jueves, 13 de septiembre de 2012

EL DESIERTO DE LO REAL

-."De hecho, la lenta miniaturización de las proporciones del habitat terrestre a causa de la aceleración permanente de todos los trayectos es una forma insidiosa de la desertificación del mundo, una forma generalmente percibida como un "progreso" a la vez técnico y político que acercaría a los hombres, a las culturas lejanas, reduciendo a nada, o casi nada, las distancias, las demoras..."(pag.103-104)
-."Desolación de un mundo perdido del que la ecología de las sustancias brinda apenas una idea débil, puesto que la pérdida no sólo de las distancias terrestres sino también de las apariencias concretas hará necesaria una verdadera ecología de las imágenes, si se quiere escapar mañana de la locura, del delirio, y luchar contra la desrealización"(pag. 124)
...
Estas dos citas fueron extraídas del libro "Ciudad Pánico" de Paul Virilio. Un texto inquietante, que da cuenta de muchos fenómenos que nos afectan en estos días e intenta anticipar algunas derivaciones del actual estado de cosas.
Entre otros, desentraña la naturaleza de la actual mirada geoestratégica del complejo militar de EE.UU.: Virilio señala que lo global es lo que está dentro y lo local lo que está por fuera de esa globalidad que se ha convertido en una interioridad a defender de lo que no está en ella (lo que está localizado y tiene todavía forma definida, particular, no asimilada a los flujos de la globalidad).
Despliega también el concepto lacaniano de "forclusión" extendiendo su alcance hacia el espacio urbano, desmenuzando el fenómeno de las ciudades cerradas, y la mutación acaecida en la política que va desde lo fantástico social a lo fantástico político, teniendo en cuenta que el elemento central de lo fantástico es el miedo. "Forclusión" hace referencia a la desparición del campo simbólico de un significante, en el caso de la ciudad convertida en Claustrópolis, se intenta excluir al extranjero, al sospechoso, al indeseable.
En este marco también formula la idea de la creciente desertificación que provoca la contracción del espacio-tiempo humano y la constante aceleración de los vectores civilizatorios, contrariando el sentido común de la idea modernista del progreso (si me preguntas, lo post-moderno es apenas un discurso para describir la radicalización de los postulados de la modernidad, o sea, un engañapichanga).
Pensando en el crecimiento de la realidad virtual (mediada por el auge de las redes sociales y el continuo acercamiento del tiempo y del tiempo real) Virilio alerta sobre la creciente desrealización, o sea, la pérdida de la sustancia reemplazada por la fantasmagoria de la red y hasta sugiere un nuevo objetivo para la ecología.
¿Por qué traigo a colación a Virilio y a "Ciudad Pánico"? Por lo mismo de siempre. El sentido común, que legitima la naturalización de lo cotidiano, es enemigo del conocimiento y Paul Virilio le da pelea rechazando en cada uno de los ensayos que componen el libro ideas que por lo general adoramos como verdades reveladas.
Un ejercicio muy oportuno en tiempos de ríos revueltos.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Tan claro y preciso como lo podemos ver y comprobar.
Luego están los que no lo quieren ver y mire que se la pasan "comprobando fenómenos"; pero estos, le pasan siempre por delante como un elefante invisible.

Dormidano dijo...

Daniel:
Si señor.
Le digo la más pura, me impresionó el libro.
Lo recomiendo fervorosamente.