miércoles, 26 de junio de 2013

¿YO SEÑOR? NO SEÑOR

...
¿Querías una perlita para terminar el día pum para arriba? Tomá:
...
"El sistema funciona mal, pero incriminar a las finanzas en el desastre económico tiene la misma pertinencia que decir que la industria del automóvil tiene la culpa de los muertos en la carretera"
...
¿Quién es el intelectual que lanzó esta engañosa frase? Nada más ni nada menos que Dominique Strauss-Kahn, ex-trompa del FMI.
Convengamos, antes de comenzar a desmenuzar la pavada esotérica citada, que Dominique no es ningún boludo. Por eso el argumento que usa no proviene de su ignorancia. Straus-Kahn busca deliberadamente disculpar al sector financiero internacional.
Por eso dice lo que dijo.
Veamos las entrañas de la frase: la falacia consiste en comparar naranjas con aceitunas. Cualquier hijo de vecino sabe que la industria automotríz no es lo mismo que el sistema financieron internacional y mucho menos, que los bancos. Más allá que busquen el rédito en objetos distintos lo que es evidente a simple vista.
Las finanzas no son una industria que produzca bienes, en realidad ni siquiera son una industria. Las automotrices sí. Las finanzas lucran con la especulación con divisas, títulos, acciones, opciones, etc. La industria automotriz vende automóviles, o sea, bienes tangibles. La especulación financiera genera desastres porque las finanzas de benefician con los desequilibrios, caídas, devaluaciones y crisis varias por lo que en muchas ocasiones esas circunstancias son provocadas por las finanzas a los efectos de lucrar. La industria del automovil para vender vehículos necesita que la economía sea más o menos estable porque depende de la demanda, por eso y por regla general no la ataca.
Hay más.
Las finanzas lucran creando situaciones en donde, prima facie, habrá perjudicados. Por ejemplo, aprovechar la privatización forzada en un país por el FMI, capitalizándose mediante la colocación de bonos depreciados que se toman al 100 % de su valor (como en Argentina durante las privatizaciones). La industria del automovil vende un bien que, en principio, tiene por fin el transporte, un objetivo que no es malo en si mismo. Las finanzas crean desastres para incrementar beneficios y crean desastres porque sus acciones, productos y derivados obtienen "resultados" en situaciones de desequilibrio, provocando cartelización o reforzando monopolios. Los productos financieros están diseñados para cagar al semejante, sea éste un individuo, una comunidad o un país.
La industria del automovil produce automóviles que, por imprudencia, mal estado de las rutas, etc., sufren accidentes.
Podría seguir toda la tarde, pero para refutar a DSK me alcanza con lo antedicho.

1 comentarios:

Gustavo Atilio Rui dijo...

Dicen que en otra parte de la entrevista "habría declarado" (ya me estoy pareciendo a Clarín)incriminar a las finanzas en el desastre económico tiene la misma pertinencia que incriminarme a mí por los embarazos o las enfermedades de transmisión sexual de las mujeres que violé o de las prostitutas con las que me enfiesté.