lunes, 18 de enero de 2016

EL PESIMISMO OPTIMISTA

 ...
El pueblo jamás se equivoca.
Se equivoca cuando es "gente"
Se equivoca cuando es "vecino"
Porque cuando es "gente" o "vecino" apenas es un grupo de cosos que sobrevive sin saber porqué y casi nunca paraqué.
Un rejunte de individuos que profesan lo que llamaré aquí Optimismo Pesimista. ¿Lo qué? El Optimismo Pesimista consiste en una falsa actitud positiva de adaptación permanente a lo que sea (el primer término del par ordenado"Optimismo"), actitud que recubre una mirada profundamente conservadora y pesimista acerca de las circunstancias de existencia colectivas (las individuales pueden modificarse, y ahí tenés el germen del capitalismo): o sea, pesimismo en cuanto a la sociedad dada. Esta última está ahí y no se te ocurra cambiarla; adaptate, acomodate como mejor puedas y carcajeate, sonreí, ponete el gorro con estrellitas y aplaudí los últimos éxitos de Lali Espósito. ¿Total? En general quienes poseen este optimismo pesimista desvían cualquier intento de análisis con un falso humor liviano que impide mirar más allá de lo evidente. Más que nada porque ese ejercicio recubre con una mano de pintura un orden de castas que no desean discutir dado que en algún momento planean ascender a una casta superior. Y caen en la trampa, dado que una casta es un estamento cerrado y está ahí como cebo y panacéa inalcanzable. Un santo grial de poder y gloria para reforzar la mirada soñadora y reaccionaria.
El pueblo en cambio, posee (o debería poseer) la mirada contraria: o sea, el Pesimismo Optimista. El sujeto advierte que su realidad concreta de existencia no es buena en términos de igualdad de oportunidades, distribución del ingreso, etc (o sea, es Pesimista como condición indispensable para una crítica de lo existente). Entonces sostiene que tal estado de cosas debe ser modificado, cambiado, revolucionado. Por lo tanto, es Optimista en tanto piensa que la sociedad no es una supraentidad que permanece igual a sí misma por los siglos de los siglos, sino un proceso en marcha, construido por sujetos como él y por tanto, modificable por esos mismos sujetos, entre los que se incluye. Es una mirada del movimiento, de la movilidad en sentido fuerte, dialéctica en tanto el momento actual debe ser cuestionado y, tal como dice Marx en la Tésis XI sobre Feuerbach: "Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo".
Es entonces este pueblo el que no se equivoca. La "gente" o el "vecino" permanecerán en sus respectivos asientos. El pueblo, si es pueblo, no.
Añado dos definiciones de "pueblo" que han estado detrás de estas reflexiones:
-."Un pueblo es una serie de elementos equivalenciales que aparecen unificados relativamente alrededor de un significante vacío o hegemónico” (Laclau, Ernesto, "El pueblo, lo popular y el populismo", 2010, pág. 144)
-."Un pueblo en sí es todavía potencialmente un actor que en el consenso acepta la dominación, no descubre que está oprimido porque le encubren sudominación; pero cuando descubre, cuando entraen conciencia de que es oprimido, empieza a ser el pueblo para sí y entonces la comunidad política se escinde, una parte de ella es el resto del bloque histórico en el poder. La otra parte es lo que vamos a llamar estrictamente pueblo, aunque pueblo no incluirá a las clases que se ponen como dominantes, porque así también puede haber una clase media que se ponga como popular. No es una cuestión de nacimiento, sino de una posición en la sociedad (Dussel, Enrique, "El pueblo, lo popular y el populismo", 2010, pág. 121)

18 comentarios:

marcelo ignacio dijo...

No comparto tu punto de vista, pero te agradezco el optimismo.
Ahora, ¿el tuyo también es un optimismo pesimista? Qué ironía, si así fuera.

