miércoles, 15 de octubre de 2014

SUELTA DE HONESTOS

Con tantos funcionarios honestos, no sé cómo se nos ocurre pensar que la administración de Carlos Saúl I fue un antro de corruptos. Malpensados nosotros, por nuestra culpa, por nuestra culpa, por nuestra gran culpa.
...

2 comentarios:

ram dijo...

Dormi, no joda y sea justo, la pobrecilla "desconocía el perjuicio" para el Estado; y usted se atreve a dudar de su inocencia. ¿No lo conmovió esa carita de víctima?, un desalmado usté, mire lo que le digo...

Iris van Kirsten dijo...

Es la famosa "justicia in-the-pendiente"