sábado, 23 de abril de 2016

DESEO Y DECEPCIÓN

Debido a una casualidad o causalidad las dos notas quedaron encimadas: el ¿festejo? de Macri y la solicitud de nuevos ajustes a Grecia. El factor común en ambos casos es que es el FMI el ejecutor de la política de extinción y saqueo. 
Macri cree o se hace el que cree, que pagarle a la usura internacional nos habilita como ciudadanos del mundo y a partir de ahora seremos todos felices (comer perdices no, te la debo). NI siquiera es original: estas mismas pavadas ya las dijeron Méndez, De la Rúa y Duhalde.
Inmediatamente abajo te salta la realidad como un conejo en celo: Grecia que fue por el camino que le señaló el FMI tiene que someterse a nuevos ajustes sobre los ajuestes que ya eran salvajes. Y todo ésto porque está "dialogando" con los acreedores. Y de nuevo el factor común: los acreedores de Grecia son más o menos los mismos que ahora le han facilitado a cambio de un jugoso interés la guita a Macri para garparle la usura a los buitres. 
¿Dónde terminó Grecia por aceptar las recetas del FMI para salir de los problemas en los que se metió por ser parte de la UE? Si, ahí.
Ahora, he aquí el centro del asunto: Argentina terminó en el mismo lugar que Grecia. Creo que terminó aún peor, con el casi desmembramiento del país en 2001. Un señor marciano con algo de sentido de la realidad diría: "-Bueno, por elegir lo que eligieron terminaron casi muertos, es obvio que nunca más van a elegir lo que casi los mató". Bueno, ese señor marciano quedaría en orsai (offside che) al saber que en el lapso de una década las víctimas volvieron a elegir a los mismos victimarios.
Pero la realidad es cruel. Vos podés seguir insistiendo conque Macri es una bendición y que es de verdad el mejor equipo de los últimos cinco siglos. Pero la cachetada diaria te devuelve el mito convertido en horror. Ahora, que vos veas a Brigitte Bardot cada vez que Freddy Krueger te acaricia con sus manitas es cosa tuya. Lástima que los tajeados somos todos.
...
...
Noticia y refutación sin moverse de la página
En Europa de esto no hay

4 comentarios:

ram dijo...

No, Dormi, no venga con confesiones de la edad avanzada, la Bardot estaba buena allá lejos y hace mucho tiempo, la de ahora pierde mal con el bonito Freddy Krueger... de todos modos, debo ser más viejo que usted porque para hablar del tilingo number one, me voy a visitar al Oscar Wilde y su "Retrato de Dorian Gray" y su íntima relación con tanto votante amarillo, pobres, tan convencidos que votaron a la niñita rubia de rulos, Heidy y resultó que votaban mesejante porquería espantosa y más la yapa, es decir, es cara y la peor....
Pero bueno, seamos optimistas, nos vemos en la Time Warp en el Partenón, será mortal, le garanto....

RT dijo...

Y mejor ni ponerse a pensar en el desquicio que significa en política internacional haber impulsado principios básicos para dar marco legal a los procesos de reestructuración de deuda soberana en la ONU y después de obtener la coincidencia en el voto de 136 votos que representan a 136 países y luego, apenas unos meses después hacer lo contrario. Recordemos que la votación data de Setiembre de 2015.
Pero claro tenemos que estar felices de que el mayor de los buitres sale de manera pública y de puño y letra a sobarle el lomo al presidente.

http://www.lapoliticaonline.com/files/content/92/92217/Presentacion_ONU.pdf

Adrian Anido dijo...

Les cuento una anécdota que me toco vivir allá por el año 1999 y que viene a cuento de las exigencias de ajuste seguidas por más exigencias de ajuste. Yo trabajaba en una empresa que fabricaba herrajes frigoríficos e importaba otros tantos, era el encargado de compras de origen nacional, un día me ordenaron gestionar con todos los proveedores un descuento del 10% ya que de eso "dependía" la continuidad de la producción local. Después de mucho trabajo logré ese descuento con todos los proveedores, no tengo que recordarles que eso fue posible debido a la miseria imperante, en los últimos 10 años si intentaramos algo así con el mercado interno a full y la capacidad productiva a pleno nadie lo aceptaría. Volviendo al tema del descuento, una vez que lo conseguí el "premio" fue que al mes siguiente la empresa me descontó un 10% del sueldo a mi con la misma excusa que le dimos a los proveedores, era aceptar o no trabajar mas.

Adrian Anido dijo...

Les cuento una anécdota que me toco vivir allá por el año 1999 y que viene a cuento de las exigencias de ajuste seguidas por más exigencias de ajuste. Yo trabajaba en una empresa que fabricaba herrajes frigoríficos e importaba otros tantos, era el encargado de compras de origen nacional, un día me ordenaron gestionar con todos los proveedores un descuento del 10% ya que de eso "dependía" la continuidad de la producción local. Después de mucho trabajo logré ese descuento con todos los proveedores, no tengo que recordarles que eso fue posible debido a la miseria imperante, en los últimos 10 años si intentaramos algo así con el mercado interno a full y la capacidad productiva a pleno nadie lo aceptaría. Volviendo al tema del descuento, una vez que lo conseguí el "premio" fue que al mes siguiente la empresa me descontó un 10% del sueldo a mi con la misma excusa que le dimos a los proveedores, era aceptar o no trabajar mas.