Como sea, sí es cierto que el acomodamiento, el apoyo a cosas como las que estamos viviendo, el sueño de subir en la escala social (dejando atrás a los demás) necesita que el pueblo no sepa que es pueblo, que crea que es sólo un amontonamiento de individuos. Sólo así puede creer en la autopromoción sin promoción de la comunidad, sólo así puede creer que eligiendo bien se salvará cuando todos los demás estén en el horno, sólo así puede creer que echando a la calle o bajando los sueldos de sus vecinos a él le va a ir mejor. Y sólo así la famosa cita (de un autor muy poco famoso) de primero "vinieron por..." deja de tener sentido, o deja de tener un final en primera persona.

RT dijo...

“No es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que determina la conciencia”

Anónimo dijo...

La primera parte es una descripción científica, de laboratorio, del televidente de Tinelli.

Daniel dijo...

Excelente.
Justamente el nuevo ministro de cultura Avelluto denostó el significado de Pueblo y ponderó en su lugar el que los estadounidenses invocan "la familia" como el sujeto de interpelación social calificado. Que el pueblo no es considerado por allá.

Dormidano dijo...

Marcelo:
¿Le parece que soy profeso el optimismo pesimista?
Si es así, me expliqué bastanta mal.

Dormidano dijo...

RT:
Satamente. Pésele a quién le pésele.

Dormidano dijo...

Anónimo:
Alguna vez me extenderé sobre este tema. Espero haber acertado al menos un par de sílabas.

Dormidano dijo...

Daniel:
Gracias.
Es que "pueblo" es un concepto revulsivo, movilizante en sí. Familia, gente y vecino son un canto a lo establecido.

Iris van Kirsten dijo...

La fórmula "Pesimismo optimista" que ud enuncia me recuerda a eso del "pesimismo de la inteligencia" y "optimismo de la voluntad" de Gramsci que le oí varias veces a Aliverti...
Por mi parte y pidiendo disculpas de antemano por la imperdonable autorreferencia, suelo decir ser "pesimista obstinada". Pesimista porque veo que estamos en la lona y recibiendo una lluvia de golpes, y porque no creo que nadie, salvo los multiricos , se salve solo... Obstinada porque sigo creyendo que igual hay que ponerse de pie...

Anónimo dijo...

El segundo concepto describe a los no muchos miles que asisten tozudamente a las plazas de Sabbatella y otros.

Anónimo dijo...

En nuestro pais por lo menos un cuarto de la actividad economica es devorada por la intermediacion parasita y superflua.

Interesante lo que dice el nuevo ministro de economia de Venezuela

http://www.lanacion.com.ar/1863176-luis-salas-el-cerebro-de-la-nueva-politica-de-maduro-para-resolver-la-crisis-economica-en-venezuela

marcelo ignacio dijo...

No, disculpame: no dije que fuera "ese" tipo de optimista pesimista, sino que tu actitud podría serlo. Pero bué, yo tampoco soy muy bueno para hacerme entender. Por eso vos tenés blog y yo no. Imaginate si tuviera que estar haciendo este tipo de aclaraciones a cada rato.

Dormidano dijo...

Iris:
En estas circunstancias la obstinación es uno de los modos del optimismo.

Dormidano dijo...

Anónimo:
Si.

Dormidano dijo...

Anónimo Off Topic:
Acá también

Dormidano dijo...

Marcelo:
No hay problema.
Le cuento un secreto, tengo un blog más que nada para tratar de explicarme a mi mismo muchas cosas que no logro comprender y mire que intento e intento.
Sobre mi actitud en estos días, me estoy volviendo a sentir como en aquellos años en donde asomaba mis narices a la política e inmediatamente me las llenaron de gas lacrimógeno.

marcelo ignacio dijo...

Uf, yo también escribo (y mucho) en un sitio web para entender y aprender. Y escribo mucho; despacito voy aprendiendo a escribir. Como efecto colateral termino enseñando a varios miles de pobres lectores que saben aún menos que yo, pero no es para eso que escribo. Lo que yo quiero es entender yo.

No te voy a decir dónde escribo, adiviná.

Dormidano dijo...

Marcelo:
De endeveras no se me ocurre. ¿Página?¿Artepolítica?¿Huinca?
Me doy...