lunes, 13 de agosto de 2012

REMEDIO MILAGROSO: MEJORES SALARIOS

 El titular del Cronista indica alegremente: "Los empleados argentinos están estresados pero poco comprometidos con sus trabajos". Más abajo el texto indica algunos aspectos que permiten, dicen los pibes, que el empleado se comprometa más: "la voluntad y deseo de los empleados de realizar esfuerzos por su empleador, "habilitacion”, contar con las herramientas, recursos y soporte para poder realizar el trabajo de manera eficiente, y la “energía”, un ambiente de trabajo óptimo para el bienestar fí­sico, emocional e interpersonal. Un alto nivel de compromiso depende de los tres elementos y solamente se mantendrá a lo largo del tiempo si los tres están presentes."
A mi modesto entender se les olvidó el elemento más importante, esto es, el vil metal. En una economía capitalista en donde la empresa gana guita por el laburo de sus empleados y pone toda su energía en la obtención de ganancias, la mejor motivación para que el empleado se comprometa es que su sueldo sea más alto.
Todos los subterfugios anteriores son chicanas para que el empleado labure más por menos guita, toyotismo para más datos. Engañapichangas.
Poné más guita en los sueldos y lograrás más compromiso. Porque, que yo sepa, la empresa no labura gratias, pero pretende que el empleado sí lo haga.
He dicho.

4 comentarios:

Luis Quijote dijo...

Soy Experto en Trabajo (siempre miro a los que laboran), y disiento.
Nadie -en todo el planeta- se compromete con su tarea porque no hay artesanía sino producción en serie.
Si uno (usted u otro) arma una bicicleta, por ejemplo, sabrá quien es su propietario, sentirá satisfacción al verla circular, se enterará cuando cambie de mano, etcétera.
Si solo puso un tornillo en la pedalera...

Tampoco pretenda que los negros ganen plata, porque eso "se va por la canaleta del alcohol y las drogas".
He retrucado.

Dormidano dijo...

Luis:
Creo que el asunto acá es situar los conceptos: mi error fue no indicar que me refería al empleo, no al trabajo.
Sabemos que entre uno y otro existe una diferencia fundamental y que, en estos tiempos tan modernos, por lo general no coiciden.
Calculo que Gorz cuando habló en aquel polémico libro sobre el fin del trabajo, debió especificar mejor los conceptos diciendo que él se refería al fin del empleo en relación a que ese empleo aseguraba milagros.
La caracterización de Gorz remite al empleo y no al trabajo.
Eso que Ud. señala, el trabajo además de construir los medios de subsistencia también construye la subjetividad integral del sujeto, cosa que el empleo no hace.
Digo, sin entender lo anterior compnreder el término alienación que se desprende del articulete del Cronista no será posible.

Negros con plata;: dealers...

AntiKK(Antikingkong) dijo...

¿Esto es cuando se dice "el trabajo dignifica"?

Los neoliberales esclavistas son los primeros que capitalizaron esta frase, diciendo "vos trabajá no mah! es digno, pero te pago miserias".-

Dormidano dijo...

Anti:
Los neoliberales promovieron la autoexplotación disfrazándola como "proactividad". Y ahora le reclaman a cada aspirante que sea "proactivo" o sea que se autoexplote desde el vamos.