miércoles, 22 de agosto de 2012

ALCEN LAS BARRERAS

Esta mañana, ni bien ingresé en las catacumbas en donde remo cual galeote para comer día a día, me encontré con una discusión al menos bizarra. Para ser exactos, el debate tenía lugar en el salón que sirve para tomar un café, almorzar, etc. y que tiene como ventana al ¿mundo? un televisor de no sé cuántas pulgadas que, por obra y gracia de manos anónimas, casi siempre está sintonizado en TN.
Allí, muchos laburantes como yo, que viajan en tren, en subte, que traen el almuerzo en simpáticos tupper, que cuentan monedas para comprar un alfajor, que buscan descuentos para comprar sánguches de milanesa, que apenas llegan a fin de mes arañando las paredes que ayer se han levantado, ellos, polemizaban acaloradamente sobre este asuntejo de levantar las barreras de los countries y derrumbar sus muros. El tono de la charla era cuasi violento, con argumentos en contra y a favor (la mayoría en contra, hay que decirlo).
A mi, por ser quien soy, la cosa me interesaba poco y nada. Digamos que si en mis manos estuviera, hace un rato largo que no habría ni muros, ni barreras, ni guardias de seguridad (una vez vi un cartelito en uno de esos antros del confort que decía "Prohibido Pasar - Guardias Armados - Cuide su Integridad") Es más, no habría barrios privados ni countries. Así como tantas cosas. Por eso es que no soy político yo ¿quién me aguantaría?
En eso estaba, pensando que tenía que ir al baño para evitar charcos incómodos cuando uno de los caballeros de la mesa redonda me increpó a cara de perro y me preguntó: "-Y vos, que sos medio zurdito, ¿qué pensás de este asunto?" dijo el exaltado al tiempo que completaba la consulta con una serie de acotaciones como "-No puede ser", "Primero no te dejan comprar dólares y ahora ésto"-Esto es comunismo",  "-Nos falta Chávez y somos Venezuela" y "-Si quieren zurdos que se vayan a vivir a Cuba".
Sabiendo que mis declaraciones serían atacadas con todo y armada inglesa, puse cara de boludo (cosa que me cuesta poco, bueno es admitirlo) y pregunté con toda la inocencia que me fue posible: "-¿Cuántos de Uds. viven en countries o barrios privados?".
La contrapregunta causó un profundo silencio.
Una se animó a retrucar: "-Bueno, yo no, pero tengo una prima que vive en Pilar en el countrie..."
Objeté: "-No, parientes no. Pregunto por los que están acá".
Otra vez silencio.
Con aire de quien ha desmontado una trampa peligrosa dejé caer un comentario final:
"-¿Entonces, por qué se preocupan?"
Este triunfo retórico tan rápido, posibilitado por la impericia de los oponentes (me hubieran podido refutar de muchas formas, pero para eso tendrían que conocer esas argucias lógicas que el bueno de Schopenhauer volcó en el librito de estratagemas para tener razón) me dió tiempo para tomar con tranquilidad mi café y pensar en serio en el tema.
Pensé que la sociedad está lo suficientemente enferma como para defender que algunos, los que tienen cómo, vivan encerrados "a salvo" de sus semejantes. Debe ser profunda la herida que portamos a cielo abierto para que muchos estén dispuestos a justificar estas situaciones que objetivan la brecha entre pobres y ricos de manera dramática. Por un lado, la seguridad como bandera que se impone mediante ese discurso de un mundo de sensaciones y por el otro, el concepto de poder de Poulantzas vivito y coleando mezclado con el asunto de los aparatos ideológicos mentados por Althusser y la potencia del habitus postulada por Bourdieu. En vivo y en directo frente a mis fauces rendido un león.
Y como buen refutador de mi mismo que soy, pensé cuánto de ésto está metido en mis propias apreciaciones del mundo. Debe ser bastante porque alguna vez confundí libertad de empresa con libertad. Aunque de esos berretines me curé hace mucho y a fuerza de palos y gases lagrimógenos.
PD:
Faltó en el comentario anterior mentar el sagrado derecho de propiedad que convierte a unos en dueños de otros, apropiándose de espacios colectivos que se evaden al disfrute público, o sea, se expropian (que lindo usar esa palabra contra sus cultores). Y llegó Don Constantini para recordárnoslo, como es debido, manga de troscovitas.

13 comentarios:

roberto dijo...

La gilada del medio pelo defiende los barrios privados, porque les gusta que los garcas que alli viven los sigan cagando.

Dormidano dijo...

Roberto:
Creo que sí.
Y además, conjeturo, porque alguna vez quieren vivir en un barrio privado o countrie con un falso nombre telúrico tipo "Los Aljibes" o "El Bagual", sin que nadie los cuestione.
Cuánta razón tenía Jauretche.

Anónimo dijo...

O a lo mejor quieren pagar sus impuestos como baldíos y no como barrios privados o countries.

Dormidano dijo...

Anónimo:
No creo, si ellos son tan sensibles y tienen tanta responsabilidad social que da náusea...
Pasa que somos desconfiados nosotros ¿no?

ram dijo...

¿Sabe qué pasa, Dormi?, usted no quiere a nadie y se pone en contra del legítimo deseo, de pobretones como uno, a aspirar a vivir alguna vez, algún día, en algún country con el jet set.
Como diría nuestro monseñor favorito, pura envidia la suya.

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Ram:
Me descubrió.
Le confieso que yo practico frente al espejo la cara de asco que tendría que poner si viviera en uno de esos lugares y tuviera que salir al mundo exterior en donde moran los tipos ésos...

iris dijo...

A los liberales siempre se les olvida que no hay derechos absolutos y que su deseo paranoico de huir de los demás choca con el derecho de circular por el espacio público (que ellos privatizan) (oia, sí que es gracioso usar sus argumentos en su contra).

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Iris:
¿Vió?
Una lindeza.
Probemos desarrollando su idea:
-A quién corresponda: los arriba firmantes desean presentar una denuncia en contra de los Countries y Barrios Privados del país por obstaculizar el derecho a circular que, como todos sabemos, es súmamente sagrado. Recordamos también que este derecho es invocado una y otra vez por los denunciados, por lo que, apoyándonos en sus argumentos, solicitamos el desmantelamiento de tales emprendimientos que estorban la vista y la circulación.
Archívese.

¡Qué lindo!

Daniel dijo...

Iris; a los liberales se les escapa todo en cuanto a ideas. Tienen tres o cuatro que rondan alrededor de la vida placentera en una isla y los demás que se las arreglan, pero que no jodan porque los cagamos a tiros.
Si, ya se que abundan los teóricos del liberalismo, pero en sus inmensos tratados, dicen alguna otra cosa que no fuera ornamento para adornar estos tres o cuatro tópicos?

Daniel dijo...

Y usted Dormi, menos mal que es "medio zurdito". Si lo fuera del todo esos interrogatorios se los harían con picana y encapuchado.

Luis Quijote dijo...

En los lugares donde casi siempre está sintonizado TN, no les cobran el cable.
Me lo dijo un "bolichero".

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Daniel:
En mi augusta y extendida vida me he escapado por un pelo se semejantes apremios ilegales.
Espero seguir con la misma suerte.

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Luis:
Es muy probable.
Acá en este laburo hasta la respiración tiene precio.
Se lo garanto.