miércoles, 13 de junio de 2012

UNA IDEA REVOLUCIONARIA

Hoy me levanté revolucionario, innovador, con un espíritu que bien podría colocarme entre la selecta lista de adelantados a mi tiempo. Se me ha ocurrido una idea tan buena, genial diría yo, que he logrado sorprenderme a mi mismo.
Paso a contarles:
Dado el problema que uno tiene al abordar las formaciones del ramal ferroviario intitulado “El Roca”, teniendo en cuenta los amontonamientos que se forman en los andenes conformados por cientos de humanidades que aguardan ansiosas el abordaje de dicho medio de transporte, podríamos interponer un recurso al orden en el aleatorio transcurrir de los trenes de la línea mencionada.
A tal efecto propongo (he aquí mi contribución que como Uds. podrán comprobar no es poca ni moco de pavo):
Delimitar el tiempo de funcionamiento de los trenes. Por poner un ejemplo, que el servicio funcione desde las 4:00 AM hasta las 2:00 AM del día siguiente. Luego, subdividir ese período en porciones de tiempo más pequeñas. Supongamos, establezcamos un hito cada veinte minutos, y así tendremos: 4:00, 4:20, 4:40 y así. A continuación hagamos que los trenes partan en cada uno de esos hitos marcados cada veinte minutos.
Lo demás viene como tirado por un hilo lógico. Tomemos en cuenta el tiempo que necesita el tren para recorrer la distancia hasta su punto de llegada, y lo que requiere para alcanzar cada una de las estaciones intermedias, teniendo en cuenta lo que demora cada vez que se estaciona en un andén y anotémoslo con la minuciosidad del caso.
Con todos estos datos reunidos en un manojo, estampémoslos en un papel que habremos de conseguir previamente. Llamémosle “Horario” ya que usa un parámetro de esa naturaleza para demarcar su decurso.
Apelando a los recursos técnicos modernos, reproduzcamos una y otra vez ese apunte y hagámoslo llegar al público pasajero que espera trenes. También, ¡oh precaución! Indiquemos a los motorman, guardas y demás agentes involucrados en el asunto que deberán apegarse a lo indicado en el diagrama. Porque de lo contrario ¿qué gracia tiene?
Y ya está: mágicamente las multitudes, aunque siempre numerosas, al menos estarán organizadas y podrán prever qué tren tomar en una u otra dirección, incluso en las estaciones intermedias. Ya no hará falta aguardar largas horas la llegada de los convoyes y una sonrisa de felicidad se pintará en las caras que ahora habrán ganado en previsibilidad.
¿Decime si no estuve brillante?
De más está decir: si tiene otras ideas, aunque no sean tan preclaras como la presentada, serán escuchados. Más bien, leídos.

5 comentarios:

Hilda Mendoza dijo...

¿Sabés cuál es el problema? Que no tienen número vivo!!!!
Fijate Victor Heredia pudo componer "El viejo Matías" por estar en Paso del Rey.
Yo propongo número vivo... Vivos sin número, abstenerse

Angel dijo...

Guau!!! es Ud. ingeniero? 8viejo chiste de gallegos)

Dormidano dijo...

Hilda:
Anotado.
Lo pasaré a la Mesa de Entrada...

Dormidano dijo...

Angel:
Diletante. Que es más o menos lo mismo pero sin análisis matemático. Ja.

El Padre Tereso de la Ruta dijo...

¿Ya estamos inventando otro plan mas? "Relojes para Todos",no viejo,así no va,paremos la mano...
Gringoviejo