miércoles, 13 de junio de 2012

NO ME SORPRENDE

No me causa estupor, alarma o boca abierta que los que la tienen amarrocada y la consiguieron haciendo harina a los demás intenten mantener las cosas para que nadie los cuestione. Al fin y al cabo defienden sus intereses de clase.
Sí me sorprende que los daminificados por los intereses de los primeros defiendan precisamente esos intereses. Que sería algo así como jugar a la ruleta rusa con el tambor lleno de balas. Y que a esa defensa le llamen con nombres tan estrambóticos como "defender la república", "defender la libertad" o cosas así.
Calculo que lo saben, pero si no lo saben: la libertad en el modelo capitalista no es libertad en sentido amplio, integral. Es nada más que libertad para comerciar. Y la delimitación de la libertad es similar a la que se usa con la propiedad privada (privada: hay que reflexionar sobre esa palabra): en este sistema la libertad se resta (la libertad termina donde comienza la de los demás) y no se suma (soy más libre en tanto el otro sea más libre). La libertad porcionada, delimitada por legislaciones que no están pensadas para defender y promover el desarrollo integral del sujeto sino para defender la propiedad "privada", termina siendo una celda.
En donde medramos, presos, defendiendo a los carceleros.

6 comentarios:

Moscón dijo...

Usté no entiende.¿Que van a hacer todos esos pobres castraditos con su libertad,mas que hacer el coro de la hinchada alentando a sus propios verdugos?

Luis dijo...

soy más libre en tanto el otro sea más libre... Una maravilla.
Lo único que me deja regulando es la calificación de 'damnificados' a los susodichos que aludís, hoy por hoy. En estos dias de amplificacion mediática del indignadito local, con sus historias de vida en The Nation, y sus defensores del pataleo publico (como si alguien se los hubiera impedido), en estos días, digo, vale la pena acordarse y comparar 4 años atrás, cuando una enorme cantidad de víctimas pasadas, presentes y potenciales de los megagarcas se pusieron a apoyar a sus verdugos (ojo, no estoy anunciando epifanias masivas de lucidez politica en los ultimos dos años: víctimas felices de serlo sobran)
Esta vez no generaron el mismo impacto, aunque los parlantes no dan más voceando la falta de libertad a los cuatro vientos.
'Ahora le van a dar lo creditos a cualquier negro y se viene otro Shocklender... es el mantra desde ayer. Su libertad republicana teme por la plata de los jubilados, por más imbécil que suene. Muchos no son damnificados, son tribuna (o quieren serlo aunque estén en el fondo del barril). No ven una celda, ven una habitación del pánico.

Hilda Mendoza dijo...

Tienen tan lavado el cerebro que "todos eran el campo" cuando no eran dueños ni de una maceta...
Aman "la libertad" y si le das un poco, no saben qué se hace con ella, porque "la libertad" es tan abstracta que permite ser libre para morirte de hambre o serlo para comer en puerto madero... Desde ya que a cada uno, le va a tocar comer en Puerto Madero...
¿Síndrome de Estocolmo?

Hilda Mendoza dijo...

La Nación, Clarín y sus secuaces, buscan el pelo al huevo...
Dije por ahí que "todos eran el campo" y muchos no tenían ni una maceta...
Tienen que sembrar ponzoña y seguirán...
El bienestar del pueblo, es inversamente proporcional a las prédicas de los medios oligopólicos...

@tilio ® dijo...

Tus post se están volviendo imprescindibles. Un abrazo

Luis dijo...

Hilda, es lo mismo que tanto gil que se queja de dólares que no vio ni verá en su vida, o, como escuché de una tarada que vive de su sueldo de profesora secundaria: "¿Pero que pasa si tenes que viajar afuera, eh?" advertía mientras trataba de conseguir un viaje en el coche de una colega para ahorrarse el colectivo... (por lo menos esta vez los agrogarcas no lograron que el 'pueblo' llorara a coro por sus pobres hectáreas subvaluadas). Y lo de la ponzoña... no les queda límite. Están en la recta final y salen con todo.