sábado, 8 de septiembre de 2012

GAJOS DEL OFICIO: EL OLMO Y EL PERAL

Debido a este post he recibido una buena cantidad de correos a favor y en contra. Me han escrito defensores de Lanata y de 6,7,8.
A raíz de semejante cantidad de ismaeles, emilios o e-mails, como quieran Uds., voy a agregar unas papas más al guiso.
A los defensores de Lanata les cuento que nada de lo que dijeron ha hecho que cambie de opinión. Y tampoco sirvió insultar al mensajero en serie, con insistencia y premeditación. Indico además que aquello de no hacer en forma directa propaganda del Grupo Clarín que aparece como una ventaja táctica, también es una argucia para intentar no mostrar el juego y hacer pasar como toda la realidad lo que es solo una mirada. Y aquí 6,7,8 saca ventaja dado que este programa no esconde sus intenciones bajo la cubierta de un pretendido periodismo independiente. Asi equilibramos los tantos ¿vió?
A los defensores de 6,7,8 que también han enviado una variedad de mensajes, algunos muy interesantes y otros, debo decirlo, ataques personales similares, no iguales, a los que lanzaron desde su teclado los defensores de Lanata, debo repetirles lo mismo que dije un párrafo atrás: pegarle al mensajero es una estrategia absurda. 
Quiero agregar para los defensores de 6,7,8 que yo no espero nada de Lanata. Ahí está la diferencia. De PPT espero lo que ofrece, o sea, bardeo, ninguneo, investigaciones a medias, histrionismo de baja estofa, etc. No tengo ninguna expectativa con ese programa. No le pido peras al olmo.
Pero sí aguardo de 6,7,8 la superación de PPT, le pido a 6,7,8 por estar en donde está y sostener el discurso que sostiene, que apunte hacia otro tipo de mecanismo, aún manteniendo su propio estilo que no está en discusión, que se proyecte por encima de PPT y espacios televisivos similares apoyándose en una mayor rigurosidad periodística, ampliando el debate, etc.
O sea, le pido peras al peral, porque es el peral el único que puede dar peras.
Porque es un peral. no un olmo ¿verdad?

2 comentarios:

ram dijo...

Y de pedigüeño nomás, se encierra en un problemita, le pide peras a un programa de tele, que no es un peral.
No se puede separar 678 de su razón de ser, la defensa mediática de un gobierno, un proyecto político.
Usted insiste en ver a 678 como algo de existencia propia (el peral) pero no lo es.
Los pedidos y reclamos no son al programa sino a la productora y al cliente (el susodicho proyecto) que lo sostienen y manejan.
Ahí hay que pedir, reclamar por lo que no hay y debiera haber; las miradas y las voces que debieran estar y no están. Una estrategia comunicacional que, si existe, es mala.
Ningún peral hace milagros, un programa de televisión menos y, fíjese el detalle, no son escasos los que del lado "propio" ya le declararon la defunción a 678 por innecesario, demodé y otras excusas, para poner NADA.
Imagínese la alegría de mañeto y demases cómplices.

Gustavo Atilio Rui dijo...

Bogger no me tomó un extenso comentario que iba en sintonía con el de RAM.
Quisiera al menos repetir que su posición me recuerda a la de aquellas mujeres, que habiendo pasado el enamoramiento, nos enrostran defectos que siempre tuvimos y nos reprochan la ausencia de virtudes que jamás pretendimos poseer. Una herramienta es una herramienta y no todas. Y esta sigue manteniendo su vigencia. Prueba de ello es el alboroto que generó tu post.
Un abrazo.