miércoles, 6 de marzo de 2013

MI PANA

Ayer murió y nació el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Murió su cuerpo, nació la leyenda. Los agoreros de siempre comprobarán que hay muertes que no son tales y que hay tipos que no fallecen aún cuando caen acribillados por tiros o células desbocadas. Y no es que hablemos de fantasmas (uno sigue recorriendo el mundo aunque varios crean que está enterrado de la mano de un barbudo que tampoco pueden terminar de enterrar) que más bien pertenecen al mundo burgués y snob de Oscar Wilde.
No. Hablamos de nacidos, no de aparecidos.
Les nació, de nuevo les nació, otro que no los dejará dormir, que seguirá arengando desde su nueva forma fenomenológica a los impertinentes que han osado proclamar su existencia. Que están aprendiendo a no ser nadies. Que además de cuerpo, ahora tienen voz. Que además de brazos y piernas para trabajar, ahora tienen derechos.
Los que construyen su fortuna a costa de la vida ajena pueden tener este día la tentación de festejar: se ha ido uno que los molestaba, que se atrevía a cuestionar sus privilegios. "Ese no jode más" pensarán.
Y se estarán equivocando.
Porque ayer nació Hugo Rafael Chávez Frías. Otra vez. De nuevo.
Bienvenido Comandante.

12 comentarios:

Daniel dijo...

Volvió y ya es millones.
Y las ratas ignorantes se creen que con que apagan a uno se van a someter todos.


ram dijo...

Bueno, es que esos muertos que no se mueren nunca, despiertan amores que, para ellos, son el espanto absoluto (y lo más lindo es que, a la larga, tienen razón en espantarse)

iris dijo...

Los canallas se equivocan otra vez. Hugo no estaba sólo y su pueblo seguirá adelante.
Pero ellos sí que están solos. Los que odian siempre lo están.

Dormidano dijo...

Daniel:
Creo que las urnas les van a dar una lección, una vez más.

Dormidano dijo...

Ram:
Los muertos entrañables que, a pesar de la escatología cristiana, ya han resucitado mil veces.

Dormidano dijo...

Iris:
Son muchos los que odian.
Pero son más los que han dejado de ser invisibles.
De ellos será el futuro.

Anónimo dijo...

Lo primero que sentí, además de tristeza, es esto que vos decis: que ya era semilla y que nacería y se multiplicaría infinitamente. Y vengo a leerte y vos también lo pensas y sentis así.
Qué bueno,Dormi. Un abrazo

Ale desde Córdoba

Dormidano dijo...

Ale:
Es cierto. Es semilla. Y siendo semilla no tiene más remedio que germinar. Como decía Unamuno "no vendo pan, sino levadura"

SoydeBoedo dijo...

como siempre se comparte, nota y coments

Grupo de Expertos en Todo dijo...

Soy:
Parece que somos muchos los hinchas del Extraño Dictador que ganó todas las elecciones en las que se presentó desde 1998, que incluyó un referendum revocatorio en la reforma constitucional y lo afrontó también ganándolo.
¡Que dictadorucho tan extraño!.

Mariam dijo...

Laviu.

Dormidano dijo...

Me too.