martes, 15 de marzo de 2016

CUANDO TE BAJÁS LOS PANTALONES MIRÁS HACIA ADELANTE: OTRA VEZ LOS MEJORES ALUMNOS

Si no les das el gusto, si los cuestionas y discutís su injerencia en la política interna del país, si ponés en duda su pretendida condición de amos del mundo, entonces mirás para atrás, usás una retórica de los años 70 y cosas así.
Lo que no dice Obama Bin Laden es que las estupideces que dice Macri y las políticas de Macri también pertenecen al pasado. A un pasado mucho más reciente que el 60 o el 70. Las políticas y la supuesta mirada hacia adelante de Macri pertenecen a la década de los 90, en donde los complacientes funcionarios mantenían sus pantalones abajo con EE.UU. todo el tiempo. En esa época el presidente de nombre capicúa y Fúlmine como el que habita del sillón de Rivadavia por estos días se limitaba a decir "-Si bwana" cuantas veces hiciera falta, rompiéndole el lomo a los que tenía que gobernar para satisfacer la mirada hacia adelante de los EE.UU. que consiste en que todos aporten para que ellos la pasen bomba.
De ese modo modo hubo "apertura, transparencia, competitividad, progreso" y los argentinos prosperaron "de un modo que no ha ocurrido por mucho tiempo". Tanto prosperamos que fuimos a dar de cabeza a diciembre de 2001. Tanto progresamos que casi nos quedamos sin país. Aplicando la "mirada hacia adelante" ya que estamos en "una nueva era"
Mirada hacia adelante y nueva era las pelotas.
Este escamoteo pretendidamente modernizador es nada más que la apelación al retorno al peor de los pasados. Ese pasado que muchos globoludos han olvidado. Un pasado en donde no decidíamos nosotros sino el FMI, el BM y la Reserva Federal de EE.UU., todos coordinados por el Departamento de Estado y la embajada local. Ese pasado en donde los ministros de economía y los presidentes tenían que ir a mendigar endeudamiento y apoyo. Ese pasado que nos dejó a un paso de la muerte como sociedad.
Lo que dice Obama y lo que propone Macri no es mirar hacia adelante, es volver al pasado.
Y tampoco es nuevo el elogio de un presidente de EE.UU. a la actitud servil de sus funcionarios coloniales.
Ni qué decir que este tipo viene al país en momentos en que muchos de nosotros recordamos con dolor el golpe de estado de 1976, que EE.UU. apoyó, financió y alentó. Pedirá disculpas, aprovechando la oportunidad, calculo.
La otrora potencia dominante está tratando de reconstruir lo que ya se le escapó. La ceguera estúpida de los ineptos amarillos nos vuelve a convertir en el patio de atrás de este imperio moribundo (uy, retórica de los 70, perdón Obama). Con lo que logran dos cosas, una detrás de otra: condenarnos otra vez a la dependencia asfixiante de los organismos financieros internacionales y segundo, nos ponen de nuevo en la línea de fuego. Porque alinearse automáticamente con EE.UU. por estos días tiene su precio. Un precio pavoroso que muchos países pagan con sangre.
...
...
Cada soy más cristinista
Ahh, nueva era es new age
Andá llevando

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dormi, no es ceguera estupida, son los intereses de las castas repudiadas como las llamaba Evita. En su momento sometieron al pais al poder britanico, despues al poder yanqui y ahora, porque les conviene, regalan el pais al imperio de la usura de los Judas. Actuan como testaferros de un poder extranjero, lo hicieron desde que esto era el Virreinato del Rio de la Plata y lo seguiran haciendo mientras el pueblo no tenga conciencia y siga en el boludeo.

Dormidano dijo...

Anónimo:
El capital no tiene color, patria, ni religión. Eso también hay que entenderlo para que el combate tenga alguna probabilidad de éxito.

Con respecto a la ceguera: hablo de ceguera en torno a los intereses de los propios entregadores que sacan tajada pero no la que podrían tener si jugaran a ser ellos mismos.
Digamos, lo digo asquerosamente capitalísticamente hablando.

Anónimo dijo...

Lei su comentario en el blog del contorsionista discursivo por excelencia. Hace poco alguien que se ve que lo conoce de Tandil, le reclamo que se pase la vida sin laburar y asi es que se entiende lo afanoso de sus operetas diario de Irigoyen a favor del poder de turno. Ahora se ha reavivado y vuelve a militar para Scioli presidente del PJ. O sea que el peronismo, los blogueros peronistas (como el Pibe, etc.) no tienen arreglo. Se la tragan doblada estos dias en que la traicion es el comentario del dia pero de autocritica cero. Y estan dispuestos a retomar el lucrativo laburito que dejaron antes de las elecciones (y que tanto contribuyo al desastre impidiendo la discusion transversal).

Anónimo dijo...

Dormi, hay ciertos conceptos que lo hacen relinchar como un caballo asustado. No se puede tapar el cielo con un dedo, es impresionante como se muestran como mplacables enemigos nuestros, fijese como la Corte de Apelaciones acaba de correr el arco.

No es solo la codicia asquerosa que les corre por las venas, el Medio Oriente se va a volver inhabitable por el calor a corto plazo y nosotros vivimos en un paraiso semivacio.

ram dijo...

Plantear que el lumpenaje amarillo es algo así como "capitalista" es una joda de tinelli; acá no hay una "transición" capitalista, hay un volver al siglo 18 y a alumbrarse con velas.... ¿qué capitalista .- con un octavo de neurona útil - va a aparecer con el verso de "vamos a fabricar fideos y galletitas" y va a tirar a la basura la fabricación de satélites o el desarrollo de tecnología nuclear?. Y no digo nada de "justicia", "satisfacción de necesidades básicas", no, nada de éso, hablo de "capitalistas" que hacen moco negocios, negocios enormes, donde las mayores inversiones ya están hechas y los riesgos casi anulados.... llamarlos parásitos, comisionistas, burros, porquerías, cualquier cosa menos capitalistas, si son su negación más grosera.