viernes, 15 de junio de 2012

BOOK GYM

¿De qué vamos a hablar? El título es bastante explícito si me lo preguntan. Libros. Desde que tengo memoria los libros forman parte indivisible de mi vida. ¿Cómo me picó el bicho de la lectura? Quién sabe. Arriesgar hipótesis a esta altura me parece baladí.
Lo que interesa a los efectos de este articulete es el cómo. Si señor. Leer es varias cosas. En principio apropiarse de la herramienta necesaria, esto es, la lectura (qué descubrimiento). Uno aprende a leer y perfecciona esa capacidad a medida que ¡lee!.
Pero pasa otra cosa en el proceso, algo que tarda un poco más y que ocurre de manera simultánea: el cerebro del lector se hace cada vez más complejo. Porque el aporte de la lectura (de cualquier lectura aunque algunos puristas digan lo contrario) moviliza la mente y la pone a laburar.
Así, el incipiente lector, descubre que los textos que al principio le parecían complejos ahora no lo son tanto. Que los libros que lo entretenían han dejado de causarle sorpresa. Que su mente y su apetito lector requiere obras más sofisticadas. Es inevitable.
Aunque el aspirante haya comenzado con el Corín Tellado cuando agote la colección completa querrá por ejemplo leer algo por el estilo pero no tan elemental y quizás encare a Danielle Steel y sus bet sellers. Y cuando se le terminen esos libros, y siempre por ese rumbo, decida que hace falta algo mejor (porque habrá descubierto que los argumentos de Steel son siempre iguales, como sus obras), con un poco de suerte se aproxime a obras mucho mejores y lea "La Dama de las Camelias" de Alejandro Dumas.
Quizás, solo quizás, pero muy problablemente, todos los lectores siguen derroteros similares al descripto.
Asi que ya saben, agarren un libro de Dan Brown y cuando se cansen de tanta previsibilidad tengan la necesidad de leer "El Péndulo de Foucault" de Umberto Eco. Que sería la concatenación más lógica, si me lo preguntan.

3 comentarios:

iris dijo...

Yo empecé a leer a los 6 años los bolsilibros de Bruguera (ciencia ficción) y Selecciones, después pasé por Trevisan, Coelho ,Bach,Sueiro (todavía me avergüenzo de ello), después pasé a los libros de historia,pepe Rosa, Febvre, Bloch,pero también a Erich Fromm luego Agatha Christie, Asimov,Stout, Sagan, Borges, Oscar Wilde,Dolina .
Hace muy poco leí a Walsh (el periodista) y a Cortázar.
Una verdadera ensalada. No veo una progresión clara.

iris dijo...

También leí a Alejandro Dumas, Felipe Pigna y Karl Marx... en serio es bien mezcladito.

Dormidano dijo...

Iris:
Hay una progresión
Hay que verla nomás.