domingo, 26 de junio de 2016

GATO ENCERRADO

El dicho indica: "Como será la laguna que el chancho la cruza al trote". La "encuesta" la llevó adelante Poliarquía (consultora de la que ya conocemos varias hazañas científicas) y aún con ese mensajero tan amigable la "aprobación" de Macri bajó. Para que te lo diga Poliarquía.
Y ya que estamos, juguemos aprovechando a Rolandito Barthes: el discurso está conformado por el todo, y eso inlcuye bajadas, explicaciones y acotaciones. Un simple desmonte discursivo nos informa que en el título existe un "pero" y en la bajada este "pero" está reafirmado con la frase "la brecha entre la percepción de la situación actual y la futura es muy amplia".
Ergo: queda en evidencia la imperiosa necesidad de amortiguar la primera afirmación acerca de la baja de la aprobación. ¿Por qué este esfuerzo adicional?
Quizás la explicación anide en este párrafo de la nota: "En ese sentido, un detalle del informe que preparó Poliarquía podría resultar preocupante para el jefe del Estado: la gente que desaprueba su gestión aumentó de 25% a 43% en poco más de seis meses.".
Este dato, que es el dato central del informe, aparece en el sexto párrafo de la nota. Para que el impacto sobre el lector sea menor, previo a objetivarlo en letras de molde, consignan otros ¿resultados? que favorecen a Macri. Un gran "pero" elaborado en cinco párrafos. 
De esta forma tratan de revertir en el discurso los ¿resultados? del estudio.
Insisto: deben existir otros datos procupantes acerca de la ¿imagen? de Macri que Poliarquía no nos va a contar. Pero como en la paradoja de Schrödinger, conjeturamos que el gato puede estar más muerto que vivo. Claro, Poliarquía no abrirá la caja para que el momento irreversible del colapso de la función de onda no ocurra.
Pero hay más de donde salió el sexto párrafo. La chicana clásica de la pesada herencia recibida que usa Poliarquía, replicando las excusas de Cambiemos en un sospechoso tandem discursivo, está ahí para desviar la atención.
Pero acá, a ese elefante, ya le vimos la trompa.
...
...
¿Por qué coloco entre comillas "encuesta" y entre signos de pregunta ¿resultados?. Porque desconfío profundamente de la rigurosidad científica y la solvencia técnica de Poliarquía. Cualquier estudio que se precie de tal al comienzo del análisis consigna cuántos sujetos conforman el universo analizado, lo ubica geográficamente y esboza una descripción (al menos breve) sobre las características generales del mismo.
Sin esa información básica cualquier otra cosa que venga a continuación es una petición de principio, una mistificación plagada de axiomas y porcentajes arbitrarios. La pregunta clave ante estos cortes estadísticos sería: ¿el 58% de qué?.
Por otro lado el resumen del informe que hace esta nota incurre en una sinécdoque nada poética: dice "casi 6 de cada 10 argentinos". ¿Encuestaron a la totalidad de la población del país? Porque la afirmación anterior solo es posibles si hubieran entrevistado a todos los argentinos. Por supuesto tal cosa no ocurrió. De lo que se sigue que "6 de cada diez argentinos" es una afirmación falsa. Distinto sería "6 de cada 10 personas entrevistadas para la encuesta".
El objetivo es la construcción de un sujeto colectivo que debería coincidir punto a punto con el universo de la encuesta de forma tal de sugerir que el sentido común analizado en una porción determinada (y anónima) es la percepción de "la sociedad".
Burda la operación, aunque tenga numeritos para disfrazar el asunto.

5 comentarios:

Juan Guillermo Cocina dijo...

Por más que la quieran dibujar, la realidad es una sola. Este gobierno se dirige hacia su propia destrucción. No hay nada que detenga esto. Ni Cristina presa. Lo que resta saber es si dejarán algo en pie antes de caer. El tiempo dirá. Por lo pronto, estoy convencido de que este régimen republicano-oligárquico está empeñado en barrer todo espacio de construcción política popular. Lo cual reduce nuestras posibilidades, aunque es evidente que aún hay espacios para hacer política. No todo está perdido.

