jueves, 14 de julio de 2016

YA QUE LES GUSTA EL SINCERAMIENTO, JUGUEMOS AL SINCERAMIENTO

El señor vampire que funge como ministro de energía (¿les dije que suprimí las mayúsculas para referirme a puestos que ocupan los tipos de cambiemos? les aviso ahora, mientras duren, "ministro", "secretario", "presidente" contarán con ese tratamiento acorde a la categoría de los detentantes) juega con la paciencia de todos y redobla la apuesta: los tarifazos (dice) no alcanzan para cubrir "los costos" y por eso habrá más aumentos. 
...
...
Me voy a sobreponer a las ganas locas que tengo de enviarlo en remerita y ojotas a cruzar los hielos continenrales para realizar una petición. Simplona, más bien primitiva, hasta pedestre. 
Ya que estamos en plena etapa de "sinceramiento" voy a solicitar exactamente éso: sinceramiento.
En este pequeño y emotivo acto pido, no, pedir no, exijo conocer la estructura de costos, completa con pelos y señales, de las empresas que brindan servicios públicos: electricidad, gas, agua, teléfonos, salud, etc. Quiero saber en detalle cuánto les cuesta, cuánto invierten, cuánto les cobran de impuestos y más que nada, cuánto ganan. Sin dibujos, sin excepciones, sin letra chica. Todo. Nada de que "no se puede porque entregaríamos información a la competencia", "es confidencial porque atañe a la operación diaria, etc.". Me chupa un huevo. Me importa tres malditos carajos. Quiero toda la información acerca de los costos. Y la quiero para ayer.
¿Para qué? Para saber si estas quejas munícipes acerca de que no cubren los costos tienen algún parecido a la realidad. No sé, si no cubren sus costos, entonces durante años han estado ¿perdiendo plata? Dale. Juguemos al sinceramiento. Sinceren los costos. Que el margen de ganancias real esté ahí para verlo, sopesarlo y ponerlo en cuestión.
Y aprovecho la oportunidad para hacer extensivo este pedido a todas las empresas. Todas. Supermercados, lavaderos, salones de fiesta, bancos, financieras, exportadoras, lo que se te ocurra. Quiero conocer los costos reales de cada una de esas empresas. Completos. Sinceramiento, bah. Les quiero contar las costillas porque de ese conteo depende lo que ganan o pierden, lo que gano y pierdo. 
Y como soy un jodido quiero que esa información sea pública. Porque los orejones del tarro tenemos el derecho de conocer cuánto dice un tipo que le cuesta producir algo o brindar determinado servicio para poder analizarlo, decidir si es cierto o no y actuar en consecuencia.
Repito: sinceramiento.
Sinceramiento de costos (parece que les gusta esta expresión) que es además sinceramiento de márgenes de ganancia. No se preocupen si la información es muy "técnica". Tenemos nuestros propios jodidos para evaluarla.
Insisto: sinceramiento
Ni más ni menos.
Quiero saber si lo que dice Aranguren es cierto. Y de no serlo (como sospecho) poder meterle una patada en el culo de una potencia notable. A él y a las empresas a las que les interesa el país que viven de exprimir un mercado cautivo. Por ejemplo, si del análisis de los costos y beneficios de una cadena de supermercados deducimos que los tipos tienen márgenes de ganancia promedio superiores al 300 % y a los productores les llegan las miguitas, entonces podríamos decidir quitar del medio a esas entidades filantrópicas y comprarle derecho viejo al productor, o presionar a esas empresas tan mani pulite para que obtengan márgenes de rentabilidad que no se parezcan a una estafa.
Para todo eso quiero sinceramiento de costos.
No me parece mala idea ¿no?
Puro sinceramiento.

6 comentarios:

Mariano Liva dijo...

Si señor. Comparto su postura y exigencia. Esto que acaba de plantear del "sinceramiento" tiene que ser uno de los reclamos de hoy y la accion a tomar por el conjunto popular. Que bajen las cartas todos las empresas canallas y muestren si nos estan cantando "falta envido" con 24 (como el Presi que le gusta hacer analogias con el Truco) Ojala esto se haga eco y tomemos la posta.
Cuando los k lo quisieron implementar a los gomazos, a medias o como sea se los tildo de intervencionistas, abuso de autoridad, coartacion de la libertad de empresa y la sarta vaina, con la ley de abastecimiento y toda la historia del Tirano Moreno. Entonces ahora que la taba se revirtio. Que el pueblo se alzo, que somos oposicion y que hasta sus votantes mas dormidos les cayo la ficha que el mundo privado los recontra caga. Es el momento para ir a fondo con nuestro "sinceramiento". Hijos de puto y puta
Saludos!

Mariano Liva dijo...

Audiencia Publica YA!!!

Adrian Anido dijo...

Pedirle sinceramiento a estos tipos? Imposible, no conocen el concepto.

Marioaya dijo...

Me da la impresión que se evitó la audiencia pública para evitar mostrar el verdadero estado de la situación, que está muy lejos del de la propaganda pro, por lo tanto será muy difícil conseguir un "sinceramiento" que se pueda mostrar

RT dijo...

Dormidano:

Todo este post para no reconocer que está claro que en términos gastronómicos se puede explicar y saber de costos. Cualquiera sabe que, hacer y comercializar una pizza o millones de pizzas, es equivalente a unidades BTU o barriles de petróleo. Así que no le pida huevadas al mejor equipo de los últimos 50 años: prenda el horno de la cocina, póngase a cocinar, y verá lo costoso que es el gas. Algo circular el argumento, pero la cuestión es demostrar: Si le cobran caro el gas, es porque el gas es caro.

