jueves, 14 de junio de 2012

PRIVATE PROPERTY

1.-Hace algunos años (varios) estábamos como cada verano en Mendoza, fatigando senderos en medio de la montaña, intentando acceder a un cerro que nadie había subido antes. En esos menesteres nos encontrábamos cuando de buenas a primeras, en medio de un valle desierto apareció la silueta de un alambrado. Sin poder creer lo que veíamos, avanzamos hacia él. En la proverbial soledad de la montaña alguien, una empresa, había colocado una cerca de alambre de púa y colocado en él un amenazador cartel de letras rojas con fondo blanco que decía "PROHIBIDO PASAR, PROPIEDAD PRIVADA".
Nos miramos entre los cinco que conformábamos la expedición. El alambrado se interponía en nuestro camino de aproximación. Sin dudarlo, trepamos por los hilos y continuamos adelante. Si alguien quería sacarnos del lugar que nos alcanzara en plena altura, transpirando como nosotros.
Parafraseando eso de que la tierra es de quien la trabaja, uno de los compadres de la cordada dijo "los cerros son de quien los sube".
2.-En el medio del desierto mendocino (desierto de travesía para ser geográficamente exactos), a más de 70 km. del pueblo más cercano, vivía una familia. Puesteros, o sea, gente de campo (de verdad, no "el campo") dedicada a la ganadería de zona árida, chivos en este caso. Habitaban un paraje desde hacía más de 80 años. Generación tras generación la familia se había dedicado al cuidado y comercialización de animales. Tenían además un par de vacas para cubrir las necesidades de leche de los niños y un huerto que requería muchos cuidados dado que, como la descripción lo indica, estaba en el medio de una zona desértica.
Tras muchos esfuerzos habían podido comprar un molino de viento y perforar un pozo del que extraían agua para consumir en la casa, para llenar los bebederos de los animales y para la huerta mencionada.
Una tarde la familia viajó al pueblo a buscar mercaderías. El viaje se hacía en una camioneta que se usaba casi con exclusividad para esas ocasiones y para alguna emergencia.
Cuando volvieron, entrada la noche, se encontraron con una sorpresa mayúscula: toda la casa, los corrales, el bebedero, etc. habían sido cercados con un alambrado de cinco hilos, obviamente de púas. Sobre los hilos campeaban carteles que decían "PROPIEDAD DE MENGANITO" (no daremos el nombre de la empresa porque ya se sabe lo sensibles que son). El aviso más grande estaba sobre la estructura del molino, también cercado. "PROPIEDAD DE MENGANITO" se podía leer, casi como una burla.
Al otro día, temprano en la mañana, llegaron unos ubicuos empleados  acompañados por algunos policías y les entregaron un papel en el que la empresa los emplazaba dándoles un mes para irse de la casa y del lugar. Yo vi los carteles y las lágrimas del jefe de familia mientras me contaba el asunto. ¿Se pudo hacer algo? Nada por supuesto, la "propiedad privada" es sagrada.
...
Epílogo:
...
Calculo que sería hora de hablar de los límites de la Propiedad Privada ¿no?

4 comentarios:

Luis dijo...

Si no lo viste, te recomiendo Awka Liwen, el documental de Bayer y colegas. El caso que citás se reproduce en todos lados, y en esa obra las víctimas nos muestran su propia cara y voz.
El viejo anda por todos lados mostrándolo y debatiendo. No se me ocurre una forma mejor de verlo :)

Dormidano dijo...

Luis:
Lo anoto y lo veo.
Cierto. Esto pasó en Mendoza y sigue pasando en éstos días.
¿Cómo se arregla?
Cambiar a toda la justicia mendocina no se puede, quizás asustàndolos un poco...quien sabe...

Moscón dijo...

Que curioso,en la costa rosarina sucede algo parecido,los clubes náuticos conchetos violan la ley de la sirga y se adueñan del espacio público.Esgrimen el facto"Derecho adquirido"(no pagado)sobre los terrenos donde se asientan.¿Esta gente na podrá invocar los mismos argumentos?Esto que digo no es joda ni ironía.

Dormidano dijo...

Moscòn:
Lo hicieron de hecho, pero por una argucia legal puentearon ese asunto de que estaban en el lugar desde hacìa màs de veinte años.
Aprovecharon la movilidad familiar, o sea, que el nucleo de habitantes del espacio habìan mutado a lo largo del tiempo. Lo que, en 80 años, es una verdad de perogrullo.
Y ademàs explotaron la indocumentaciòn de los puesteros.
Una mierda, en fin.
Si quieren enterarse de las empresas involucradas pongan en el google, usurpaciòn de tierras + empresas + mendoza. Ahì està la respuesta.