oponerse a ese supuesto derecho de pernada, de hacer lo que se les cante el culo sin que nadie les pida explicaciones.
Cualquiera que ose refutar esa postura ingresará en el mundo de los antisemistas que esperan que Israel desaparezca y cosas así.
Hoy le tocó a Rafael Correa sufrir en carne propia las consecuencias de esa dilatada cadena de encubrimientos con la que se intenta disculpar el terrorismo de estado de Israel, recubriendo la petición de principio sobre la zona liberada que pretende tener por derecho divino con una supuesta resistencia a los ataques de los árabes. Incluso esta estratagema cuenta con un argumento racista: se sugiere que el "carácter" árabe, los "arabushin" como llaman despectívamente a los árabes, tiene un "defecto" que los inclina a la violencia y al fundamentalismo.
Por eso, con ellos no se puede negociar, solo sirve usar más terror.
Pero acá no nos succionamos el pulgar. No somos antisemitas, no negamos la shoa, ni deseamos que Israel sea borrado del mapa, ni que sus habitantes sean exterminados. Y no estamos de acuerdo con lo que Israel hace en Medio Oriente, como estado mercenario a las órdenes de EE.UU.
Asi que, esta no es la puerta para traer las excusas de costumbre y la indignación de bolsillo con la que pretenden exculparse en todo tiempo y lugar.
...
PD:
¿Sabían que Israel estuvo involucrado en el Genocidio en Guatemala?
No se escucha a la DAIA decir nada de nada sobre ese tema. Es que Guatemala están tan lejos. Ni indignación ni nada que se le parezca. Qué cosas ¿no?

4 comentarios:

Cosmocosme dijo...

Con este post se ganó el doctorado honoris causa de antisemita, téngalo por seguro.
Hace tiempo que las fábricas mundiales de información han decretado que criticar a Israel es sinónimo de ser antisemita, antijudío, etc.
Incluso el mote se lo han ganado miembros de la comunidad judía por cometer la osadía mencionada.

Por ejemplo, recuerdo haber presenciado una verdadera catarata de agravios soportada estoicamente por Alejandro Kaufman (a quien tuve, en otras épocas, el placer de tener como docente), ejecutada a manos de un energúmeno con un nivel de fanatismo que asusta.

Complicado razonar con esta gente.

Rob K dijo...

No comparto la lógica de Correa. ¿Minimizar un crimen porque hubo luego otro mayor? Amia fue una tragedia y Libia otra. Ambas son crímenes, ninguno es disculpable. Salvo que se quieran contabilizar números de muertos, y entonces Hitler y Stalin ganan por goleada y, por comparación, hacen que todo lo demás se vuelva obviable. Falaz esa lógica.

Dormidano dijo...

Rob:
No creo que la intención haya sido minimizar sino indicar lo que Ud. señala y que los halcones de Israel se niegan a reconocer, con la inestimable ayuda de los medios serios del mundo: que Israel comete crímenes por los que no tiene que explicar nada.
Esa creo, fue la intención de Correa: solicitar lo que extrañamente nadie se molesta en pedir, que Israel sea por lo menos interrogado por las atrocidades que comete.

Dormidano dijo...

Cosmo:
Que lo parió.
Voy a entrar en otra lista negra más...