martes, 24 de septiembre de 2013

LAS CUENTITAS DEL SEÑOR REATO

...
Se está poniendo de moda "desmentir" el número de los desaparecidos. Tal como en este caso, en donde el tipejo éste, Ceferino Reato, descerraja sus remanidos argumentos en torno al número de los desparecidos, incluso indicando que "él mismo contó". Una mente brillante.
Vamos a contestarle a esta lumbrera: primero y principal, siempre supimos que el número que este energúmeno pone en duda es una estimación. Chocolate por la noticia Reato, se estiman 30000 desaparecidos. ¿Y por qué una estimación? Son varios los motivos: los "nombres" a los que alude el periodistoide del artículo corresponden a las denuncias presentadas con nombre y apellido ante la CONADEP y otros organismos de derechos humanos. En estas listas hay 10000 detenidos-desparecidos y 2400 muertos, y según el proyecto www.desaparecidos.org. la secretaría de derechos humanos tendría un listado que alcanzaría a 14000 nombres.
¿Entonces por qué 30000? Las listas contienen los nombres de los que recibieron una denuncia. Pero hubo una enorme cantidad de casos en los que no hubo una denuncia. Por ejemplos, la ruptura del vínculo del desaparecido con su familia, la falta de parientes o amigos que hicieran la denuncia, la represión contra grupos familiares, sociales y laborales que fueron exterminados de forma tal que no quedó nadie para hacer la denuncia, el miedo de los que quedaron lo que les impidió hacer la denuncia, la ausencia de organismos en donde hacer la denuncia etc. Es más, y de acuerdo a lo indicado, es probable que el número de 30000 sea bastante conser vador.
 Cuando el prócer de pantalones cortos, Ceferino Reato, funda sus argumentos sobre "contar" nombres, lo que hace es escamotear la verdad en dos sentidos: no hay una denuncia por cada desaparecido por las razones expuestas y además, contar nombres que sí fueron denunciados oculta la inmensa mayoría de los casos que no lo fueron pero que efectivamente están desaparecidos.
Por otro lado, Reato sabe que los únicos que podrían confirmar estos datos son los amigos a los que él mismo quiere defender. Los militares nunca entregaron los listados de desaparecidos, pese a que llevaban una ominosa contabilidad de esos casos. Si hubiera que pedirle precisiones a alguien, pero Reato jamás lo hará, habría que solicitárselas a los genocidas. Ellos sí tienen la posta. Y permítanme que sospeche: si realmente el número de desaparecidos fuera el que dice Ceferino (de muy mala fe por otra parte) hace rato que los documentos se hubieran filtrado a modo de alegato morigerante. Pero la cifra es inconfesable. Y eso lo sabe Reato y sus simpatías. Por eso juega con la temible incertidumbre de no conocer el nombre de todos los desaparecidos. De todas formas, los datos duros dan por tierra con la estimación de Reato (con la "cuenta", un gran investigador, como se puede ver).
Por último: Reato juega la carta del dolor de los que quedaron, víctimas, familiares, etc. Esta es una muestra de perversidad profunda y lamentable. Primero, porque juega con los sentimientos de esas personas intentando fundar sobre él algún tipo de olvido. Segundo, porque usa ese dolor para intentar clausurar la búsqueda de verdad y justicia que sigue siendo acuciante, más que nada para los que no han podido tener voz, ni rostro, ni denuncia, que son silencio. Un silencio que Reato aprovecha para declarar con unánime y arbitrario criterio, que no existen.
Es cierto que los 30000 desaparecidos son una bandera. Que nadie lo dude. Y que son una bandera política. Que tampoco haya dudas sobre esto. Una bandera política que intenta fundar una sociedad sobre la necesidad de esclarecimiento y castigo del horror y todos sus responsables: militares y civiles.
Y pese a que Reato y tipos de su calaña (que hay varios y por suerte hablan y no desaparecen) procuren obturar esa búsqueda, no habrá ni un paso atrás.
Para cerrar diré que siempre se perseguido la justicia. No la venganza. Por eso ningún genocida fue atacado, golpeado, etc. No hubo atentados contra ellos. Dieron cuenta de sus actos en instancias judiciales. Y pagarán sus culpas en la cárcel. Con todas las garantías que la democriacia establece para cualquier ciudadano.
No es moco de pavo, si me lo preguntás. Tipos como Reato y sus amigos no serían tan benévolos, dado que la democracia y la república les interesan como excusas, nada más. 
...
Nota: quiero agradecer a Eduardo, comentarista habitual de este blog, por alcanzarme el artículo de Reato. Por lo general no suelo leer La Nación. No tengo un estómago tan resistente. 

