martes, 3 de marzo de 2015

EVOLUCIONAMOS


...
Tenemos que alegrarnos muchachos: hemos evolucionado. Desde aquel aluvión zoológico del 17 de octubre de 1945 hemos llegado a transformarnos en la manada que se puede arrear del 1 de marzo de 2015. O sea, nos hemos vuelto al menos domesticables. 
No es poca cosa.
Los que no han avanzado ni un poco, por tanto, no evolucionaron, son los tipos que son capaces de calificar a un grupo de otros seres humanos como aluvión zoológico o como manada. Detrás de esa caracterización están los mismos prejuicios, los mismos odios, la misma intolerancia. Ni siquiera han sofisticado el insulto. Simplemente lo repiten.
Tampoco han abandonado su autocomplacencia, su soberbia dado que creen o mejor dicho, postulan que ellos pertenecen a una clase distinta de personas (casi digo raza, aunque cuando ellos dicen personas piensan en raza), ante todo decentes (sea cual fuere el significado de esta abstracción), que viven de su trabajo, con una calificación cultural y moral superior y que, debido a esta excelencia, no deben ser molestados por los integrantes del aluvión o la manada.
Mucho menos se les debe solicitar que participen en el esfuerzo de construcción colectivo que es el meollo de la sociedad. Ellos son a lo sumo semidioses a los que se debe pleitesía. No tienen obligaciones sino derechos y su libertad se resta no se suma: tienen una libertad que termina donde comienza la de los demás, o sea, se defienden en sus chozas y solo en ellas, y no están dispuestos a que el otro sea libre sino que le respete esa propiedad privada en donde la libertad del otro se suspende.
Creen tener sensibilidad artística pero solo tienen manierismos. Creen estar informados pero no, apenas tienen consignas que hacen juego con sus prejuicios.
Creen que ellos deben existir y los demás, veremos.
Por eso muchachos, alegrémonos, hemos evolucionado, ellos no.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Excelente.

Iris van Kirsten dijo...

Ganado humano nos llamó Marcos Aguinis. Un poco más y ya casi saca un libro en el que reconoce que prácticamente somos seres humanos. Dele una oportunidad. Je...
Pero lo de manada me gusta más. En realidad una manada es un grupo con organización y liderazgo propio, por ejemplo: los lobos, con sus respectivos machos alfa, a diferencia del zoológico que es un mero rejunte de animales de distintas especies hecho por humanos para propósitos ajenos a los del rejunte, es más,si usara las categorías deshumanizadoras del antiperonismo, diría que la metáfora del zoológico le cabía más a la Unión Democrática que al peronismo del 45.
Claro que dudo que los autores de tan "originales" metáforas hayan percibido la sutil diferencia entre las mismas...

Dormidano dijo...

Gracias Daniel

Dormidano dijo...

Iris:
A eso le llamo perspicacia