miércoles, 10 de octubre de 2012

¿DÓNDE ESCUCHÉ ESTO ANTES?

Estos argumentos ya los escuché antes ¿dónde? ¡Qué memoria de merde la mía! No me puedo acordar.
Por otro lado, ya volvió a las andadas Don Henrique Capriles, que, dicho sea de paso, no ganó ni en su propio estado.

8 comentarios:

iris dijo...

No pueden contra Chávez y les da rabia a estos figurines.

Cosmocosme dijo...

Este Capriles "pasó por alto" dos pequeñísimos detalles, a saber:
El excedente de esa renta, en lugar de ir a parar a los lujos de una minoría (de la cual él, casualidades de la vida, es parte) sirve, entre otras cosas, para diversificar (financiar) la industria (labor ardua, que todos los países industrializados llevaron adelante, por más que nos quieran vender que Inglaterra prácticamente nació siendo una potencia manufacturera), engrosar las reservas, fundamental herramienta para aplicar determinadas políticas fiscales y monetarias de darse panoramas menos alentadores respecto del precio internacional del crudo. Vale decir: tener poder de decisión sobre asuntos económicos.
Capriles tampoco dice que, en realidad, su propuesta es vivir del crudo (y , en el mejor de los casos, de la entrada de capitales trasnacionales que más dolores de cabeza que beneficios suelen traer), pero sin contar con estas dos herramientas.
Dicho en criollo: volver a ser un país exportador de materias primas e importador de todo el resto, aprovechando las "ventajas comparativas" ricardianas.

Ya sabemos en que termina eso.

Y él también lo sabe (calculo, aunque si es el sosías de Macri, podía llegar poner en duda esta última afirmación)

ram dijo...

Usted, Dormi, para variar, malinterpreta al pobrecito capriles, el tipo tiene toda la razón del mundo por no preferir un socialismo dependiente del petróleo, es un morochito moderno, con cara de siglo 21 - nada que ver con ese petiso retacón de Chávez, indio que se quedó antes de 1492.
Ahora la onda, verde, ecológica, limpita, es el hidrógeno y hacia allá rumbea don henrique con h, ahí está el futuro y que al petróleo se lo queden los yanquis, si ya no va a servir más.
Es una lástima que en un bló tan concurrido, usted insista en propagandizar el atraso y la mala onda, le tira palos al ratzi, al niño mauricio, a la niñísima antonia, a la esclavista mamá y ahora, se hace internacional, denostando a este cabal demócrata y ocupador de embajadas de países peligrosos. Muy mal ejemplo el suyo.

Jack Celliers dijo...

Mucho mejor cuando estaba Carlos Andrés Perez, hasta el caracazo Venezuela ni salía en los diarios, ni había corrupción, ni nada.

De todas formas hay un problema que sí merece atención, y es que este régimen no es socialista, ni nada por el estilo. Como el kirchnerismo, se trata de un gobierno apoyado por cierto sector industrial que intenta medrar en medio de la crisis capitalista mundial. Y eso no se sabe cuánto dura, lo que sí sabemos es que el capitalismo está descompuesto.

La oposición es tan peluda, tan bestia, tan ignorante, que nos olvidamos de ser críticos con el gobierno por un razonable miedo a la polarización, y porque nadie quiere aparecer pegado a los caceroforros o la patota de Moyano y Micheli -como le ocurre a cierta izquierda troska descerebrada-, pero no hay que olvidarse que Gerardo Martinez no es en realidad mucjo mejor, y que los enemigos de que este proyecto se vuelva más inclusivo están también dentro del propio gobierno.

Que la clase trabajadora debería tener una expresión política independiente, eso quiero decir, bah.

Dormidano dijo...

Iris:
Ni con su sombra pueden, mire lo que le digo...

Dormidano dijo...

Cosmo:
En definitiva, volver a los privilegios, al derecho de pernada.
Lo que siempre piden, bah.

Dormidano dijo...

Ram:
Mi mamá siempre me dice que por éstas cosas me voy a ir al infierno, pero eso ya lo sabía.

Dormidano dijo...

Jack:
Comparto.
Nadie más que yo lamenta la inexistencia de una oposición que merezca ese nombre.

Y con los "gordos" no quiero nada. Ni antes, ni ahora, ni después.

Eso último, sería un lindor.
Yo me desilusiono cada vez más, y siendo de izquierda, al PTS, al PCR y a todos esos nostálgicos...