miércoles, 16 de mayo de 2012

NATURALMENTE

Con el paso del tiempo y los economistas nos hemos acostumbrado a conceptos francamente perversos. Conceptos que ahora repetimos con una soltura que sorprende. Más que nada porque esos conceptos nos lastiman como sujetos, nos horadan y traspasan, formateándonos y transformándonos en engranajes: recursos humanos, proactividad, flexibilidad laboral, etc.,conforman un universo en donde tenemos la misma sustancia que un plato descartable y compartimos, como no podría ser de otra manera, su destino fungible.
Y lo peor: en instancias que, suponemos, deberían abordar el trabajo desde otras miradas, repiten la letanía, solicitando a sus "recursos" una actitud "proactiva", "desvinculándolos" o "dinamizando las competencias del recurso".
Naturalmente.

3 comentarios:

Moscón dijo...

El fin que tiene toda esta jerga o argot,es invisibilizar que te toman por forro.Y que no sos víctima de la angurria patronal,sinó de esas nebulosas cuestiones tipo"reestructuración orgánica en producción de efectos maximizantes"que uno no está capacitado para entender mientras el empresario te mira con cara de yo no tuve nada que ver.

Dormidano dijo...

Moscón:
Ud. lo ha dicho.
Esa jerga sirve para cagarlo a uno sin que parezca apaleadura.

Hilda Mendoza dijo...

Son frases tan vacías de contenido y tan llenas de malas intenciones que existen tablas donde podemos ubicar algunos conceptos y formarlas... salen espectaculares... Hace unos meses leí algo en taringa