Por caso, supongamos que usted hace empanadas en un horno que funciona con gas.
Necesita: A Edgardo que cría las vacas, Daniel el veterinario, Carlos y Juan Carlos, alguien que siembre el trigo y alguien que amase la masa, Nilda con sus cebollas, las papas de Pablo, algunas con pasas de uva y otras con huevo, huevos que alguien transportará, buenos gobernantes que se ocupen de tener buenas rutas, los huevos, Germán y su camión, un camión que un empresario tendrá que fabricar y un comerciante tendrá que vender, y un mecánico cada tanto hacerle un service, gremios que cuiden a cada uno de los que trabajan y creen en este ambicioso proyecto, por si se pincha una rueda la gomería de Fabián, y una estación de servicio para cargar nafta, si la empanada es al horno, alguien proveerá un horno y si es frita una sartén, por último necesitamos una abuela como María Teresa y a su nieto Iván...

Pregunta: ¿Cuál es el precio de una docena de empanadas que involucra el trabajo de tanta gente? ¿$100, $1000, $10.000? Visto de esta forma, no tiene precio, no se puede saber. Aunque en principio el sentido común nos dice que si involucra a tanta gente, pagar el trabajo de todos requiere que el precio de las empanadas sea muy alto, tan alto que es para unos pocos bolsillos. Ahora bien, dicho esto, si queremos empanadas para muchos podríamos ver en donde bajamos los costos. Veamos: Las vacas se exportan, tiene precio internacional y Edgardo quiere la mayor ganancia posible. Daniel pasó más o menos 20 años de su vida estudiando, quiere un buen salario. Carlos y Juan Carlos tienen que pagar impuestos y ¡las nuevas tarifas! El que siembra el trigo también con precios internacionales, difícil sacarle un precio para el mercado interno. Daniel , Fabián, Nilda con sus cebollas, Pablo (el de las papas) y las pasas de uva y los huevos, son mercado interno, así que esos sí que se tienen que adaptar a lo que hay, sino perecen.
Pero es asunto de los buenos gobernantes aprender en el diario hacer... Y para los buenos gobernantes es importante que todos coman empanadas. Así que sinceramente y honestamente hay que reconocer que es un problema que Daniel, Nilda, Pablo, el productor de las pasas de uva, el de los huevos, que van a la gomería de Fabián, a cargar nafta y al mecánico, es decir, todos, para hacer empanadas, necesitan comprar un horno o una sartén. En eso hay un filón.

Entonces, de tres insumos para hacer las empanadas, en dos podemos intervenir para bajar el costo. No en el gas, que es importado y ya habíamos demostrado que si cobran caro el gas, es porque el gas es caro, pero sí en los hornos y sartenes que podemos traer importados que son más baratos que los fabricados en el país. Así que si de tres insumos bajamos los costos en dos, habremos reducido los costos en 66,67%. Excelente, me encanta esa cuenta, porque si además le damos tarifas reducidas al 30% de la población: Estamos por el buen camino.
Pero traer hornos y sartenes importados nos deja en un atolladero: Hornos y sartenes importados, sinónimo de desocupación en nuestras fabricas. Entonces no van a comer empanadas, de ahí que surge la pregunta: ¿Que se puede hacer?
Y la respuesta es sencilla: Hacer una propaganda de como se hace una empanada.



Dormidano, noooo! noooo! deje la silla en su lugar, que de sombrero no la quiero.

PD: Y que conste en actas del blog que no pongo la parte en donde para bajar los costos se crea la corporación de la empanada (imagine), de la cual el CEO de la misma llega a ministro para desde el ministerio sincerar el precio de la empanada

ram dijo...

La vida te da sorpresas, decía Rubén Blades, y sí, agtrgaría yo, este bló también te las da; me cuesta creer que en un post dedicado al ministro más mentado (y a su mamá) de la actual revolución de la porquerpia, aparezca la intrusión de un comentario propio del "Vosotras" o "Para tí" - increíble - referido a "La Empanada", no, es mucho, demasiado; para colmo con la típica solvencia intelectual pro, es decir, el comentarista no tiene idea del tema - la empanada - no hay derecho, Dormi, un atentado a la argentinidad.
Primero y básico, las empanadas se hacen al horno o fritas pero, qy!, si las horno son obvias, las fritas NO se fritan en sartén (crimen de lesa porteñidad), no vas a importar sartenes si tenés que hacerlas en ollitas de hierro fundición (de fierro, bah!) y en grasa (nada de mariconadas de girasol)... y después esa descripción de personajes, grasísimo error!, omite al principal, la que confecciona las susodichas empanadas, 9 de cada 10 ya están entre podridas y repodridas del repulgue, la masa, el pastiche, la carne cortada a cuchillo, que si la hacés al estilo salteño, tucumana o porteña (ajjjj!!!, un atentado) y toda la presión de los gustos de los que no laburan y critican.... en fin, hay una rebelión en marcha en el seno familiar y que los medios ocultan.
Y de ese conflicto, una consecuencia oriental, menemista diría uno, la "empanada {arabe", la sfija; rápida, fácil.... carne molida, cebolla, yuyitos, masa, horno, chau y un ingrediente clave.... jugo de limón. Limón. joya productiva tucumana que nos distingue en el mundo y, acá los destruyo a usté y su prédica anti amarilla, producto local de nuestro excelentísimo degustador de bigotes (¿vé que al final servía para algo?, limonero en Tucumán y limoSnero en el resto del 1er. mundo).
Haga control de calidá, no puede ser que terminen proponiendo a La Chacha como CEO y/o ministra.... no, tanto laburo para volver al mundo y caernos así....