Cambiemos tiene los días contados. Ahora bien, ¿qué pasa con el campo nacional-popular?

Creo que se encuentra en un proceso de desintegración. Pero esta desintegración no responde totalmente a "agachadas" ante el establishment, de ciertos sectores como muchos se empeñan en creer (aunque algo de eso hay). El campo popular se está reorganizando. Cada sector busca nuevas tácticas, nuevos espacios, busca la manera de sobrevivir, de negociar espacios de poder. Y está bien. Sobre todo porque la conductora no conduce. Hay que aceptar que no hay conductor, por lo menos hasta ahora. Cristina está empeñada en otras cuestiones. En el Instituto Patria y en el gaseoso Frente Ciudadano, cosas que no disputan poder en ningún lado. Me parece que está queriendo enfrentar a los fierros mediático-judiciales solo con flores y buenas intenciones. Pero bue. Ella sabrá.

Esta desintegración del campo popular en este momento nos juega a favor, porque en esta confrontación de amigo-enemigo que estamos viviendo, cada vez más y más al margen de cualquier regulación democrática (creo que ya los límites democráticos han sido largamente desbordados) la dispersión le dificulta al enemigo la tarea persecutoria y represiva hacia los opositores. Ya no hay un núcleo visible donde golpear, sino dos o tres personajes conocidos que tienen mala imagen, como De Vido o Aníbal Fernández. El gobierno represor entra rápidamente de este manera en el modo "paranoia", típico de los gobiernos fascistas. El enemigo está en todas partes. Lo vemos claramente en cada acto público del presidente: vallas, gendarmes, carros hidrantes, etc. La antinomia pasa de ser:

campo popular / "clases" medias y altas (con su representación plena en el poder ejecutivo y judicial) y establishment

a ser:

campo popular y "clases" medias / gobierno represor y establishment

Es decir, que el gobierno se divorcia progresivamente de la mayor parte de la sociedad civil.

La rearticulación de los diferentes espacios panperonistas de cara al futuro bajo un nuevo perfil y liderazgo (o los mismos, veremos) puede llegar a darse, con total seguridad. No hay que perder la cabeza ni arrancarse los pelos. Esta es una carrera de fondo.

Daniel dijo...

"Se mantiene el optimismo" (!!!) Guácala!!!

donchango dijo...

En unos años más vamos a ser el África, no se rían, leí por ahí que hay más desnutrición en el Perú en varios países africanos, lo que pasa es que ustedes son unos racistas.

Norberto dijo...

El problema Jan Guillermo es que lo que se está desintegrando es el malón de caciques, los indios pueden dudar por instantes, pero tienen claro que cacique los dirigió para llegar a tener cosas que hoy le parecen inalcanzables, y por si fuera poco todas las operaciones son tan burdas que se le ven las costuras sin necesidad de anteojos.
Nunca menos y abrazos

GrouchoMarx dijo...

Suena levemente delirante el análisis de estos chicos.
Apunto:
1) De acuerdo con esta encuesta, al 10/12/15 Macri tenía el 71% de aprobación por su “gestión” que todavía no comenzaba. Curioso apoyo
2) SI consideramos ese 71%, tenemos que pensar que tenía la adhesión de TODOS sus votantes de la 1ra. Vueta, TODOS los de Massa, TODOS los de Stolbizer, TODOS los de la izquierda y uno de cada 4 votantes de Scioli.
3) Hoy tiene un 56% de aprobación, es decir que tiene más aprobación que los votos de la segunda vuelta. Es decir que, 1.200.000 que tipos que NO LO VOTARON, hoy, gracias a la brillante y excelsa gestión, cambiarían a su favor.
4) Los universitarios son más fieles al estadista que los, apenas, con enseñanza primaria. Un 61% de la gente ilustrada confía en el mejor equipo de los últimos 50 siglos. Cerremos las universidades.