lunes, 29 de junio de 2015

AYUDAMEMORIA PARA ANALFABETOS Y ANALFABESTIAS POLÍTICOS

Mi querido analfabeto y analfabestia político:

Las noticias que llegan de Grecia ¿no te hacen acordar a algo? ¿Te resultan familiares? ¿No despiertan algún eco en esa cabecita calva del lado de adentro? ¿No? ¿Ni una sola imagen vuelve a tus retinas? ¿No sentís cierto dolor en el órgano sensible que, en tu anatomía, claramente es el bolsillo? ¿En serio? ¿Nada?
A ver si esto mueve ese sorete atravesado que no te permite hacer sinápsis.
¿Ahora sí? ¿Un poco? ¿Alguito?
...
 ...
Bueno, poné en movimiento esas dendritas, acá tenés un poco de ayuda. Y otro poco por si falta. Debería asustarnos repasar la memoria de aquellos días. Debería, digo, porque parece que...
Bueno mi querido Analfabeto o Analfabestia Político, tampoco es la primera vez que vuelve a ocurrir. Ya le pasó a Chipre, lo que nos pasó a nosotros y lo que le está pasando a Grecia. ¿Semejantes casualidades no te hacen por lo menos sospechar algo? ¿Quizás un plan para dejarnos a todos con el tujes mirando al sudeste y no asiático?
¿No?
Estás peor de lo que pensaba amigo mío.
Porque los tipos que nos mandaron de culo a la crisis de 2001 ahora golpean tu puerta para tomar mate y decirte que ellos van a salvar a la patria. Cosa que bien podría ocurrir si desistieran de cualquier candidatura. Pero no. Vuelven camuflados por sus privilegios. Privilegios que te excluyen analfabeto o analfabestia. No sos parte del círculo en donde esa reserva moral se mueve. Sos, y es bueno que te lo tatúes con un pirograbador, fungible. Completamente fungible. No interesás más que como quintacolumnista de un surtido de intereses que te cagan, por lo que tus elecciones políticas no hacen más que cargarte a vos mismo, que sería lo mismo que ir a defecar, atajar el sorete con una mano, ponerlo en un plato y decir que es una novedad gourmet. Así de asqueroso.
Cuando pensás en votar por un tipo como el alcornoque amarillo además, nos estás cagando a todos. Yo sé que lo que querés es venganza, porque pensás que el progreso es hablar con una papa en la boca y deplorar a la mersada y todos esos negros de mierda no solo me estorban sino que me recuerdan quién soy en realidad, de dónde vengo y toda la escenografía de bossa nova y almuerzos en restó. Venganza porque ellos no y yo sí, que me pelé el culo y acá estoy y cómo que esos vagos de mierda viven de "mis" impuestos.
Ya lo sé.
Pero por lo menos pensá que la comodidad de tu "chalé" depende de que a toda la mersada le vaya más o menos bien. Acordate, pedacito de boludo, el cartel que campeaba en una villa miseria de los noventa: "Bienvenida Clase Media"
Un esfuercito. Uno nada más. Dale, haceme la gamba.

Un amigo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me he encontrado con que muchos de mis compañeritos de laburo -porteños bien ellos, votantes manifiestos del PRO- me decían cosas como "uh, mirá, esto todavía pasa en el mundo?" o "así les va a los griegos, se la gastaron toda y ahora quieren zafar". Hay que tener la cabeza colonizada en serio para pensar que la culpa es del chancho y no de aquel que le vende la comida y le cobra por comerse sólo una parte nomás...

Encima hoy los tentaron a los griegos con un "paquete de ayuda" que de ayuda no tiene un pomo, porque ni van a ver esa guita ni les va a achicar la deuda.

Cosas veredes, Dormi... tener poca memoria es una cosa, pero ufanarse de no tenerla (sin ser el Viejo Vizcacha) es rayano en la estupidez. En fin, que sigan coleccionando globos amarillos.

Un abrazo enorme, y a no bajar los brazos!

Luiggi.

Dormidano dijo...

Luiggi:
Ahí tiene el sorete aludido en pleno funcionamiento.
Uno no puede creer hasta donde se hacen o son boludos.