miércoles, 11 de marzo de 2015

NI LERDOS NI PEREZOSOS, LOS COMPETITIVOS AL ATAQUE

Aprovechando la volada, no sea cosa. La UIA "reclama" al gobierno que "modere los costos industriales, como los salarios". De esa forma, aducen, serán más competitivos. 
Nuestros "empresarios" no conocen otra forma de ser "competitivos" más que bajando salarios, congelándolos o, si fuera posible, declarando la esclavitud general para "contener los costos industriales y hacer más competitivos los diferentes sectores manufactureros":
No les pidan a los tipos más imaginación que ésa. Nada de invertir en tecnología, investigación de procesos industriales, en desarrollo de nuevos mercados, etc. De poner guita ni hablemos. De bajar los salarios sí.
Ninguna otra cosa les interesa.
Y acá tenés la confesión de parte:
"Los empresarios saben perfectamente que una devaluación fuerte del peso se traduce en una aceleración inflacionaria que rápidamente absorbe la competitividad ganada por la medida. Por eso, apuntan a trabajar para evitar la proliferación de tasas e impuestos a nivel nacional, provincial y municipal; la demora en el recupero de saldos impositivos; el no ajuste por inflación; el incremento de la litigiosidad y el ausentismo; la demora para cancelar pagos de importaciones, costos ambientales sin una contraprestación clara, entre otros. Según la UIA, estos factores terminarán impactando negativamente cada vez en más sectores que están condicionados por la menor competitividad, lo que "sumado a un contexto aún incierto de evolución futura de precios y salarios compromete las expectativas de ingresos y rentabilidad de cara al 2015", según la entidad"
En ningún párrafo de la citada nota los tipos dicen que harán algo, que pondrán alguna cosita de su parte. Como siempre: socializar los costos y privatizar la ganancia.
Fermoso.
...

2 comentarios:

Q dijo...

Dormi, no se cuanto es la influencia del salario en costo final del producto en la industria pero no debe ser mayor al 5%, son unos caraduras.

Dormidano dijo...

Q:
Si. Son unos tremendos caraduras. Porque lo que quieren es que les financien sus costos y les multipliquen las ganancias.
No solo el poder judicial necesita renovación. El empresariado también debería renovarse, al menos para que la denominación se acerque más o menos a lo que dice representar.