miércoles, 10 de febrero de 2016

¿SABÉS QUIÉN LLEVA LOS PANTALONES LARGOS EN ESTA PAREJA?

Adiviná:
...
...
...
...
 ...
...
...
Uniendo los pedazos
Tenemos el jarrón completo
Ya lo hemos dicho
Repetimos
La voracidad mató al gato
Eso te incluye Hernán Pignata
O Alcira Lombardi
Como quieras

martes, 9 de febrero de 2016

I HATE THEM

 ...
No te bancaste nuestra alegría. No soportaste que estuviéramos contentos, que bailáramos en las plazas, en las veredas, en las calles. No aguantabas esa sonrisa de oreja a oreja de puro estar vivos viviendo y no sobreviviendo.
No nos hacía falta tanto. No nos hizo falta. Alguito más que dejar atrás la condición de orejón del tarro, ser un poco menos nadies. Recobrar la forma y mirarnos al espejo en clave de esperanza. Con eso nos bastó para festejar hasta la madrugada. Dejamos que el fuego asara la carne y el vino llenara las copas, y hablamos de nuestras historias, borrachos de tiempo.
La vida era suave, sin el apuro del que piensa que su existencia es un error o una carga. Podíamos trabajar, abrazarnos, subir a las montañas, hundir las patas en el mar, por fin con los bordes definidos, sin esa porosidad que tiene el que está exiliado de su propio país.
No queríamos mucho más que éso. apenas éso pero no demasiado. Dejar de pensar que vivir es un privilegio que hay que implorar a los dioses del mercado. Permitirnos la dignidad, que no es esa guevada que eleva la barbilla de los reyes sino el orgullo de ser un otro que es también la patria. como vos y como yo. 
Pero ni eso querías para nosotros.
Porque te daba bronca y asco que tuviéramos la frente alta y no bajáramos la mirada. Porque sentías el odio desparramarse en tu cuerpo cuando esos negros de mierda cantaban el himno sin la solemnidad necesaria.
Nos detestabas mientras danzábamos bajo el aguacero desafiando al diosito tan ubicuo y desodorizado, increpando a la historia que no es un accidente sino eso que amasamos todos los minutos. Te dimos asco porque habíamos reconocido nuestras manos en ese relato anoréxico que Mitre impuso como fábula de un país para pocos.
Pero ¿cómo se atreven?
Y nos deseaste la muerte, la extinción, la destrucción.
Y como los antiguos verdugos estaban guardados bajo siete llaves invocaste a sus cómplices
Y los aplaudiste cada vez que decían que éramos la escoria del país.
Y gritaste con los ojos desorbitados cada vez que nos tildaban de inútiles, choriplaneros, lacras
Y cuando tu venganza se volvió voto apenas contuviste la mueca de revancha detrás de una máscara de civilizada barbarie.
Y cuando los viste bailar en los balcones, tan sin vida, extendiste tus manos al cielo, a ese diosito tan ubicuo y desodorizado, porque por fin vendría el orden natural, ese orden en donde la concha y el pito están donde deben estar y los enfermitos enfermos y los populistas en la picota.
Y por fin todo ese veneno que segundo a segundo mamaste de la pantalla se volvió sustancia, juicio sumario, portación de opresión, palos a los alegres revoltosos.
Y ahora como buen partidario de ese diosito ubicuo y desodorizado estás dispuesto a ejecutar la perpetua letanía religiosa en donde tu sacrificio de hoy será festejo mañana, sin sospechar siquiera que esto es una ordalía y que no sos un protagonista, ni siquiera un invitado. 
Y que tu futuro no le importa a ninguno de los cómplices de los verdugos, que son además verdugos de tu existencia que nunca sospecharás ínfima y fungible.
Nos quisiste aplastados y silenciosos.
Tu alegría es nuestra tristeza.
Porque para vos la mezquina parcela en donde ponés los huevos es la vida.
Para nosotros, para nuestras orejas ansiosas de viento, para nuestras pupilas anhelantes de trascendencia, la vida es una promesa que solo se puede conjugar en libertad.
Por eso seguimos aquí, como antes, como hoy, como mañana. 
Por eso seguiremos aquí, como antes, como hoy, como mañana.

lunes, 8 de febrero de 2016

BOLSA ´E GATOS II

...
Saquen sus propias conclusiones
Para el final, una de mis preferidas:
...
...
Un pequeño desahogo.
Uno al menos.

domingo, 7 de febrero de 2016

LA SALIDA ES LA ESCLAVITUD

No hay que tenerle miedo a instituciones como la encomienda, la mita y el yanaconazgo, sin descartar la lisa y llana esclavitud que tantas fortunas forjó. Ahí sí nos volveremos competitivos y además, se acabaron las protestas de esos insaciables que quieren morfar todos los días ¡tres veces por día! ¿dónde se ha visto?
...

...
Ya se sabe además que a estos salamines se los puede convencer de cualquier cosa, incluso cuando les estás revolviendo el cuchillo en la herida. Un poco de Nelson Castro, otro poco de Lanata, dos toquecitos de Magdalena Ruíz Guiñazú, para la cena Intratables y para todo el día TN. Con esa artillería cada uno de los paparulos del otro lado de la pantalla va a defender la esclavitud como si la idea se les hubiera ocurrido a ellos. Haceme caso. Dejemos de lado el pudor.
¡La diferencia se disparó! Pregunto: ¿a quién le jode ese aumento? Si si. A los que te jedi. A los mismos a los que les entregaste el control del estado. ¿Puedo decirlo? ¡Dale, sí, puedo!: ¡Boooooluuuudooooo!!!

viernes, 5 de febrero de 2016

CON EL AVESTRUZ, TODO SALE A LA LUZ

La revolución de la alegría y su policía del pensamiento intenta suprimir la historia para escribirla en los términos que les favorezca (hablando de relato). Para tal fin borraron del portal Infojus todas las notas que los perjudicaban. Por ejemplo, la cobertura sobre Iron Mountain, talleres clandestinos, lavado de dinero, etc. Esas notas muestran la verdadera naturaleza de Macri y sus socios de Clarín y los grupos concentrados de poder.
...

