miércoles, 21 de noviembre de 2012

PRESENTE CONTINUO

...

2 comentarios:

fabian dijo...

Se están haciendo cargo de dos cosas: Haber puesto la que había que poner para organizar la protesta y haber encontrado mano de obra desocupada para cumplir con esta tarea.
Esta metodología arranca con la contratación de Castells y su asociación ilícita durante la guerra gaucha, y llega al clímax con la incorporación de Huguito camionero, que estaba disconforme con sus patrones.
La bisagra que esto representa es que deja a la derecha sin su pretendida superioridad moral. El "A nuestras marchas Blumberg no va nadie porque no les pagamos ni el micro ni el chori" desaparece para siempre del lenguaje conservador. Y este pretendido triunfalismo y viste que podíamos esconde una derrota. Su gran carta de presentación era su supuesta moral intachable. Ahora ni eso. Tuvieron que pagar a negros peronistas mercenarios para que les llenen las protestas. Más bajo no podés caer, cacerolismo auténtico.

Dormidano dijo...

Fabian:
Exactamente, está reconociendo cuáles fueron los métodos que emplearon.
Y como Ud. dice, se acabó eso de que "nuestras marchas son autoconvocadas" y otras banalidades por el estilo.
El artículo es, no le quepa duda, una confesión