17 comentarios:

Anónimo dijo...

No es casual, estan tirando un argumento para que la clase mierda lectora de Caras tenga para repetir en los asados. El tema no se sostiene ni remachado, no importa el numero sino la aberracion de la masacre publica. Ellos lo saben bien pero el tiro por elevacion es a la clientela cacerolera que esta "indinada" por la duracion y la fortaleza del periodo democratico.

Mariano T. dijo...

Es publica la lista de 14.000?
Lo de que eso encima se duplica por un numero enoooorme de personas que nadie extrañó, nadie denunció, nn en vida, es francamente una afirmación que si el tema no fuera tan trágico sería payasesca.
No hace falta ser farsante para defender los derechos humanos y pedir justicia.

Mariano T. dijo...

Es publica la lista de 14.000?
Lo de que eso encima se duplica por un numero enoooorme de personas que nadie extrañó, nadie denunció, nn en vida, es francamente una afirmación que si el tema no fuera tan trágico sería payasesca.
No hace falta ser farsante para defender los derechos humanos y pedir justicia.

Dormidano dijo...

Anónimo:
Para nada casual.
Como evidencia ahí está el comentario de Mariano T que me exime a mi de respuesta alguna.

Dormidano dijo...

Mariano T:
Si su argumento fuera serio merecería una respuesta.

Carlos Balmaceda dijo...

Están además datos como los de la DINA, el servicio de inteligencia de Chile, que se puede ver aquí en inglés http://www.taringa.net/posts/info/16542367/Informe-del-601-donde-admiten-al-menos-22-000-desaparecidos.html
Pero Mariano T. que reúne la laboriosa condición de ser un nazi hijo de mil putas y un idiota (no cualquiera, eh) qué puede entender.
Bueno, cuando pase este gobierno, y volvamos al neomenemismo, dejará de andar por los blogs, donde tanto lo han vapuleado (¿te acordás de Mundo Perverso, Marianito?) porque lo único que quiere hacer la muy loca es descargar la amargura y fascismo que le despertaron estos años. Después se irá a rumiar su "en este país no se puede vivir" en charlas de ascensor.

Adrian Anido dijo...

Estos tipos se están poniendo de moda, despues dicen que no hay libertad de expresión, inundan las librerías con sus rios de mierda (no de tinta). Hoy bajando al subte me escuentro con tres afiches de propaganda, el primero de GARCAP que dice "en la vida hay que elegir, el 74% de los argentimos ya elegimos, dimos el primer PASO", el segundo la publicidad de un librejo "El relato kirchnerista en 200 expresiones" y el tercero el de este HDP de Reato "viva la sangre". Todo absulutamente tergiversación de la realidad, todo dirigido a un público que presumen menos inteligente que ellos y que pueden engañar, de corazón espero que no sea así, espero que las mayorías sepan separar la paja del trigo, no es fácil pero hoy la pelea es esa, saber explicar de que se trata y convencer con actos de gobierno pero también con la palabra "la verdad debería siempre llegar mas lejos que una sarta de mentiras".

donchango dijo...

A mi lo que me inspira confianza en Ceferino es que escribe en el diario La Nazión que jamás tuvo simpatía por las dictaduras militares.

Mariano T. dijo...

Notable la reacción agresiva que provoca cualquier controversia sobre el tema.
Desde el punto de vista de la calificación de crímenes de lesa humanidad, es irrelevante si fueron 7000 o 40000.
Pero es medio inexplicable que una cifra deba ser santificada como si estuviera escrita en piedra y Moises la hubiera bajado desde el monte Sinaí.
Es un número abierto a revisión. A mi me parece que 30.000 es una cifra inverosímil si la comparamos con un número de casos documentados que no llega a la mitad.
Había una época en que la izquierda y centroizquierda era intelectual, no un grupo de barra bravas que echa espuma por la boca si se les cuestiona un dogma o una bandera.

