domingo, 24 de junio de 2012

NI FALTA HACÍA DECIRLO

...
No se puede esperar otra cosa de ellos.
Ni de ellos tampoco.
Ni de ellos menos.

2 comentarios:

Julian Otal Landi dijo...

qué horror! por mas que uno ya lo da por sentado la actitud de la iglesia, siempre indigna! ABrazo

ram dijo...

Claaaro!!!!, ahora me va a venir a decir que un pobre golpista no es una criaturita de dios, que no tiene sensibilidad y que no es obligación de un "pastor" el confortarlo y darle guía.
Vaya sabiendo, don Dormi, que la nube que tenía reservada a la diestra del señor, por impío, se la asignamos al pobre obispo bagayo, ése, el de la minarda en la playa y la tentación diabólica (un niño era más lógico); así que ya tiene la medida de su pecado, el suyo de usted, obvio.