lunes, 8 de abril de 2013

LA CRISTIANA REPRESIÓN

Algo ya sabíamos de este tema. Pero cuando se confirma, el regusto amargo que a uno le empaña el alma vuelve y se transforma en bronca. Porque este que aquí escribe perdió amigos en Chile de la mano del genocida Pinochet y sus aliados.
Confirmar fehacientemente que el papa Pablo VI (supuestamente "progresista") y el Vaticano colaboraron con EE.UU. apoyando el golpe de Pinochet hace que las heridas nunca cerradas vuelvan a sangrar.
Tipos que dicen hablar en nombre de dios, que pronuncian la palabra "amor" y "caridad" a cada paso, que fingen humildad y promulgan su piedad como una petición de principio, esos tipos defendiendo a Pinochet y sus crímenes porque de esa forma combatían el "comunismo".
Desenmascarados.
Cuántas cosas habrán hecho en nombre de "dios" y todavía no nos hemos enterado.
Discúlpenme, voy a vomitar y vuelvo.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Debe ser una campaña de difamación de Verbitsky, Dormi.

Dormidano dijo...

Daniel:
Pero claro.
Ese zurdaje irredento che...

Fuerejoda: yo que tengo tatuada a sangre y fuego la dictadura de Pinocho no hago más que sumar razones para defenestrar cada vez que pueda a la iglesia católica.
Y a los católicos progresistas les digo: creo que es hora de repensar su pertenencia a esa institución. Ser progresista y católico es cada vez más un contrasentido.

Hilda Mendoza dijo...

Pienso lo mismo... Ser católico y progresista es una contradicción principal... Me pregunto cómo podían pertenecer a la misma institución De Nevares, Mugica, Angelelli... y tantos otros...
Al hablar de Iglesia, ésta viene con Von Wernich, con Victorio Bonamín, con Tortolo, Pío Laghi... ¿Cómo se puede compartir con ellos?
En Chile, lo mismo pero "más cortito"

Dormidano dijo...

Hilda:
Si si.
Por ahí anda mi cabeza.
Yo creo que la iglesia católica no permite, por principio, el progresismo como postura. Está, pero ha sido combatida desde siempre.
Cada vez que pienso en este tema me viene a la cabeza Rubén Dri y las dos iglesias.