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Carlos:
Hablando de evidencias...

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Adrián:
Si, se han transformado en legión.
Lo que usan como dispositivo es apuntar directo al prejuicio de "la gente". Saben que ahí hay resortes que saltan siempre en la misma dirección.

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Don:
Pero claro, garantizado...

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Mariano:
¿Le parece que esta es la primera controversia sobre el tema? ¿Ud. cree que es la primera vez que se discute, que lo discuto? ¿Ud. cree que es la primera vez que uso estos argumentos? ¿Ud. piensa que es fatuidad obsecada lo que aquí ve, al menos de mi parte?
No se equivoque, es, hay que llamarlo de alguna forma, hartazgo. Porque volver a discutir lo mismo una y mil veces termina hastiando a cualquiera. Más que todo porque la discusión está anclada a argumentos sino a prejuicios que repiten prejuicios.
Si leyó bien el post verá que el número de 30000 es una estimación. Y no caprichosa. Tiene sus motivos, los cuales se expusieron de manera sintética en el texto. No es un número santificado ni una verdad revelada. Y lo que se discute es esclarecimiento. Si tuviéramos precisiones de quienes deberían revelarlas, quizás discutiríamos de otra forma.
Ahora, Ud. dice que el número es irrelevante. Yo sostengo que no. Y no por el impacto que un número cause (ahí si no interesa si son 7000 o 70000, porque todos y cada uno son importantes) sino porque el número oficial aún deja afuera a los que desaparecieron y su desaparición no fue documentada oficialmente. No sé si leyó lo escrito, pero hubo familias enteras, grupos sociales completos, colectivos sociales completos que desaparecieron y no hubo nadie que haya podido presentar una denuncia formal. ¿Cómo es que uno sabe que esto pasó? Porque hay testimonios de los que compartieron el horror de los campos de concentración y pudieron verlos, oirlos, y luego infomar que pasaron por allí, pero no están registrados. Bueno, quizás sí, pero los militares no entregarán esa información.
Ese es uno de los caminos, pero hay más. Uno de ellos fue presentado como evidencia en los comentarios. Y por si faltara algo están los archivos del Plan Cóndor que también contienen nombres y presunciones operativas.
Y hay más, pero esto ya es bsatante.
¿Ud. cree que el número no importa? Claro que sí, porque todavía hay desaparecidos sin entidad. Y ahí sí Videla gana.

Anónimo dijo...

Los argumentos de Reato se parecen a lo que hacían aquí:

https://en.wikipedia.org/wiki/Institute_for_Historical_Review

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Anónimo:
Bastante se parecen.
Peligrosamente se parecen.
Parece que el huevo de la serpiente prospera siempre en los mismos lugares fogoneado por los mismos canallas.

ram dijo...

Dormi, usted se pasa de listo, ignora panchamente que la "contabilidad creativa" es un derecho humano fundamental. Y el insigne periodista reato es, casi seguramente, un humano sujeto a derechos. Vió?, así es el garantismo perverso.
Y es sorprendente que un graduado universitario (dicen las malas lenguas que mariano t. es ingeniero), especialista en números, desconozca, ignore o se haga el distraído con el detalle de que detrás de todo grupo o personaje iluminado y acostumbrado a violar derechos humanos (y simples humanas y humanas también) tien detrás de sí toda una burocracia que le registra las hazañas - ¿se acuerda de eichmann?, bueno, ése era el burócrata contador de los campitos del adolfo, un santo que no mató a nadie, vea; apenas los registraba, pobre angelito.
A que si marianito o reato preguntan, encuentran a los "contadores" de por acá, así no discutimos más si eran 30 mil, 10 mil, o 6, 7 u 8, no?. Eso, traigan los registros, chicos.

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Ram:
Ahí está.
Le pedimos las listas a Don Reato que se la solicitará amablemente a sus...sus...bueno, esos...