Ante semejante situación apareció un portal que publica todas esas notas eliminadas por los amarillos. El portal se llama www.avestruz.com.ar y ahí se puede revisar todo lo que estos simpáticos modernizadores quieren guardar bajo la alfombra: por ejemplo, los diez muertos de Iron Mountain, los muertos a balazos en el Indoamericano, etc.
...
 ...
Pasen y lean. Y difundan, ya que estamos.
Ahhhh.
¡Macri, tomá ´pa vos!

BOSSIO NO ESTÁ SOLO

...
Voy a contestar con algo que ya escribí por ahí:
El PJ no puede pensar que el 54 %, el 49 % y la plaza del 9 de diciembre le pertenece. No fue por el PJ, fue con el PJ. Voy a arriesgar una tesis que de a poco estoy corroborando: En el 2001 el PJ había entrado en la misma espiral que en estos días acabó con la UCR. Digamos, la conversión de un partido con un relato histórico que aglutina y nuclea en una federación de partidos provinciales y municipales con presencia en el territorio pero sin peso nacional, excepto como prestanombre para el PRO.
De esa anomia lo rescató la transversalidad que dejó entrar aire fresco y propuestas nuevas y creíbles. Esa amalgama pudo lograr doce años en el poder. El PJ fue parte central del armado, pero no su gestor ni su defensor. Es más, muchas veces fue el que puso palos en la rueda usando como excusa la ortodoxia dogmática, o sea, el peronómetro.
Que la doctrina justicialista volviera a tener carnadura y sustancia no fue un acierto del pejotismo. Fue el resultado de la construcción horizontal que aglutinó a sectores diversos en torno al PJ que de nuevo era aquel PJ histórico del que hablaban los tatarabuelos.
En algún momento del proceso el PJ se postuló a sí mismo como un eje efectivo y autosuficiente que podía prescindir de todos los demás elementos del FPV para construir poder y gobierno en soledad. Esto lo vimos en el proceso que derivó en las elecciones del año pasado, pero que comenzó casi a partir del triunfo de CFK por el 54 %. En ese asunto hubo pase de facturas y resentimientos.
El PJ pide autocrítica. y sin duda es necesaria pero de ambas partes, no solo del kirchnerismo. El PJ no ha revisado todavía el papel que desempeñó en los sucesos que nos llevaron al 2001. Los años de Cristina y Néstor recubrieron de alguna forma esas responsabilidades, pero ahora vuelven a aparecer y los protagonistas miran para otro lado y rosquean como si fueran vírgenes carentes de culpa y cargo.
Están a punto de hacer lo mismo, o sea, cagarse en los votantes en nombre de los cuales asumieron representación parlamentaria sin mirarse ni una sola vez al espejo, poniendo la culpa en cualquier lado menos en sus propias entrañas.
Luego de que una militancia espontánea y entusiasta los rescatara del desastre electoral hasta casi dar vuelta una elección que el pejotismo declaró perdida de antemano (derrota que no pocos pejotistas alentaron, o sea, ese verso de "lo importante es ganar" lo dejamos para otros ingénuos) ahora resulta que las Plazas que se multiplican, las reuniones, discusiones, etc., no sirven porque no son orgánicas.
Resulta que ahora hay que ser "realista" y contribuir a la "gobernabilidad" y no andar jugando a la comuna parisina. El pejotismo, ayuno de humildad, te mira a los ojos y dice "-Haceme caso a mi, yo sé mucho más que vos de estas cosas, hace 70 años que hacemos lo mismo". A lo que respondo "-Cada vez que los dejaron solos estrellaron la calesita" cosa que a mi me tendría sin cuidado pero resulta que los que viajamos en la calesita somos los orejones del tarro. Entonces, cuando el pejotismo se pierde en sus propios mitos, busca en el exterior la ayuda de los orejones para volver al primer plano. Cuando ya están ahí patean la escalera.
El pejotismo que es la derecha adosada como una rémora al partido justicialista, fue un actor central y esencial en la década del noventa. Convalidó con votos, cuadros y teoría el vaciamiento del país sin despeinarse, usando frases de Perón para justificar el despojo sistemático del estado a manos de los grupos económicos concentrados.
Cuando una parte nada despreciable del pueblo dijo basta (incluso a pesar de la operación para voltear a De la Rúa que fue desbordada) también le dijo basta a ese pejotismo. 
No escuché hasta ahora a ninguno de los protagonistas del pejotismo (y hay muchos) pidiendo disculpas por lo que hicieron, lo que permitieron, lo que legitimaron.
Tengo la presunción de que el PJ solo, quebrado, atomizado, tal como busca Macri, retornará al proceso de balcanización que estos doce años pospuso. Si no es capaz de comprender lo que tiene que revisar, si no está a la altura de las circunstancias, si se empeña en sustituir la voluntad de los votantes, seguirá por el mismo camino que la UCR.