miércoles, 2 de octubre de 2013

ANALFABETO POLÍTICO III: ANDANTE CON MOTO

...
L´UOVO
...
Pese al sentido común (que es el más traicionero de los sentidos) el analfabeto político no crece con profusión en las clases menos favorecidas (por decir algo, decir “bajas” suena fiero porque tiene una connotación peor que lo dicho anteriormente). Muy por el contrario, el analfabeto político florece en aquellos sectores en donde ya se han resuelto algunos problemas económicos. 
¿Y esto por qué? 
Aquí tendremos que decir algo del capitalismo en relación a la tópica de la sociedad: para quienes son pobres estructurales o marginales, el capitalismo es una realidad que los extermina sin eufemismos. Estando fuera del sistema de una u otra forma, no hay mucha piedad con los sujetos que se encuentran en esa posición. No hace falta adularlos, convencerlos o tenerlos contentos. Se los combate y ya. Con mayor o menor intensidad, con esta o aquella estrategia. Ser la porción más débil de la sociedad los deja en un estado de indefensión tal, que pueden ser atacados con frecuencia sin que ocurra casi nada, sin que haya repercusión mediática alguna, impunemente bah (búsquese aquí uno de los motivos por los cuáles se los usa como chivo expiatorio de casi todo, más que nada de la “inseguridad” que para estos sectores es la tónica de su vida cotidiana). 
Y, aunque no siempre puedan conjeturarlo o ponerlo en palabras, saben que el sistema que los coloca y mantiene en donde están, es un enemigo. Lo saben a ciencia cierta y no se hacen ilusiones, al menos, no como nosotros nos hacemos ilusiones. 
En el otro extremo se encuentran los que se ven favorecidos por el capitalismo, los ganadores finales, los que acumulan la plusvalía, los que tienen el chupetín por el palito, etc. Ellos también tienen plena conciencia del capitalismo, de cómo funciona, de sus efectos y de lo que hace falta para que funcione. Saben que necesitan mano de obra barata y gente que la controle, también por monedas. Son los defensores conscientes del capitalismo dado que la vigencia del sistema les asegura a ellos sostener sus privilegios y acrecentarlos. 
O sea, unos y otros diseñan estrategias que provienen de un análisis dramático de la realidad, dado que en un extremo necesitan sobrevivir a los embates del capitalismo y en el otro, asegurar su existencia. 
En el medio, en esa nebulosa zona nace y florece el analfabeto político (no se usará la expresión “clase media” dado que la clase está relacionada con la capacidad económica y, como se ha dicho, el analfabeto político está desasido por imaginario de sus condiciones concretas de existencia, es más preciso decir “estamentos medios”, en tanto un estamento cultural se define por sus consumos idem). 
El analfabeto político, dada su posición económica también es víctima del capitalismo. Pero él no se siente víctima sino aspirante. Siendo parte de las clases subalternas cree que él no es como esos “negros”, que además le han enseñado: tienen la culpa de todo (y él ha estado muy contento de aprenderlo). Los mira por encima del hombro, así como observa desde abajo del pedestal a los que están en el otro extremo. Como tiene esa esperanza persistente en su destino de gloria, nunca atacará a los que están en ese pedestal, si, en cambio, a los que están por debajo (imaginariamente) de su dignidad. Y los atacará porque sostiene que ellos tienen la culpa de sus problemas y porque le recuerdan lo que apenas maquilla el sueldo y las compras en cuotas. 
Para el que lo explota hay un guiño cómplice y para los otros un escupitajo. 
De esa mirada interferida surge su analfabetismo político, que no es otra cosa que la ética de las clases dominantes que el analfabeto comparte esperando que lo dejen entrar alguna vez en ese paraíso. Y como esa ética le indica girar hacia allá o hacia acá, pero nunca en la dirección que le conviene, ahí anda el analfabeto, perdido como perro en cancha de bochas. 
No sabe, o se hace el que no sabe, que esas puertas están cerradas para él ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
...

6 comentarios:

Adrian Anido dijo...

Muy buena la serie maestro!!
El problema es que es imposible hacer razonar al analfabeto político, la única esperanza es a largo plazo tratando de sacar del camino de la ignorancia a los hijos del analfabeto, no es fácil, pero no creo que sea genético, con mucho libro, palabra y algún porrazo los pibes aprenden...

Moscón dijo...

Que perfecta descricpción de la colimba, y la carrera militar.

Dormidano dijo...

Adrian:
Muchas gracias.
El camino es complicado, más que nada porque el sistema necesita del analfabeto para asegurar su reproducción.

Dormidano dijo...

Moscón:
Tiene razón.

rinconete dijo...

Muy bueno.

Durante el caso Dreyfus, que generó una ola de antisemitismo en Francia a fines del siglo XIX, Proust escribió que el cochero se decía antisemita para sentir que pertenecía al mismo mundo que su amo.

En la época de Martínez de Hoz, un tío mío que vivía de hacer changas y del sueldo de docente de mi tía, me explicó que el drama de la Argentina era "el exceso de Estado".

Alguien que nunca había sido detectado por el Mercado, que había nacido y vivido gracias al Estado, pedía que se corte la rama sobre la que se apoyaba sólo por sentir, durante la duración de la frase, que compartir los lugares comunes de Martínez de Hoz le harían beneficiarse de las mismas prerrogativas.

No hace falta aclarar que ni el amo ni el ministro consideraban que esos pelagatos formaban parte de su mundo, sólo se beneficiaban de su analfabetismo político.

Aguante #LaTerryGuilliam

Saludos,
r.

Dormidano dijo...

Rinconete:
Chas gracias.
Pienso en un tío mío que alguna vez tuvo guita y la tiró a la marchanta con una eficacia que lo dejó con una mano atrás y otra adelante en medio de la tormenta.
El tipo se crió con mi papá, dado que son hermanos, y la pasaron de verdad mal, muy mal. Comían salteado, se vestían con lo que quedaba de lo que quedaba y así.
Con esos antecedentes, mi tío, que maneja o manejaba (lo perdí convenientemente de vista) un taxi, despotricaba contra esos negros de mierda, zurdos asquerosos, muertos de hambre y que el estado deje de meterse porque ensucia todo. Ahhh, pero que le dieran subsidios para el combustible y los repuestos, y no le cobraran impuestos, estado de mierda, etc.
Estamos jodidos con ese imaginario, muy jodidos.